martes, 5 de noviembre de 2013

AVENIDA PERÚ: COSTUMBRISMO YA CONOCIDO

Culmina "Avenida Perú" un intento de Michel Gómez y ATV por intentar restarle sintonía a "Al fondo hay sitio". La historia tuvo momentos a tomar en cuenta. Lamentablemente todo se resume a ese tipo de guión local que nos va absorbiendo a falta de propuestas mejor estructuradas.

Lima, 05 Noviembre 2013, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Culmina "Avenida Perú", serie peruana, producida por Michel Gómez y transmitida por ATV. La historia es protagonizada por Gerardo Zamora, Gabriela Gastelumendi y Nidia Bermejo, con la participación antagónica de Jesús Neyra y el regreso a la actuación de Tula Rodríguez.

LA HISTORIA

Hildebrando Huamán (Gerardo Zamora) es un joven provinciano que huye de su natal Andahuaylas al ser acusado de un robo que él no cometió. En la capital conoce a dos jóvenes mujeres opuestas entre sí: la millonaria María Alejandra (buen debut de Gabriela Gastelumendi) y la humilde María Fe (Nidia Bermejo en buena actuación).

Hildebrando no tiene una conciencia muy clara de su identidad: no sabe bien quién es, ni qué quiere en la vida. En cierto modo representa la confusión de una nueva generación supuestamente hiper-comunicada y globalizada. Vive en el barrio de San Gastón, cuya avenida principal es la Avenida Perú, un microcosmos que es el Perú entero a pequeña escala, y en donde sucede literalmente de todo. Hildebrando termina involucrado sentimentalmente con estas dos mujeres. María Alejandra Monteverde es una joven que lo tiene todo y muy caprichosa, mientras María Fe Flores Donayre es una joven humilde. También Hildebrando tendrá que luchar contra las trabas que le pondrá el malvado Sebastián (Jesús Neyra).

AVENIDA CONOCIDA

Sin duda la nueva producción de Michel Gómez sigue los lineamientos ya conocidos por su trabajo en otras producciones suyas, en especial de "Qué buena raza". Por cierto, no se equivocan los que señalan que esta serie es una nueva adaptación de la exitosa producción que Gómez realizará para Frecuencia Latina en el 2002.

Ya del productor francés sabemos de memoria sus gustos por las series y telenovelas brasileñas. "Avenida Perú" se asemeja al título de una producción carioca, muy conocida, llamada "Avenida Brasil" considerada la mejor telenovela del 2012 en dicho país.

Ahora bien, la historia brasileña protagonizada por Débora Falabella y Murilo Benício no se parece en nada a la presentada por Gómez. Lo único que las une es el título y, tal vez, la entrada oficial de la historia, pero nada más. No obstante esto nos da la posibilidad de hacer un paralelo entre ambas y señalar cuáles son los vacíos que encontramos en esta serie peruana.

"Avenida Brasil" no tiene nada de costumbrista, es una historia de intriga y venganza. Un drama bien combinado con cierta dosis de comedia, pero no exagerada, mucho menos empalagosa. La historia de João Emanuel Carneiro interesa porque al final uno llega a la conclusión que está ante una historia de amor eterno entre dos seres que sufren entre la envidia y la ambición de personas que desean, por muchos motivos, la separación de esta pareja con un final sorprendente e incluso alucinante. Todo fastuosamente producido y dirigido para todo tipo de público que, de alguna manera, se siente identificado por su interesante trama de la que esperamos pueda transmitirse en breve en el Perú.

En cambio en "Avenida Perú" todo es tan conocido que las escenas se suceden una tras otra y donde el televidente termina por darse cuenta qué le espera a este triángulo amoroso compuesto por María Alejandra, Hildebrando y María Fe, a los que se les incluye un personaje con el perfil de un político conocido, unos diálogos localistas sobre la realidad actual como los narcoindultos, faenones o la situación de la selección peruana de fútbol. Es decir, lo mismo de siempre. Lamentablemente el sentido que se les da a algunos personajes son caricaturas casi bufonescas y no dramáticas y a veces ello no con tan buenos resultados.

COSTUMBRISMO YA CONOCIDO

Lo cierto es que Michel Gómez tiene en Eduardo Adriánzen su complemento perfecto. El autor de los libretos sabe los gustos del productor y, sobretodo, no se debe alejar de las preferencias de las mayorías. Por algo siempre lo que muestra la competencia (Al fondo hay sitio-América Televisión-2013) es un referente a tomar en cuenta en esta trama.

Como ya hemos hecho referencia, la historia constituye una nueva adaptación de "Qué buena raza", la novedosa y exitosa historia de amor producido por el propio Gómez, entre un joven de rasgos andinos, Valentín Condori y una niña de ojos azules llamada Fiorella Velaochaga. De hecho, Gerardo Zamora, repite el estelar aunque no con buenos resultados.

Avenida Perú” comienza de manera atractiva. La incorporación de un hecho real, (los sucesos ocurridos en La Parada) incorporándola a esta historia da inicio a un triángulo efectivo gracias a las buenas actuaciones de Gabriela Gastelumendi y Nidia Bermejo. El debut de Gabriela es destacable, mientras Nidia aporta experiencia en este tipo de producciones. Lástima que Zamora no esté a la altura de las circunstancias. Su participación es demasiado débil. Estaba claro que era difícil para la producción encontrar un actor con las características que el personaje requería. Sin embargo, como siempre sucede en este tipo de series, todo aspecto negativo es "bien escondido" cuando se tiene un guión con efectivos diálogos locales, pintorescos personajes y sobretodo historias entrelazadas que aportan a la construcción de la trama.

Incluso el ingreso de María Alejandra al programa de televisión “Combate” resultaba novedoso hasta el momento en que se les ocurre “tirar barro” al programa de la competencia. Es que, si en las producciones de Michelle Alexander son criticables sus excesos, aquí resulta exagerado tomarse de una historia para criticar a otro programa de la competencia. Se debe tener más respeto al público quien finalmente no es tonto ni se deja llevar por artilugios. Simplemente busca un poco de entretenimiento y nada más.

La participación del congresista "Rogelio Concha y Maña" era el aporte bufonesco para retratar nuestra vida política actual. Además el ingreso de “doña Jordana” en un diálogo muy jocoso con doña Camucha, resultaba agradable, para los que siguen las historias de Gómez.

Recordemos que"doña  Jordana" es un personaje que apareció en "Eva del Edén" (Frecuencia Latina-2004), luego en "La Perricholi" (América Televisión-2011) y ahora aparece en esta producción casi como un ser espectral y en unos diálogos muy simpáticos.

Por otro lado, el tema del racismo es tocado con cierta mesura (el ingreso de los pobres en las playas de Asia), pero sin el remate efectivo que busque un clímax de intensidad a esas escenas. De hecho, casi a la mitad de los capítulos, el desvío hacia un extremismo exagerado la aleja de una realidad que más o menos se intentaba mantener.

No obstante “Avenida Perú” tiene buenos momentos con que mantener a un público fiel. El extraño pasado de doña Maisa Parodi (Mónica Madueño en buena actuación), a pesar de lo burdo que parecía que Hildebrando pueda ser su hijo perdido. Además, el momento de la declaración de Maisa en televisión lleva a límites de intriga insospechada gracias también al ingreso del interesado Alfredo (Sebastian Monteghirfo). Otro buen momento lo constituye la pelea de vale todo, una bronca sin límites entre dos razas (el cholo y el blanco), un efecto y causa que pudo haber sido mejor delineado. A la par que el triángulo amoroso rendía sus frutos. Noten los buenos momentos de algunas escenas entre las dos féminas protagonistas. Un ejemplo de ello, es la interrupción de la boda entre María Fe e Hildebrando por parte de María Alejandra.

Lo malo es que la historia da un giro inesperado y en busca de nuevos problemas con que seguir con la trama, esta se vuelve absurda y monótona. El congresista corrupto se convierte en un falso santero, mientras el racista Sebastián Neuhaus resulta que tiene un hermano gemelo, todo lo contrario a él, unido al énfasis de los libretistas por combinar los temas de actualidad dentro de algunos personajes del barrio, con lo que terminan por saturar una historia ya de por sí limitada. Por cierto, muchos de los personajes carecen de esa frescura y naturalidad nata que deben tener, se supone, los habitantes de un barrio popular de nuestra Lima.

Por otro lado, el ingreso del padre Gino (Carlos Thorton), colocado para terminar enredado sentimentalmente con Camucha (Lorena Caravedo), carece de una mayor fuerza dramática. El personaje del padrecito recuerda, inicialmente, a Fernando de Soria en su personaje de “El padre de mi barrio” (Panamericana Televisión-1974). Claro está, pronto se sabe que el personaje de Thorton termina siendo la pareja final para doña Camucha. Lo malo es que el personaje de Caravedo es una de las que más sufre por amor. Hasta el aporte del actor español Carlos Lozano, la historia de este personaje resultaba más creíble y atractiva. Lamentablemente el ingreso del padre resulta superfluo por esa falta de frescura, malicia y hasta audacia en los diálogos y en las imágenes. Incluso uno de los momentos, se supone, más importantes de la historia cuando reaparece en la vida de los pobladores, el tal Alfredo y termina baleando a Gino, resultó carente de todo interés y hasta risible por la poca preparación de la escena mostrada (todos los jóvenes no pueden con el mentado delincuente. Además Hildebrando prefiere consolar a Camucha y no ayudar a Gino que cae herido gravemente).

Otro punto negativo es el personaje interpretado por Tula Rodríguez colocado simplemente para explotar la vida personal de la actriz. El resaltar constantemente en los diálogos que "él es el padre de su hijo" es un trillado estilo para atraer a las masas populares y tentar algo de sintonía extra. Tula ha tenido otros trabajos interesantes y no está para ser presentada de esa manera. Un personaje para nada simpático ni mucho menos atractivo.

Finalmente Jesús Neyra comienza bien pero el perfil del personaje está pensado en el Darío Stewart de "Qué buena raza" personificado por el actor Laszlo Kovács. Lamentablemente Neyra imposta en muchas partes de la trama y no llega a la altura del buen personaje que interpretó Kovacs en su momento. Noten a Neyra lo eficiente que resulta cuando es el villano de la trama y lo mal que se le ve tratando de “cholear” a Hildebrando, demasiado fingido y nada natural en varias escenas.

En suma, lo que deja "Avenida Perú" es una producción con mucho costumbrismo conocido, algo visto hasta la saciedad. Y es que, ya de Gómez hemos visto todo lo referente a tramas locales y urbanas y aquí estamos ante lo mismo de siempre, pero con diferentes personajes.

Lamentablemente nunca observamos aquí esa telenovela social del que alguna vez Gómez nos presentó como una alternativa real a las telenovelas rosas. Sin duda la sintonía de "Al fondo hay sitio" hace pensar a nuestros creativos que ciertos estereotipos prevalecen en el gusto de los televidentes. Algo, a todas luces, muy discutible.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente no me gustó mucho esta historia. Los protagonistas no tenían carisma y la historia, como dice el comentario, era más de lo mismo. Una versión más seria de AFHS pero no por eso más atractiva.

Anónimo dijo...

Definitivamente no fue de lo que uno podría esperar. El asunto es que nos gusta lo chicha y hasta ahí nomas, nos hemos quedado...

Anónimo dijo...

me gustó la chica que hace de Alejandra aunque aún no llega a lo que fue Milene Vásquez en "Qué buena raza". En tiempos de producciones chicha no nos queda otra cosa que protestar y pedir que emitan mejores historias y no biografías de personajes famosos o sino historias con harta chicha y diálogos estúpidos. Basta ya.

Tatiana dijo...

A mi sí me gustó porque marcaba la diferencia con Al fondo hay sitio que en verdad ya cansa...

Marisabel dijo...

parecia un buen formato, pero dos cosas la arruinaron, 1. era una mezcla de afhs, que buena raza y la pre (las dos ultimas de michel gomez) y 2. ponerla al mismo horario de afhs que ya se sabe que tiene un lugar en el que nadie puede competir xq asi sea repetitivo la gente lo sigue viendo. ademas Zamora se ha quedado encasillado en "Valentin" no se le ha visto nunca haciendo un personaje diferente, en fin... a mi no me gusto.

Anónimo dijo...

Tenía sus buenos momentos, pero le faltaba esa chispa que sí tiene "Al fondo hay sitio"

George Llerena Torrico dijo...

El verdadero problema de Av. Perú no fue el horario ni el rating ni los actores ni el formato ni la aparente copia ni nada. ¿Saben cuál fue para mí el problema? el bendito guion

El primer capítulo estuvo bien: Michel Gómez me dió lo que esperaba: realidad peruana, ironía política, la infección y alienación de los realities, todo actualizado a 2013 con la delincuencia, el cameo de Augusto Álvarez Rodrich, lo de la parada, la parodia del escándalo KFC (Happy Yeah Chicken) era como ver qué buena raza otra vez, incluso tuvo diálogos profundos y muchísima ironía como a mí me gusta

Yo creo que Eduardo Adrianzén sólo escribió ese primer capítulo, porque a la semana la serie empezó a deformarse: el guion giraba sobre sí mismo, los personajes se volvían más acartonados y estereotipados de lo que ya estaban... y le dieron vueltas al mismo argumento de Hildebrando y Alejandra 4 mil veces y siempre era lo mismo, los personajes empezaron a perder coherencia y Sebastián lucía cada vez más y más desdibujado. Y las acciones de Maisa, sus arranques al botar personas de su vida y regresarlas como si nada... en mi vida ví un guion tan forzado. Y no me hagan empezar con lo de su hijo falso, ¿y me pueden decir por qué Hildebrando y sus amigos siempre pero siempre ganaban? y ni me hagan hablar de los reportajes de canal 1, o sea pasaba algo y reportaje, pasaba lo otro y reportaje... no pues, es absurdo, aunque el guion quiera mostrar el amarillismo del periodismo, esa no es la forma apropiada de construir un argumento. Para colmo, Hildebrando y María Alejandra se juntaron a los 20 capítulos, ¿dónde está el suspenso entonces? ¿dónde quedó el enfoque de la realidad nacional que tanto me prometieron? todo eso se perdió porque era más importante ver a Leticia y Maisa peleando por Jerónimo, o a Hugo Loza apareciendo literalmente de la nada. ¿dónde está el significado o el realismo en eso? ¿y cuál era la enseñanza del personaje de Valeria? ¿era una metáfora de la alienación extranjera que nunca entendí?

Una pena porque yo admiro y respeto a todos los actores sobre todo a Javier Valdés y Carlos Cano de la Fuente, y sufrí con los deformados personajes que les tocó interpretar. ¿Qué miércoles hicieron con Rogelio Concha y Maña? ¿Rogelius Florazo? ¿la pandereta del augurio que me permite ver más allá de lo evidente? WTF!

Ay Michel, eso te pasa por encargarle los guiones a María Luisa Adrianzén, que fue ella quien los escribió (corrijan ese error en la nota por favor). Si su hermano Eduardo Adrianzén hubiese escrito el argumento, otro sería el cantar. Adrianzén escribe diálogos con significado, ¿han visto Eva del Edén? la misma Qué
buena raza es una gran historia llena de incorrección política, lecciones sobre historia del Perú, la sociedad, los credos y religiones, casi un tratado de la cultura peruana y sino me creen miren la novela, en estos meses la volvieron a pasar y qué diferencia señores! Ahí sí había ironía, reflejaba el período del chino y Montesinos, los jóvenes que no vivieron esa época podían aprender, los personajes nunca cayeron ni perdieron coherencia... ¿pero en Avenida Perú me meten al hermano gemelo de Sebastián que ¡oh sorpresa! apareció sin que nadie nunca lo haya mencionado? ahí se nota la falta de solidez del guion, metían y sacaban personajes como si nada, a eso me refiero con que la historia es forzada e irreal, eso me lo puedo esperar de productores mediocres ¿pero de Michel Gómez? ¿y por qué de un momento a otro los personajes peleaban por las cosas más tontas e insignificantes del planeta y eso bastaba para separarlos? qué conveniente! ¿y lo de Javier Valdés vendiendo la aspiradora Master Baster Daster tu? ¿dónde está el chiste María Luisa Adrianzén? explícame porque no me reí

Eso sí no voy a negar que la novela tuvo sus momentos, y los mencionaré una vez que haya terminado de verla. Por ahora... Michel Gómez, te aconsejo que nunca más en tu vida le encargues algo a María Luisa Adrianzén. Júntate con su hermano que ustedes como dupla sí la hacen linda, no por nada tuvieron éxito en los 90 y 2000

Carlos Brian Lara dijo...

Alguien paró por un momento y dijo... "ah, esto debe ser copia de alguna novela extranjera? y de pronto... fua! me doy con Av Brasil, que claro tiene una historia muy diferente pero... Av Brasil?, Av Perú ? Av Chile? vamos!! la misma temática... no no no... son avenidas diferentes! aguanta... Av Brasil, una novela taquillerazaaaa!! Av Perú, una de las tantas producciones que siguen mostrando más de lo mismo, y aunque estoy de acuerdo con que lo hagan pero... un cambio de tema pues, hablemos de otra cosa que no sea "los de arriba y los de abajo" YA FUE. Fin del relato.