domingo, 30 de agosto de 2015

LA TELENOVELA DEL RECUERDO: AMOR EN SILENCIO

Recordemos "Amor en silencio" una de las clásicas telenovelas de los ochenta. Actualmente Televisa presenta un remake de esta historia y, coincidentemente, en la telenovela peruana "Amor de madre" también se toca el tema del romance entre un joven sordomudo con una muchacha millonaria.

Lima, 30 Agosto 2015, (Por Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Ahora que en México estrenan su remake y, coincidentemente, en la novela peruana "Amor de madre" (América Televisión. 2015), se muestra el romance entre una adolescente millonaria con un joven sordomudo; recordemos "Amor en silencio", un formato pocas veces mostrado en telenovela. Y es que, hasta antes de esta clásica historia, solamente se observó en la pantalla chica a una protagonista con impedimento físico (ciega) enamorada del joven galán millonario (Esmeralda. Venevisión. 1970).

"Amor en silencio" fue una realización mexicana, original de Eric Vonn y Liliana Abud, producida por Carla Estrada en 1988 para Televisa. La historia tuvo altos índices de sintonía tanto en México como en varios países del mundo. En el Perú su historia fue de menos a más. Fue transmitido por el entonces Frecuencia Latina (hoy Latina) el mismo año de haberse producido.

La telenovela tiene dos partes definidas. La historia de Marisela y Fernando, y la de Ana y Ángel. La primera parte de la trama contó con las actuaciones protagónicas de Erika Buenfil y Arturo Peniche, con las actuaciones antagónicas de Margarita Sanz, Elvira Monsell y Joaquín Cordero, además de la actuación de Saby Kamalich, Laura León y Lucha Moreno. La segunda etapa de la telenovela fue protagonizada por Erika Buenfil y Patricia Pereyra, con el debut protagónico de Omar Fierro, además de las actuaciones antagónicas de Margarita Sanz, Elvira Monsell, Alberto Mayagoitía, Alberto Estrella y la primera actriz Ada Carrasco. Contó también con las actuaciones estelares de Joaquín Cordero, Lucha Moreno, Olivia Bucio y la presentación de los actores juveniles, de esa época, Rafael Rojas Cynthia Klitbo y Edgardo Gazcón.

Tal fue el éxito de esta telenovela que, años después, Azteca contrató en sus filas a Eric Vonn y la realización de un remake de esta historia no se hizo esperar. "Háblame de amor" (Azteca TV- 1999) constituyó una nueva versión de “Amor en silencio” muy irregular protagonizada por Danna García en los papeles de "madre e hija" respectivamente. Bruno Bichir fue su galán en la primera etapa, mientras Mauricio Ochmann, lo fue en la segunda parte. Patricia Pereyra fue la antagonista de la trama como la hermana de la protagonista y no lo hizo mal. Lamentablemente Alma Delfina no consolidó bien su papel de loca desquiciada (hizo extrañar a Margarita Sanz, la actriz original). Para colmo, la trama fue volteada (esta vez no era la hermana del protagonista sino su madrastra), lo que le quitaba peso al personaje. Otra “novedad” que echó a perder la producción fue que los novios no eran asesinados a balazos después de su boda, sino que la malvada madrastra averiaba la avioneta donde viajarían los recién casados hacia su luna de miel. Pese a ello, definitivamente, el papel no era para Delfina. En suma, la novela paso sin pena ni gloria.

Actualmente Televisa está emitiendo un nuevo remake de esta historia titulado “A que no me dejas”, producida por Carlos Moreno Laguillo y protagonizada en su primera etapa por Camila Sodi y Osvaldo Benavides, con las participaciones antagónicas de Arturo Peniche (protagonista de la versión original), Alejandra Barros y Laura Carmine. Se desconoce aún quienes serán sus posteriores protagonistas.

Es más, cuando se anunció la realización de este remake, se pensó que el canal Telenovelas (repetidora de las producciones de este consorcio en el cable) repondría la versión original. Lamentablemente Televisa no disponía de los derechos de la historia que fueron cedidos a Eric Vonn. Recordemos que Liliana Abud le cedió los derechos de esta telenovela a Vonn mientras ella se quedó con los de Cicatrices del alma (Televisa, 1986) que a su vez tuvo su remake titulado Piel de otoño (Televisa, 2005), con eso dieron por terminado su trabajo como equipo. Se espera que ahora que el destacado escritor autorizó este remake, se pueda negociar la visualización de su versión original, la cual aún es muy recordada.

La historia

Marisela (muy bien Erika Buenfil), es una muchacha rica, bonita e inteligente quien enamorada de Fernando (como siempre bien, Arturo Peniche) un hombre bueno, honesto y de buena familia. Ambos deben enfrentar la terrible oposición de sus familias. Por una parte está el padre de Marisela, Miguel (Joaquín Cordero) quien no quiere a Fernando como parte de su familia pues quiere algo mejor para su hija, y por otra parte está Mercedes (notable Margarita Sanz), la hermana de Fernando que está obsesionada con él y quien no quiere verlo con otra, además de Paola (muy bien Elvira Monsell), hermana de Marisela que se encapricha con Fernando y no está dispuesta a dejárselo a su hermana.

Marisela cansada de todo y de todos decide no escuchar nada ni a nadie y hacer su vida al lado del amor de su vida y la hija de ambos, Ana, (Fabiola Elenka Tapia), pero aterrada por lo que pueda venir Marisela pide a Fernando casarse lo más pronto posible y el día de la boda Mercedes, completamente desquiciada, al enterarse, toma un arma y asesina a Marisela y Fernando en la mansión de la familia Ocampo, cuando se preparaban para celebrar la fiesta del matrimonio. En medio de la balacera también muere Andrea (la gran Saby Kamalich) la mamá de Marisela producto de un paro cardíaco.

Varios años después, la hija de los fallecidos, Ana (nuevamente Erika Buenfil en gran labor) quien ha crecido encerrada en un internado en Estados Unidos, regresa a México en compañía de Sandy (maravillosa Patricia Pereyra), compañera suya en el internado y su gran amiga. Ana regresa a la casa de su abuelo y su tía, y ha crecido transformándose en una muchacha físicamente idéntica a su madre muerta, este parecido provoca el remordimiento de Miguel por no haber escuchado a su hija cuando ésta aún estaba viva y quiere reparar sus errores acogiendo y dándole todo su cariño de abuelo a Ana, por otra parte Paola ve con desprecio a su sobrina por representar aquel amor fallido que le robó su hermana.

Por otra parte, Ángel, (debut protagónico de Omar Fierro), el hijo adoptivo de Miguel y Andrea, padres de Marisela, es un muchacho sordomudo que ha vivido desde su infancia enamorado de Ana pero sufre un calvario al no poder expresarle su amor, sin embargo éste decide luchar por ella pero demasiado tarde, cuando Ana se compromete con Diego (Alberto Mayagoitia), quien sólo la quiere utilizar para vengarse de su padre. Éste resulta ser hijo de Miguel, quien mientras todavía estaba casado con Andrea mantuvo una relación extramarital con Elena (Olivia Bucio) en Estados Unidos, con quien tuvo dos hijos: Diego y Tomás (Edgardo Gazcón). Diego creció sintiendo resentimiento hacia su padre pues para él, su madre y su hermano sólo eran “los otros”, y Miguel nunca se atrevió a reconocerlos. El resentimiento de Diego fue alimentado principalmente por su ambiciosa abuela materna Ada (la gran Ada Carrasco), quien se encargó de enlodar a Miguel y a su familia legítima, además de utilizar a su hija para chantajearlo y sacarle dinero a pesar de la oposición de Elena quien estaba consciente de cuál era su lugar en la vida de Miguel y nunca estuvo interesada en exigirle algo. Por tanto, sus hijos Tomás y Diego resultan ser hermanos de Marisela, o sea, tíos de Ana.

Sin embargo, además de todos estos obstáculos, el verdaderamente importante impedimento que debe enfrentar el amor de Ana y Ángel es a Mercedes, quien se escapa del manicomio donde estuvo internada todos esos años y sólo busca vengarse, ella ve a Ana y la confunde con Marisela, piensa que ésta se salvó del atentado años atrás, por lo que decide acabar de una vez por todas con ella.

Recordado melodrama

"Amor en silencio", tiene un inicio directo. La historia empieza de arranque con la relación entre Marisela y Fernando y la oposición de su, aparente, recto padre. La trama omite los inicios de ese romance y va directo a la idea original del guión. Si la historia lograba adeptos era por la calidad actoral reunida en esa primera parte y algunas intrigas que se tejían alrededor de las dos hermanas de los protagonistas. Algo visto, muchas veces, en producciones de este tipo. Eso sí, la pareja protagónica (Buenfil-Peniche), tenían mucha química y eso fortalecía el guión.

La entrada de la telenovela es quizás una de las mejores que se han hecho en Televisa, prácticamente constituía la sinopsis de la telenovela, de principio a fin, con un bello fondo musical en la que participaban todos los actores principales de la historia.

Hasta ese momento, el televidente no se explicaba el origen del título de la telenovela y en qué momento participaban actores a quienes aún no veía. Como por ejemplo la actriz peruana Patricia Pereyra. Pese a todo, la telenovela caminaba bien. Nadie se imaginaría lo que sucedería después con el giro de la trama y su impactante escena que originó que el televidente peruano se volcará, con todo, para seguir la historia, en su segunda parte, ya con Patty Pereyra como una de las protagonistas. Incluso no se sabía quién protagonizaría a Ángel adulto. El público observará que el perfil del galán es sombreado sin aparecer el rostro del actor que lo personificaría. Omar Fierro recién ingresaba al mundo artístico. había tenido algunas apariciones en telenovelas, hasta que llegó su espaldarazo artístico protagonizando al joven sordomudo.

Momento antológico

Como decíamos líneas arriba, la telenovela caminaba con cierto éxito por los argumentos esgrimidos anteriormente, hasta que se produce el cierre de la primera parte con un final de antología. No por el asesinato de los protagonista, observado en otras producciones parecidas, sino por lo melodramático y detallista que resultó tal escena; así como la gran labor de la villana a cargo de esta "desgracia" que remeció a los televidentes logrando una impactante y desgarradora visualización de un drama que comenzó, a partir de esos momentos, a subir en los ratings de sintonía.

En Frecuencia latina (hoy llamado Latina) la telenovela se transmitió en el horario de las 9 de la noche en un momento que América se desprendió de las producciones mexicanas y estas fueron vendidas a los canales recién creados en aquella época. (Frecuencia Latina y ATV). El canal de la avenida San Felipe, tan proclive a lo espectacular y vistoso, logró una puntuación muy alta en su horario obligando a repetir ese capítulo al día siguiente. A partir de ahí, la telenovela siempre estuvo dentro de los diez más vistos hasta su cierre final.

La escena de la boda de Marisela, es considerada por este redactor como uno de los mejores momentos melodramáticos dentro de la historia de las telenovelas. Los gritos de Mercedes, casi terroríficos, unido a su espléndida música incidental resultan inmortales. Ese grito: "Mariselaaaa!, Marisela vete al infierno" es casi comparado a los gritos de Soraya (Itati Cantoral) reclamando a su Nandito en María, la del barrio (Televisa, 1995); así como las breves imágenes de escenas anteriores en medio de los desgarradores gritos de los personajes observando los cuerpos tendidos de los protagonistas y el diálogo de Miguel arrepentido por todo lo que les hizo sufrir, resultan memorables. Hay que ver esa escena en su capítulo original para comprender mejor la concepción de las imágenes mostradas. Lamentablemente las subidas al canal de YouTube no resultan tan fieles e incluso están mal editadas. Por ejemplo, el momento en que los esposos asesinados son llevados en una ambulancia, donde se escucha la voz en off del sacerdote diciendo: "hasta que las muerte los separe", son bien logrados, pero eso no se percibe en ninguna de las imágenes grabadas.

Esos momentos graficados en dos capítulos confirma lo bien que resulta cuando se tiene unos buenos actores, un efectivo guión además de impactantes diálogos. Por ejemplo, la escena en que a Miguel le señalan que su yerno ha fallecido al llegar al hospital, su hija murió en el quirófano, su hijo (desconocía que venía en camino) también había fallecido y su esposa está grave, resulta tan natural y espontáneo que conmueve a más de uno. Nunca el mundo de las telenovelas había graficado tan perfectamente unas escenas tan melodramáticas que sucedían una tras otra luego del infortunado asesinato. Hasta el diálogo desquiciado de Mercedes en la comisaría delante de José María, engrandece esos momentos, sin duda impactante y hasta ahora difícil de igualar. En esa misma escena muere la madre de Marisela, Andrea interpretado por Saby Kamalich en una desgarradora escena en donde se despide de Miguel Ocampo, padre de Marisela, en la cual se ve como le clava las uñas en los labios.

La historia sobresale por cuatro puntos claves dentro de la trama. La hermana desquiciada con un amor enfermizo, más como mujer que como hermana y del que nunca se detalla durante el desarrollo de los capítulos. Es decir, se piensa pero no se dice abiertamente. La esposa de Miguel quien fallece sin siquiera saber que su pareja tenía dos hijos de otra mujer. Ella se deja embarazar a pesar de lo peligroso que resultaba, a su edad, salir en cinta. Además estaba orgullosa por darle el hijo varón que tanto deseaba su esposo, a pesar que éste tenía dos hijos con su amante. Durante esa parte de la historia, se deja entrever que Andrea siempre supo que su esposo le era infiel, pero por su buen carácter siempre lo mantuvo en ese pedestal de hombre abnegado y bueno. Por otro lado, Paola, la hermana egoísta de Marisela, resulta una mujer frustrada y envidiosa que a pesar de sus intrigas quería a su hermana. Por momentos nace algo de bondad en ella, pero su carácter siempre le juega una mala pasada. Su final y la muerte de su amante de turno (Alberto Estrella, en sus inicios como actor), un hombre que solo estaba con ella por su dinero e incluso le daba asco estar con mujeres de esa edad, la terminan por hundir psicológicamente y termina pagando “cariños” a cambio de dinero.

Finalmente está Angelito, un niño sordomudo enamorado en silencio de Ana. Lo bueno del personaje es que nunca sabemos si logrará hablar normalmente. Ya estaba en proceso de rehabilitación hasta el momento del asesinato de sus padres cuando al verlo asesinados, le causa un trauma y nunca más vuelve a hablar. Apenas balbucea algunas palabras, pero nada más. Todos estos detalles levantaban el guión y lo volvían diferente ante los ojos del televidente.

Presencia de actrices peruanas

Nuestro país estaba acostumbrado a ver, tantas veces a la pareja Saby Kamalich-Ricardo Blume, tanto en Perú como en México (la última vez fue en la curiosa producción de Valentín Pimstein llamada “Pelusita” (Televisa-1980). Por tanto, era común ver a esta pareja en papeles principales dentro de producciones mexicanas y también en alguna que otra producción peruana. Pero en 1986 luego de verla en Carmín (Perú-1980), Patricia Pereyra es traída a México por Valentín Pimstein para participar en “Vivir un poco” (Televisa-1986) que se convirtió en éxito internacional e incluso le dio a la actriz un premio TvNovelas, ese año. De esa manera, el público peruano se acostumbró ver a Patty en varias producciones mexicanas, la mayoría con mucho éxito e incluso seguía su carrera en México a través de la televisión. Cuando se estrenó "Amor en silencio", muchos pensaron que esta vez volveríamos a ver a dos peruanas juntas en una producción mexicana. La realidad fue otra. Saby participó en la primera parte, mientras Patty en la segunda. Lo real es que ambas interpretaron sus papeles maravillosamente pero nunca participaron juntas en ninguna escena. Con ello se consolidó la presencia de actores peruanos en producciones mexicanas desde que la versión peruana de "Simplemente María" (Perú, 1969) irrumpiera con éxito en la televisión mexicana. Curiosamente Saby tuvo algunas participaciones más en Televisa, pero este fue su rol más recordado después de "Mi rival" y "Barata de primavera".

Mientras Patty Pereyra siguió con su carrera en México a la par de hacer algunos trabajos en Perú. La actriz peruana protagonizó con Erika Buenfil esta segunda parte, como se puede ver en los créditos. El actor Omar Fierro pese a ser el galán de la historia, debutaba en un rol protagónico; así que en los créditos tanto Buenfil como Pereyra tuvieron los estelares de esta telenovela.

Como anécdota les comentaremos que al producirse el asesinato de Marisela, el público percibió el inicio de una segunda parte con otros protagonistas. En esa época, sin internet todavía, el televidente se llevaba de lo que publicaban algunas revistas. En este caso la desaparecida revista Teleguía de Perú informó que Patricia Pereyra sería la hija de Marisela, cosa que no era cierto. Sin embargo, ello aumentó el interés por continuar con esta interesante trama.

Villanas de lujo

Uno de los motivos más atractivos de la telenovela era observar el desempeño de dos grandes villanas. Primero Margarita Sanz personificando notablemente a la desquiciada Mercedes. En un rol difícil de olvidar. Luego de esta telenovela participó en Amor de nadie (Televisa. 1990), dedicándose a actuar en largometrajes. También es destacable la participación de la actriz que interpretaba a la villana Paola, Elvira Monsell, su última telenovela para Televisa fue Rosalinda (Televisa.1999), como la ama de llaves de la casa de Valeria Altamirano (Lupita Ferrer). Después laboró en otras cadenas internacionales.

Sin duda "Amor en silencio" es una de las realizaciones más recordadas en los ochenta. Actualmente Televisa emite una segunda versión “A que no me dejas”, que comentaremos muy pronto. Lo interesante de esta nueva versión radica en saber cómo presentará el productor Carlos Moreno el asesinato de la protagonista. Y es que, hasta el momento, esa escena en su versión original resulta lo más recordado y efectivo de esta historia que difícilmente podrá ser olvidada y acaso, tal vez, poco igualada. Ya lo veremos.


(*)rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com



martes, 25 de agosto de 2015

APOTEÓSICO FINAL TUVO "LAS MIL Y UNA NOCHES"

"Las mil y una noches" acaparó la sintonía el último domingo. La idea de repetir los dos últimos capítulos de la sintonizada producción turca dio resultado y Latina obtuvo el primer lugar de sintonía con la historia de amor entre Sherezade y Onur

Lima, 25 Agosto 2015, (El Informante Perú).- Pese a haber culminado la novela en su horario habitual, a Latina no se le ocurrió mejor idea que programar el último domingo una edición de dos horas de los dos últimos capítulos de "Las mil y una noches" ofreciendo la posibilidad que la familia pueda volver a observar el cierre de esta historia que acaparó la atención de los televidentes peruanos.

Y el resultado no pudo ser mejor. El capítulo final de la historia de Sherezade y Onur fue lo más visto a nivel nacional. Según cifras de Ibope Media logró 23.8 puntos promedio.

Latina transmitió desde las 7 p.m. hasta las 9:30 p.m el desenlace de la historia de amor turco que capturó la atención de millones de televidentes.

En el episodio final, Onur y Sherezade se dan una última oportunidad luego de que ella lo busque y este la rechace. La fundamental decisión de Kaan, hijo de la protagonista, fue trascendental para que "Las mil y una noches" tenga esta conclusión.

En segundo lugar se ubicó el programa "Punto final" que conduce Nicolás Lúcar con 18.7 puntos de promedio. La transmisión del Universitario vs. Sporting Cristal por la última fecha del Torneo Apertura se ubicó en tercer lugar del ránking de hogares con 14 puntos promedio.

En cuarto lugar, Beto Ortiz y "La noticia rebelde" lograron 13.5 puntos de ráting promedio. Finalmente "Día D", de ATV, se posicionó en quinto lugar

Sin duda la producción turca tuvo un digno final y quedó confirmada la gran aceptación que tuvo esta historia en los televidentes de nuestro país.

lunes, 24 de agosto de 2015

TELEVISA ESTRENA "ANTES MUERTA QUE LICHITA"

Televisa estrena hoy "Antes muerta que Lichita" un proyecto de Rossy Ocampo que ha generado gran expectativa.

Lima, 24 Agosto 2015, (El Informante Perú).- Televisa estrenará hoy, "Antes muerta que Lichita", nueva producción de Rosy Ocampo que nos trae nuevamente en pantalla a Maite Perroni quien protagonizará esta divertida trama.

La historia nos presenta la vida de Alicia Gutiérrez "Lichita", una joven muy talentosa y de buenos sentimientos quien es “la empleada más ninguneada de Icónika, la agencia más importante de publicidad en Iberoamérica”. La joven publicista busca superarse, pero en el intento pasa por maltratos y acoso laboral. Su sueño es llegar a ser la directora de dicha agencia.

Ante esto, la protagonista hará un cambio radical en su vida para dejar de ser “invisible”. Además, se enamorará perdidamente de “Roberto Duarte”, interpretado por Arath de la Torre. Sin embargo, este amor es no correspondido.

"Estoy muy emocionada con este proyecto, a pesar de que ha sido sumamente pesado el trabajo, ya que esta producción es la primera que se graba en 4K, un formato digital muy novedoso que ha implicado un ritmo diferente de grabación", dijo Perroni sobre el proyecto que contará con la dirección de escena de Benjamín Cann y en el que tendrá a Arath de la Torre como coprotagonista.

Por otro lado, ante las comparaciones que han surgido con "Betty la fea" por tener el mismo formato, la productora Rossy Ocampo rechazó dichos conceptos.

"El trayecto de Betty en la historia fue, principalmente, físico. Ella quería ser hermosa, popular, y encontrar a su príncipe azul. El trayecto de Lichita será distinto, ella para empezar es invisible y víctima de todo tipo de abusos, pero a partir de la tercera semana de transmisión, se vuelve una canija e inicia un camino de trepadora. Lo último que le importa es la belleza física", subrayó Ocampo.

Dentro del elenco figuran actores como Eduardo Santamarina, Chantal Andere, Ingrid Martz, Sylvia Paquel, Manuel "Flaco" Ibáñez, Macaria, Luz Elena González, Gaby Platas, Sherlyn, Diego de Erice, Ricardo Fastlicht, entre otros.

