Buscar este blog

miércoles, 22 de agosto de 2007

EL AUGE DE LAS MINISERIES

Lima, 21 Mayo 2005.- A falta de capital, buenas son las miniseries. Un pensamiento que parece rondar en las cabezas de algunos productores que han logrado con tan poco capital alcanzar el éxito esperado y de paso tumbar a la casi imbatible Magaly Medina.

Nos reservamos nuestra opinión sobre la miniserie "Chacalón" basado en la vida del popular cantante nacional, para otra ocasión, sin embargo, ante el éxito suscitado por esta producción nacional no queda otra reflexión que el pensar que este tipo de series basado en la vida de personajes populares pega. Sino que lo digan las historias de Dina Paúcar y hasta el mismo "Misterio" que, aunque no con las altas cifras de las anteriores mencionadas, mal no le fue en el rating.

Allá por los noventa, Michel Gómez para lograr el gran salto hacia las telenovelas tuvo que recurrir a las famosas miniseries, que con sus altos y sus bajos, le permitió poder después producir telenovelas. Lo mismo ocurrió con Iguana Producciones.

Hoy gracias a la dupla Alexander-Bamonde tenemos nuevamente en el aire más miniseries, ahora inspirados en cantantes netamente populares, con el pensamiento que con el arraigo popular que estos tuvieron en las clases más pobres del país, el resultado será beneficioso. Y no se equivocaron, las cifras lo dicen todo, claro que de ahí al pensar que es un producto netamente de calidad, hay un abismo. Por supuesto que en nuestro Perú farandulero el éxito lo mide la sintonía, la calidad es lo de menos, eso se lo debemos, en parte, a Magaly Medina.

Lamentablemente, nuestro país sigue siendo localista, los bajos presupuestos y la escasa torta publicitaria que existe hacen que las producciones sean netamente locales y los productos sean vendibles solamente en nuestro país. Ahí tienen ustedes el caso de "Así es la vida" y varias de estas miniseries, que en verdad es bien difícil que puedan ser exportadas a otros mercados, salvo Bolivia ó Ecuador que conocen de cerca nuestra realidad. Pero, eso de ninguna manera puede considerarse como buen producto de exportación.

Nuestras empresas productoras pasan "las de caín", para poder producir telenovelas pues la unión ó convenio con otras empresas internacionales les exige contar con "estrellitas" del extranjero que poco o nada aportan. Ahí está el caso de las novelitas de Iguana ó las de ALOMI Producciones, por ejemplo.

Y si a ello le agregamos el escaso capital con el que cuentan para producir telenovelas pues recurren a las miniserie que de lejos, son baratas y rentables aunque, eso sí, tremendamente localistas.

Esperemos que el mercado recupere en algo ese sitial que sí lo tuvo en los sesenta y que intento recuperarse en los noventa, para volver a contar con actores de exportación, protagonistas netamente nacionales y sobre todo guiones que triunfen en otros mercados. Somos tan "creativos" que ahora que las productoras independientes de Frecuencia Latina han dado en el clavo, muchos de sus competidores quieren hacer lo mismo, por ahí se anuncia una miniserie sobre la tragedia de Alianza Lima. El rating lo dirá todo.
Aquí un breve repaso con la miniserie que inició todo este boom en nuestra televisión como fue la miniserie sobre la cantante folklorica Dina Paucar (por lo barato y rentable que por ansías de mejora profesional).

No hay comentarios: