Buscar este blog

miércoles, 5 de diciembre de 2012

UNA MAID EN MANHATTAN: HISTORIA NETAMENTE AMERICANA

ATV transmite "Una Maid en Manhattan" en el horario de la tarde. Una alternativa que tiene como competidora a la buena producción mexicana "Amor Bravío". No obstante las producciones de Telemundo no copan el gusto popular. Con la justa llegan a los 8 puntos en un horario donde son colocadas casi de "relleno".

Lima, 05 Diciembre 2012, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Llega a sus capítulos culminantes, "Una Maid en Manhattan", producida por la cadena de televisión Telemundo, protagonizada por Litzy y Eugenio Siller. La telenovela está basada en la película de 2002 "Maid in Manhattan" protagonizada por Jennifer Lopez y Ralph Fiennes.

LA HISTORIA

Marisa Luján (Litzy) administraba un pequeño hotel en el pueblo mexicano de Michoacán. Allí conoció el amor con Víctor, (Paulo César Quevedo), un hombre que cada año llegaba a Michoacán de Estados Unidos, para pasar las vacaciones de Navidad quedando embarazada, sin embargo, el sueño de una vida feliz con su hijo, Lalito (muy bien el pequeño Jorge Eduardo García), cae al agua cuando el pueblo se convierte en un lugar de reunión de adictos a las drogas y el hotel donde ella trabajaba se ha vendido a un cártel mexicano y comenzó a servir como un lugar de asesinato.

Marisa decidió entonces emigrar hacia el norte, por el bien de su hijo, proponiendo casarse con Víctor y así proporcionar los documentos legales para la llegada a los Estados Unidos. Madre e hijo llegan a Los Ángeles, pero pronto fue a Manhattan, donde su amiga de infancia Belinda (Maite Embil) le ofrece ayuda. Ella logra conseguirle trabajo a Marisa como mucama en un prestigioso hotel de Manhattan donde rápidamente la muchacha comienza a ganarse la confianza y el respeto del gerente del hotel, (reapareciendo en el mundo de las telenovelas el recordado Henry Zakka).

De manera accidental, Marisa conocerá al exitoso millonario Cristóbal Salas Parker (Eugenio Siller), quien tras una confusión se enamora de ella sin saber que es una humilde empleada del hotel y no una distinguida huésped. Cristóbal es hijo de un senador y heredero de una gran fortuna. Él se enamora perdidamente de Marisa y ella siente por él lo que nunca había sentido y es consciente de perder la cabeza por él. No obstante, no cuentan que Sara (Vanessa Villela), quien está obsesionada con la moda odia a Marisa y la hará echar del trabajo propagando un escándalo.

NETAMENTE AMERICANA

Le fue bien a Telemundo, en cuestión de sintonía, con "Una Maid En Manhattan", ahora aplicando la fórmula de adaptar películas románticas al mundo de las telenovelas. Claro, la película de Jennifer López y Ralph Finnes, venía de tener cierta popularidad en algunos países, aunque la idea de tomar guiones fílmicos para adaptarlo a la telenovela, no es nueva. Allá por 1991 en el Perú el productor Luis Llosa tras el éxito masivo de "Natacha" (Segunda versión realizada por Panamericana Televisión en 1990), inició sus producciones adaptando la versión fílmica de "La Venganza", (Revenge-1990), una desastrosa cinta protagonizada por Kevin Costner, Anthony Quinn y Madeleine Stowe, que constituyó un fracaso pero al que Llosa le echó el ojo para adaptarlo a telenovela bajo el título de "Camila" (Perú- Frecuencia Latina 1991) protagonizada por Gustavo Rojo y un joven Braulio Castillo Jr.

Claro, antes de ello, era todo lo contrario. Se requería que una telenovela fuera sumamente exitosa para que su paso al mundo del cine fuera inmediato. Así, tuvimos títulos como la primera versión de "Rubí", "Corona de lágrimas" "El amor tiene cara de mujer", "La recogida", "Yesenia" y tantos títulos mexicanos más, que fueron adaptadas cinematográficamente. Igualmente sucedió con títulos peruanos como la versión nacional de "Simplemente María" y hasta con la primera versión de "Natacha". Incluso tras el éxito masivo de "San Martín de Porres" (México-1964) se hizo varias películas de este santo peruano con el recordado René Muñoz, una de ellas en Perú con actores nacionales.

Pues bien "Una Maid en Manhattan", tiene la particularidad de ser realizada como netamente americana con todo lo que ofrece la ciudad Manhattan y sus alrededores. Los diálogos, aunque no efectivos, mezclan el español y el inglés con muy buen resultado dándole sentido lógico a la trama. Por otro lado, sus buenas locaciones, tan pulcras y refinadas, no se apartan del concepto original, ni siquiera cuando se enfocan los barrios pobres de la ciudad. Es que señores, esto es sencillamente Norteamérica.

Su inicio gusta y atrapa. Vemos el padecimiento de la protagonista y sus ansías por lograr "el sueño americano" en compañía de su prodigioso pequeño hijo quien resulta sumamente encantador. Sin duda fue un acierto colocar al pequeño Jorge Eduardo García en un papel a su nivel. El menor luce adorable e incluso levanta muchas veces la escena que le toca interpretar junto a una irregular Litzy. Es más los mejores momentos es cuando madre e hijo entablan conversación, derrochando química gracias al talento del niño, sin duda uno de los aciertos del año. Por cierto, la representación del pequeño nos recuerda al "hijo" de Jodie Foster, Adam Hann-Byrd, en "El pequeño Tate" o titulada en nuestro país como "Mentes que brillan" (Little Man Tate-1991).

Ahora bien, no es fácil adaptar una versión fílmica de casi 2 horas y llevarlo a más de 80 capítulos de una hora. Por eso, luego de un inicio prometedor y una escena aceptable (el primer encuentro entre Marisa y Cristóbal). La historia se vuelve repetitiva. Los villanos poco aportan a la concepción de la trama. El hecho de observar el tráfico de drogas y la delincuencia en las calles ya luce desfasada, tanto porque el perfil de los personajes como la estructura de la historia nos dicen casi lo mismo a otros villanos que Telemundo ha ofrecido en el pasado (Más sabe el diablo, El rostro de Analia, entre otros). Además habría que agregar que estos carecen de efectivas intrigas que complazcan aún más al público.

El problema principal en "Una Maid en Manhattan", son sus protagonistas Litzy y Eugenio Siller. Ambos carecen de una mejor expresión actoral que convenzan al público que los dos, siquiera, sienten atracción mutua. Hay muchas escenas en las que el amor está ausente y casi no existe esa química que haga que la pasión se refleje en pantalla. Su primera escena de alcoba es tan simplista que "ayudada" por ellos mismos pasa tan desapercibida como intrascendente.

Una pena que Telemundo no haya tenido suerte con sus actores mexicanos y es que, a excepción de Kate del Castillo y Manuel Landeta, ni Angélica María, Adriana Fonseca, Sara Maldonado, entre otros, han dejado huella en esa cadena. Cosa contraria sucede con Danna García, Sandra Echeverría y Blanca Soto, actrices ligadas a esa cadena norteamericana, quienes fueron aceptadas por el público adicto a las producciones de Televisa con agrado. Es que ese convenio, bajo la mesa, entre Televisa y Telemundo, más ha beneficiado a los mexicanos quienes si han sabido aprovechar a los actores cedidos por esa cadena norteamericana.

En esta historia, Eugenio Siller parece, poco a poco, compenetrarse con los personajes que interpreta y aquí luce mejor que su pareja. Interpreta a un político con el pelo engominado que no se despeina ni cuando se va a la cama con Marisa. No obstante lo mejor de la historia son los hilos políticos que existen previas elecciones y donde la representación latina en dichos comicios es recreado eficientemente además que Siller encaja bien dentro de dicha recreación.

Por su parte, Litzy, podrá tener el perfil de mucama pero carece de esa expresión tan natural que debe tener una protagonista de este tipo. Por momento imposta una barbaridad con lo que se le hace difícil creer a uno, que el amor entre Cristóbal y Marisa sea imposible.

En suma, "Una Maid en Manhattan", mantiene su irregularidad dentro del guión de la mucama que se enamora de un millonario y que no permite que el resultado sea agradable. La telenovela con una aceptable puesta en escena carece de diálogos efectivos entre sus protagonistas y esa efectividad dentro de la trama que permita atraparnos y engancharnos fácilmente.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com

4 comentarios:

Dora dijo...

Please comenta Amor Bravío. "Maid en Mahattan" es recontra aburrido. Encima los protagonistas están hasta el queque. Esa chica Litzy es una gordita con simpatia, pero nada más.

Anónimo dijo...

jajaja gordita con simpatia..Yo no sé que le ven a Litzy..Ojalá ahora que Telemundo anuncia a Aracely Arámbula, le vaya bien con los actores mexicanos. Esta maid es aburridaza...

Anónimo dijo...

paraq esta novela hibeira sido barbara e interesante los protagonistas tenian q a haber tenido una gran quimica cosa q estan lejos simplemnete 0 quimica ..no bastta con poner caras bonitas a la par eso no asegura nada ..demostrado ..sobre todo por eugenio siller todavia esta muy verde el chcico como PARA q le den un paple asi ..me parece q es menor q litzy no ?? mal acierto para una historia asi ..nada mas hayq compararlo CON RALPH FIENNES en la version de la pelicula con jenifer lopez jajaja no hay punto de comparacion

rafael ramirez dijo...

Como se atreven a criticar, escondiendo la cara?? Deberían ser un poco más serios ¡¡¡¡¡