Mark Tacher, quien recientemente estelarizó "Que te perdone Dios...Yo no", tendrá una participación especial, al igual que Dominika Paleta.

El tema musical de la historia será interpretado por la propia Maite Perroni. La telenovela se estrena hoy por el canal de las estrellas y reemplazará a “Amores con trampa” que llegó a su final, ayer domingo, en la capital mexicana.


MIRA AQUÍ EL VIDEO MUSICAL DE LA TELENOVELA "AMOR DE MADRE" EN VOZ DE MAX CASTRO

Continúa en el primer lugar de sintonía "Amor de madre" una historia que ha gustado a los televidentes en Perú.

Lima, 24 Agosto 2015, (El Informante Perú).- Sin duda, "Amor de madre" se ha convertido en la preferida de la mayoría de televidentes nacionales. Ha desplazado a las series turcas quienes han sido relegados hasta el cuarto lugar del rating, pero también ha desplazado del primer lugar a la producción de Efraín Aguilar, "Al fondo hay sitio".

Ahora, Max Castro presentó el video de su tema "Amor de madre", que justamente identifica a la serie del mismo nombre, protagonizada por Pierina Carcelén, Vanessa Saba, Salvador del Solar, María Grazia Gamarra, entre otros.

Con más de cuatro mil visitas en YouTube, Castro se muestra complacido de la rápida aceptación del tema debido no solo a la calidad musical de la misma, sino también al aporte de la sintonía que goza la producción de Michelle Alexander.

"Amor de madre" se transmite por América Televisión de lunes a viernes a las 9 de la noche.

domingo, 16 de agosto de 2015

LAS MIL Y UNA NOCHES: DE VUELTA AL LIBRETO DE SIEMPRE

Culmina Las mil y una noches, un éxito en varios países hispanos, incluyendo el Perú, permitiendo el ingreso de las producciones turcas a nuestro continente. Lo bueno de esta producción es que ha retomado los viejos clichés de antaño. Un melodrama que pese a algunos altibajos no defraudó en lo absoluto y el público lo percibió también de esa manera.

Lima, 16 Agosto 2015, (Por: Richard Manrique Torralva El Informante Perú).- "Las mil y una noches" venía precedida de buenos comentarios, sus éxitos de sintonía en Chile y Bolivia y lo bien que le iba en Argentina eran motivos más que suficientes para crear el interés deseado hacia una trama, que tenía un inicio novedoso e interesante. Con ello, generaba el enganche necesario para conseguir adeptos. En otras palabras, la producción turca prometió ser un ‘boom’ y lo fue.

Pues bien, ingresamos a los capítulo finales de esta producción realizada el año 2006 (título original en turco: Binbir Gece), que ha resultado todo un éxito para el canal que lo adquirió en el Perú. Sin duda en Latina deben estar más que satisfechos debido a que, el adquirir dos impactantes producciones de la televisión turca, les ha servido para sacar del camino a las producciones de América Televisión (telenovelas mexicanas). Incluso la producción peruana "Al fondo hay sitio" saboreó la derrota después de mucho tiempo. Todo ello, junto a estrategias comerciales y cambios de estructuración dentro de su programación, han permitido a Latina posesionarse como el canal más importante, en estos momentos, en la televisión peruana despojando de ese título al hasta entonces imbatible canal de Montero Rosas (América Televisión).

LA HISTORIA

La historia se centra en Onur Aksal, (el casi impasible, pero efectivo, Halit Ergenç), un hombre que no confía en las mujeres y es el dueño de la constructora Binyapi; que se enamora de Sherezade Eviyaoglu, (estupenda, la actriz Bergüzar Korel), una joven viuda y además madre de un niño llamado Kaan (muy bien el, ahora adolescente, Efe Çinar). Ambos tuvieron una noche negra en donde Sherezade accedió a acostarse con Onur a cambio de dinero, el cual sin que él todavía lo supiera, serviría para el tratamiento de Kaan.

Después que Sherezade perdone a Onur por la propuesta indecente, ambos intentan olvidarse de ese momento oscuro pero aquella noche inmoral que vivieron juntos los persigue y los incomoda, en especial a Sherezade. El deseo irrefrenable del hombre y el conflicto interno de ella, pero al mismo tiempo la atracción por él, harán que nazca el amor. Un amor teñido por los traumas del pasado y los fantasmas del presente. Luego de su pronto matrimonio, ambos se verán envueltos, como familia, en algunos malos entendidos y situaciones complicadas que intentarán superar.

FENÓMENO TURCO

Cuando allá por los setenta, Brasil ingresó con fuerza al mercado melodramático. Lo hizo con "Isaura, la esclava" (Red Globo realizada en 1976 y presentada en el Perú en 1980). La historia era fuerte y desgarradora. Básicamente era una historia de amor que surge dentro de una plantación donde la esclavitud y el abuso servían de base para una trama original y pocas veces tratada. El público se mostró complacido, era la alternativa perfecta a las telenovelas rosas, mexicanas y venezolanas, que en esos tiempos saturaban las pantallas de todos los países de habla hispana. Era una historia de amor vista bajo otra temática. No existía la cenicienta desvalida, los familiares abusivos ni el galán millonario y guapo. Brasil ganó muchos adeptos porque mostró que la telenovela podía variar su trama y mostrar otras alternativas donde siempre prevalezca el amor, concepto básico porque una telenovela sin romance, no es telenovela.

