Buscar este blog

viernes, 11 de abril de 2008

CHAPULIN EL DULCE: MINISERIE DE CORTA DURACION


Lima, 10 Abril 2008 (Richard Manrique Torralva - El Informante Perú).-Llega a su final la miniserie "Chapulín, el dulce" una adaptación basada en los relatos de la vida de Julio Edmundo Simeón más conocido como "Chapulín", sin duda, uno de los grandes fenómenos musicales de la llamada "chicha peruana", fusión muy exitosa entre la cumbia y el folklore.

Junto a Jaime Moreyra, "Chapulín" logró éxitos impensados. Su fama traspasó fronteras y llegó a muchos lugares de Europa. Aquí, del campo a la ciudad, logró un suceso indiscutible siendo el pionero de esa corriente musical que finalmente abrió el camino para que tiempo después otros grupos, pasando por el inefable Tongo, lograran fama y popularidad.

Eso no podía ser ajeno a nuestros creativos nacionales que vieron un tema más para recrear guiones que tienen como base una parte de la vida del invitado de turno, en este caso "Chapulín" porque, francamente, viendo esta historia dudamos que todo sea "fiel reflejo de la vida misma".

La miniserie producida por Susana Bamonde nos presenta los avatares y la agitada vida del joven "Chapulín" (muy bien Edward Llungo) quien desde muy niño allá en su natal Chupaca siente una atracción por Carmencita (Muy bien Maricarmen Marín), su amiga de la infancia.

La vida de "Chapulín" es muy azarosa y complicada. Siente un amor no correspondido hacia aquella dulce muchacha que solo lo quiere como amigo y que termina enamorándose de un contrabandista musical (Gerardo Zamora).

Paralelamente observamos los inicios del cantante junto a su amigo Jaime Moreyra (Emilram Cosío) y sus problemas cuando llega a Lima y tiene que subsistir en lo que sea para poder vivir.

La historia tiene dos partes muy bien definidas. Su romance frustrado además de la búsqueda por lograr su consolidación como cantante y los innecesarios embrollos policíacos en los que se mete el personaje luego de la muerte de Carmencita.

Indudablemente que la primera parte hasta su encuentro en el hostal con Carmencita es lo mejor de la serie ya que la historia combina muy bien el drama con la comedia y tiene su punto más alto en la actuación de Edward Llungo junto a Maricamen Marín que se complementa muy bien con el actor. Esos primeros años en el colegio y el desprecio hacia la amada (casi un Cyrano de Bergerac peruano) son muy logrados hasta los arrebatos y los fuertes encontrones que tiene "Chapulín" hacia todo aquel que se acerca a su amada. Allí entre la frustración y la bronca por no ser correspondido, la trama se vuelve entretenida, incluso cuando aparece esa vedette de los ochenta por la que el cantante "se vuelve loco" (encarnada por Karla Casos).

Posteriormente su encuentro con su mejor amiga "Susanita" (muy bien Stephanie Orué) en el hostal son momentos muy logrados especialmente cuando se junta con la joven ladrona (Maricarmen Valencia) donde la historia, salvando distancias, parece tener un perfil muy parecido a "Las tontas no van al cielo" (Televisa 2008). Lástima que todo se pierda cuando el guión dé un giro total luego de la muerte de Carmencita y comiencen los embrollos policiales en las que la trama comienza a decaer y por ende nos invita a cambiar de canal más rápidamente.

Es que si bien Edward Llungo se consolida en su papel, el guión se vuelve repetitivo y presenta enredos tan ilusos como intrascendentes. La producción debió combinar mejor la historia ya que, eso está bien para Efraín Aguilar con “Así es la vida (América Televisión – 2008) donde las fantasías y los embrollos de comedia los realiza mejor porque simplemente en esa producción no hay una historia de amor que centre la trama. Allí todas las historias son caseras. No obstante aquí esos “rompecabezas” desvirtúan la atención hacia el personaje central y sus amores mundanos. La joven Stephanie Orué que comienza tan bien su participación, se vuelve empalagosa y redundante mostrando un amor "a disgusto" hacia "Chapulín" que para nada logra que nos identifiquemos con "su desgracia".

El Ingreso de Camila Mc Lennan gusta más por su buena actuación que por su papel en este embrollo rural entre policías, ladrones y digamos cantantes.

A pesar de ello se aplaude el hecho de mostrar mejores historias. Tuvo corta duración esta miniserie que por lo menos no ensalzó demasiado al invitado de turno y que mostró buenas innovaciones y un buen nivel actoral de jóvenes actores con mucho futuro. Ahora bien, la pregunta de rigor: ¿Alguien cree que está es la verdadera historia de "Chapulín"? ¡Por favor!...

(*) rmanrique@elinformanteperu.com.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, a mi me gusto la serie. Prefiero ver eso que las tonterias que dan en los otros canales.

Vanessa dijo...

Hola, estoy buscando una cancion y llegue a este blogg!!
Es sobre la novela Amor Destilado...que es HERMOSA, me habia cansado de las novelas mexicanas pero con esta me ha vuelto el Amor...

Hay una cancion que pasan en la novela, la canta una mujer, la pasan por primera vez cuando Rodrigo y Gaviota se separan por segunda vez,(Aaron le dice a Gaviota que Rodrigo le dijo quien era realmente, y a Rodrigo el dice que Aaron y gaviota se acostaban)...es uan escena donde Rodrigo esta llorando y Gaviota esta en el departamente tambien llorando, oajala me puedas decir como se llama la cancion!!!...
dice algo de hoy no queires saber mas de mi....y algo asi,
Entro mas tarde al blog para ver si sabess el nombre de esta bendita cancion, es que em gusto mucho!!!


MUCAHS GRACIAS

Anónimo dijo...

Hola el patin que hace de chapulin es igualito al cantante, hasta igual de jocoso..me encanto...