Ahora, "Las mil y una noches" ingresa al mercado hispano en un momento de crisis telenovelera. México muestra "hastío" en sus producciones. Prevalecen los remakes y el sentido sigue siendo el mismo, salvo cuando presentan sus comedias localistas que tienen sintonía solamente dentro de su país de origen. Brasil, de vez en cuando, muestra talento pero sus ideas innovadoras parecen haber culminado. No sabemos si la mexicana "Carrusel" haya tenido que ver al ingresar con éxito al mercado brasileño y los productos cariocas se vuelvan sucursales de "Esmeralda" o "Los ricos también lloran". Mientras en Telemundo y Colombia las "narconovelas" son meros productos localistas donde el narcotraficante de turno es el galán de la trama y el ejemplo a seguir es cómo se puede hacer plata matando y comercializando droga.

Bajo esa realidad, llega "Las mil y una noches", a recordarnos que los viejos relatos tradicionales nunca dejaran de funcionar. Aquí no existen tintes de comedia ni “estilos paralelos” al drama. Lo que observamos es una historia con una tensión al máximo. Y es que, estamos ante la clásica historia de amor presentada bajo un melodrama adulto dentro de un mundo patriarcal donde las mujeres todavía no se libran de ese yugo machista. Sherezade oculta la existencia de un hijo para poder conseguir trabajo. Mientras su exsuegro la odia porque su primogénito no cumplió con un matrimonio arreglado por su familia al casarse, por amor, con Sherezade. La construcción de los personajes expone sentimientos intensos y contradictorios: el amor después del duelo, la enfermedad del hijo, el pudor, la infidelidad, la fuerte relación patriarcal y el valor del dinero.

Y es que, pese a que se grafica a la perfección las costumbres propias del país que la produce (Turquía); todos los sentimientos, propios de un drama telenovelero, están explícitos y potenciados en esta telenovela turca. Resulta curioso observar cómo los hombres son dominantes e impulsivos con sus parejas, pero son complacientes ante las mujeres mayores (sus madres). Son ellas quienes los dominan. Incluso sucede dentro de las familias más arraigadas del lugar, como Doña Nadide (Muy bien la actriz Tomris İncer) quien se muestra sumisa hacia su adorado esposo, don Burhan (excelente Metin Çekmez), pero siempre termina imponiendo su deseo, en un acto que puede definirse como una “aceptación por amor”.

La trama tiene diálogos medianamente largos (otra característica propia de la clásica telenovela de antaño). Los silencios marcan la diferencia entre una y otra escena bajo la excelente música incidental escogida para acompañar al guión. Este tipo de conversaciones convierten a la trama en un mundo cerrado, íntimo, poético característicos de una historia marcada por ese mundo de sutilezas dentro de los diálogos. De hecho, muchos personajes están llenos de ambigüedades (malas convertidas luego en buenas y viceversa)

El momento clave está en los inicios de la trama. El acto sexual a cambio de un bien ¿Una mujer puede olvidar que se entregó por dinero para salvar a su hijo? Ese momento resulta innovador y atractivo para el televidente que observa una historia de amor poco romántica pero potencialmente efectiva.

La fuerza melodramática se complementa con los personajes paralelos. Especialmente el que concierne a la familia de don Burhan y las aventuras de su inmaduro hijo Ali Kemal interpretado por Ergün Demir.

Tras ese interesante inicio, pronto la trama decae al mostrar las desventuras de Sherezade y Onur como un folletín propio de Corin Tellado donde abundan tragedias y desventuras que los terminan separando y “poniendo a prueba su amor”. Este tipo de formato recuerda mucho a la primera versión de "Natacha" (Perú-1970) cuando los protagonistas, ya casados, sufren males por doquier antes de fortalecer su amor. Incluso algunas historias paralelas, como las que pasa Melek (Yeliz Akkaya) no son del todo destacadas. Cómo se observa, la historia tiene partes tediosas. De hecho, el público también lo percibe de esa manera y es allí cuando la sintonía se inclina hacia "Fatmagul", otra producción turca del que hablaremos en otra oportunidad. La diferencia entre ambas es que en esta última producción siempre está presente la idea central del autor. La violación de la que es objeto la protagonista. En cambio, aquí el tema del acto sexual por amor al hijo enfermo es minimizado por el libretista para dar paso a otro tipo de problemas, tan conocidos por todos los que seguimos las telenovelas. Cuando el libretista retoma la idea central con la aparición de Eda (muy bien Canan Erguder) es donde la telenovela se fortalece y la trama se vuelve intensa.

Eso sí, hay dos puntos a resaltar en esta producción, una notable visualización prevaleciendo las imágenes en exteriores y los recatados momentos que se muestran durante las escenas cumbres de la trama. Esas escenas bajo un clima sombrío jamás se extralimitan. Por ejemplo, la malvada Eda es la culpable que Sherezade sufra un aborto el día de su boda. La escena muestra cómo el vestido blanco de la protagonista se va tiñendo de sangre. Ella cae, pero el director, por mandato del libreto, omite toda la escena posterior (suponemos, lágrimas en el hospital, gritos y dolor tan efectistas en producciones mexicanas). La historia prosigue seis meses después, sin que los televidentes sepamos que ocurrió en ese lapso. Una audacia que causa el efecto deseado porque el guión está tan bien detallado que el aparente cambio brusco de un tiempo a otro, en nada, afecta al desarrollo de la trama.

Si bien ese tipo de detalles prevalece durante el desarrollo de la historia, también el director sabe combinar los momentos melodramáticos con algo de tragedia, como el atentado contra Kerem (muy bien Tardu Flordun) y su amor por Bennu (muy efectiva Ceyda Düvenci), su alcoholizada esposa. Esta escena constituye uno de los momentos melodramáticos más atractivos. Ella le dice, a través del celular, que lo perdona y la ama; mientras él yace en el suelo con tres balas en su cuerpo que pueden ocasionarle la muerte. Sin duda, una escelente toma, tan bien graficada, que merecía ser escenificado por los protagonistas quienes por momentos lucen demasiado impasibles. Pero la presencia de Kerem, al inicio de la trama, como el rival de Onur y posteriormente presentado como el sufrido esposo de su adicta esposa, es de lo mejor de la serie.

De hecho los lazos de amistad entre Onur y Kerem, (unen negocios, infancia y afinidades de toda una vida que, se resquebraja por el amor que sienten los dos hombres hacia la misma mujer) se entrelaza en paralelo con el que siente Sherezade y su gran amiga y confidente Bennu quien también brilla por ese cambio de personalidad tan detallista como efectista.

Finalmente es digno de resaltar cómo esta producción turca retoma los viejos clichés de antaño en lo que se refiere al casting. Los galanes de la trama son hombres ya mayores de 30 años, calvos, sin tanta musculatura ni peinados modernos. Aquí no hay modelos de mirada sensual ni carisma sexual, mucho menos jovencitos fungiendo ser galanes. Esa imagen, que para nuestro continente, sería poco atractivo, los hace ver, como lo que son, personas reales con cosas positivas y negativas. Hay muchos lectores que muestran su molestia con estos conceptos pues lo sienten como ataques a sus ídolos favoritos (de preferencia actores mexicanos). Pero la realidad es así, recordemos como las clásicas historias de los sesenta (Simplemente María, Esmeralda, El Derecho de Nacer, entre otros), no necesitaron apoderarse del gusto popular colocando modelitos de pasarela ni muchachitos de 20 años con poderosa musculatura que necesitaban mostrar más de lo debido para impactar. Los actores turcos se muestran como, en su tiempo, lo eran Ricardo Blume, Braulio Castillo, Julio Alemán, Gustavo Rojo o José Bardina. Hoy en día, "Onur" es tan popular en Buenos Aires, Santiago o Lima como lo es cualquier galán latino y sin siquiera haber pisado nunca esta parte del continente.

Aquí la historia retoma, como siempre debió haber sido, al melodrama en su verdadera dimensión, el guión resulta la verdadera protagonista, ayudado por un talento actoral que brilla gracias a su ingeniosa trama. Digan lo que digan, debemos tener siempre presente que si existe un buen guión y una buena selección actoral, el producto no tiene pierde y eso lo demuestra esta producción turca.

Por otro lado, el título es resaltado, como algo evocativo, romántico, reflexivo. Onur cita continuamente la obra literaria, recordando que su papá se lo leía de niño. Además el final se cierra con esa evocación a la noche interminable en que Sherezade (el personaje del cuento literiario) mantiene despierto al sultán contándole un sinfín de historias para salvar la vida de ella y de todas las mujeres del reino.

En suma, "Las mil y una noches" nos trasladó a otro continente, con sus propias costumbres y sus bellas ciudades, desde las maravillosa imágenes de Estambul, a los ambientes, y los primeros planos de paradisiacos lugares que encantaron a los televidentes limeños. La historia resultó toda una novedad, no solo por su trama sino por las costumbres propias de sus habitantes. Burhan toma sopa de yogurt y no suelta su rosario; mientras todos se quitan sus zapatos cuando entran en sus casas. Algo que generaba curiosidad y fortalecía más la trama.

El mundo de las telenovelas ha incluido, en este 2015, un capítulo especial dentro de su historia a las producciones turcas quienes finalmente ya han logrado conquistar al mundo hispano. Como siempre ha sucedido con nuestras televisoras, para ganarle a un producto exitoso tenemos que competir con otro producto similar. Es así que las telenovelas turcas han comenzado a emitirse, con fuerza en nuestros canales, una y otra vez, hasta que produzca el lógico hastío del televidente. Lo bueno es que América no ha olvidado que las producciones locales también deben tener su oportunidad y nos ha presentado “Amor de madre” que competirá directamente con una telenovela turca de Latina. Hasta el momento la producción de Michelle Alexander está ganando en sintonía, ya veremos más adelante.

Sin duda, con "Las mil y una noches" hemos vuelto a los inicios de la telenovela donde el relato es el que manda y, cuando hay que contar historias románticas se debe mostrar un producto innovador que ofrezca algunas diferencias dentro de su estructura narrativa . Bienvenida Turquía.



(*) rmanrique@ipnoticias.com.pe
www.elinformantepru.com

martes, 11 de agosto de 2015

TELENOVELA PERUANA "AMOR DE MADRE" RESULTÓ LO MÁS VISTO EN EL RATING

Se estrenó "Amor de madre" y se apoderó del gusto popular. Las trágicas escenas de la desaparición de un niño sordomudo y el afán de su madre por encontrarlo obtuvieron el interés del público. En líneas generales Michelle Alexander no defraudó.  Ya veremos como se desarrolla la trama más adelante. América volvió a saborear el triunfo. Las producciones turcas quedaron relegadas.

Lima, 11 Agosto 2015, (El Informante Perú).- Transcurridos los días de estreno de las producciones de América Televisión, los resultados fueron sorpresivos. Según cifras propaladas por la empresa medidora de audiencia Ibope Time, la telenovela peruana "Amor de madre" se ubicó en el primer lugar de la lista de los programas más sintonizados del 10 de agosto, con 27,1 puntos.

El segundo lugar fue para la serie "Al fondo hay sitio", la cual obtuvo 25,6 puntos. La tercera ubicación se colocó "Esto es guerra", cuya fórmula de tener como invitados a los actores del popular programa de Efraín Aguilar, finalmente le brindó resultados. El 'reality show' de América Televisión obtuvo 23,5 puntos.


El cuarto y quinto puesto fueron para las producciones turcas, que emite Latina. "Fatmagul" hizo 22,2 puntos y "Las mil y una noches", que se encuentra en sus últimos capítulos, alcanzó 21, 7.

Sin duda la gran triunfadora fue la producción de Michelle Alexander quien logra posesionarse de la audiencia masiva según Ibope Time.


Finalmente Sila cautiva por amor obtuvo el sexto lugar con 17,6.

Estos son los 10 programas más vistos el lunes 10 de agosto:

PROGRAMA
CANAL
RÁTING
Amor de madre
América TV
27,1
Al fondo hay sitio
América TV
25,6
Esto es guerra
América TV
23,5
Fatmagul
Frecuencia Latina
22,2
Las mil y una noches
Frecuencia Latina
21,7
Sila cautiva por amor
América TV
17,6
90 Central
Frecuencia Latina
14,1
La rosa de Guadalupe
América TV
13,8
Yo soy
Frecuencia Latina
13,6
Amor amor amor
Frecuencia Latina
13,0

jueves, 6 de agosto de 2015

AMÉRICA TELEVISIÓN ESTRENA TELENOVELAS PARA COMPETIR CON LAS PRODUCCIONES DE LATINA

Amor de madre y Sila, cautiva de amor, son las dos producciones, una peruana y otra turca que ingresarán a competir con las exitosas producciones turcas que emite Latina. Sin duda, América ha aceptado que sus productos han sentido el polvo de la derrota. Por cierto Lo imperdonable, pasará a otro horario.

Lima, 06 Agosto 2015, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Desde este lunes 10 de agosto, América Televisión renovará su programación estelar estrenando dos producciones que ingresarán con el propósito de competir directamente con las exitosas producciones turcas que emite Latina. Será una directa competencia teniendo en cuenta que el noticiero será trasladado a las 11 de la noche, mientras la telenovela mexicana ‘Lo imperdonable’ se emitirá en otro horario.

Recordemos que las producciones turcas que transmite Latina han remontado en sintonía y se muestran, incluso, como imbatibles durante algunos días dejando a las, hasta entonces, exitosas producciones de Televisa, las mexicanas ‘La rosa de Guadalupe’ y ‘Lo imperdonable’, muy lejos. Por ejemplo, los días 27, 28 y 29 de julio, ‘Lo imperdonable’ fue superada por más de 7 puntos de rating como promedio por ‘Las mil y una noches’. Si tomamos en cuenta que cada punto de sintonía significa 16 mil hogares o 70 mil personas, los directivos de América han tenido que tomar decisiones drásticas.

Es por ello, que a partir de este lunes 10 de agosto, América presentará dos estrenos, una peruana y la otra turca para competir con ‘Las mil y una noches’ y ‘Fatmagul’ que emite Latina con aceptable sintonía.



AMOR DE MADRE

A las 9 de la noche se estrenará, ‘Amor de madre’ la nueva producción de Michelle Alexander y que marcará el regreso de las telenovelas peruanas a esa pantalla televisiva.

Pierina Carcelén, Vanesa Saba, Jimena Lindo, Alexandra Graña y Tula Rodríguez, interpretarán a cinco mujeres cuyas vidas se cruzarán para dar paso a historias de superación, sacrificio, y lucha; donde el inmenso amor por sus hijos y familia, las llevará a situaciones que sólo una madre puede experimentar. Cinco mujeres diferentes con historias propias de la vida misma donde la alegría y la tristeza se relacionan entre sí prevaleciendo siempre el amor hacia los suyos.

Esta nueva producción de América Televisión tendrá 80 capítulos y se estrenará en horario estelar.

SILA, CAUTIVA DE AMOR

‘Sila, cautiva de amor’, es la primera producción turca que emitirá América Televisión desde este 10 de agosto inmediatamente después de ‘Amor de madre’.

Esta telenovela cuenta con la participación protagónica de Cansu Dere como Sila y Mehmet Akif Alakurt como Boran.

Sıla (Cansu Dere) es una joven que viene de una familia pobre de Mardin, una ciudad en el sureste de Turquía. Su padre biológico, Celil (Menderes Samancılar), no pudo mantener a toda su familia y la vendió a una familia rica de Estambul. Ahí Sıla se cría en un ambiente lujoso y confortable.

Años después recibe la visita de su padre y la noticia de que su madre biológica está muy enferma; la última petición de ésta es verla antes de morir. Junto a su padre regresa engañada al lugar donde nació para pagar una deuda familiar. Su hermano Azad (Cemal Toktas) intentó huir junto a Narin (Boncuk Yilmaz) y fue sorprendido por Boran (Mehmet Akif Alakurt), el hermano de ésta, por lo que deberá pagar con su vida. Las estrictas costumbres del pueblo indican que la única forma de salvarse de la muerte es entregando a su hermana en matrimonio, por lo que Sıla debe contraer matrimonio con el patriarca local, Boran. Desde entonces, Sıla comenzará a vivir en un lugar bajo costumbres y tradiciones extrañas para ella, en un mundo distinto al que conocía, tratando de escapar de las creencias de la tribu y su pueblo el cual al rebelarse ella contra sus reglas, la quieren muerta.

Realmente la competencia se viene con fuerza. Sin duda, las telenovelas turcas han ingresado al gusto de los televidentes peruanos. América ha sentido el golpe y se propone competir de igual a igual. Justamente con lo que le está dando dolores de cabeza, las telenovelas. En todo caso, otro de los grandes perdedores son las producciones de Televisa que han sido relegadas por el talento turco que se posesiona con fuerza en el gusto del televidente peruano.