domingo, 18 de septiembre de 2016

LAS AMAZONAS: NUEVA ADAPTACIÓN MEXICANA ALEJADA DEL CLÁSICO GUIÓN

Culminó "Las Amazonas", una de las más pobres adaptaciones del clásico venezolano que constituyó un éxito en el Perú. Esta versión mexicana cuenta con una adaptación muy limitada respecto al recordado original.

Lima, 18 Setiembre 2016, (Por Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- América Televisión presentó, esta semana, el capítulo final de "Las Amazonas" que constituye un nuevo intento de Televisa por presentarnos un clásico guión adaptado a nuestros tiempos. La telenovela ya culminó, tanto en México como en el Perú.

Las Amazonas es una producción de Salvador Mejía para Televisa. Esta historia constituye la segunda adaptación hecha en México de la telenovela venezolana, Amazonas. La primera fue Niña amada mía (2003). El argumento original es del gran escritor venezolano, César Miguel Rondón.

En esta nueva versión, la telenovela está protagonizada por Victoria Ruffo, Danna García y Cesar Évora. Cuenta con el debut protagónico de Andrés Palacios. El reparto cuenta además con los actores Grettell Valdez, René Casados, Mariluz Bermúdez, Juan Pablo Gil y con las participaciones antagónicas de Gabriela Vergara, Guillermo García Cantú y Jacqueline Andere.

SU HISTORIA

Victoriano Santos (Cesar Évora) e Inés Huerta (Victoria Ruffo) se amaron siendo muy jóvenes producto de ese amor Inés quedó embarazada, pero ella no lo sabía. Ambos deciden huir del pueblo y rehacer su vida en Texcoco, donde un amigo suyo, Vicente Mendoza, (Alfredo Adame), quien ha amasado una gran fortuna, está dispuesto a ayudar a la joven pareja para que comiencen una nueva vida.

Vicente y Victoriano son amigos desde niños, amistad a la cual se une Loreto Guzmán, (Guillermo García Cantú), quien siempre les tuvo una gran envidia. A Vicente por tener suerte en el dinero y a Victoriano por su fortuna en el amor, pero sobre todo por el cariño de Inés, a quien Loreto ha amado toda su vida, pero ella lo ve sólo como a un amigo.

Una noche en que Inés regresa a su casa, Loreto la viola. Y tras este acto criminal, Inés cambia su manera de ser con Victoriano, quien no entiende qué es lo que le sucede a su amada. Cuando Inés descubre que está embarazada, piensa que el hijo es de Loreto, por lo que le insiste a Victoriano que ya no la busque porque se dio cuenta de que ama a Loreto.

Con los años, Victoriano consigue liquidar su deuda económica con Vicente y crece económicamente, pone su primera tienda y amasa una fortuna. Agradecido con Vicente, quien ha atravesado por malos manejos debido al vicio por el juego que tiene su madre (Jacqueline Andere), Victoriano accede a prestarle dinero cada vez que requiere liquidar una deuda hasta que acaba por poseer el rancho de Vicente quien se convierte en el dueño de la finca “Las Dianas” y criador de caballos pura sangre. Con ello, ha erigido un gran emporio gracias a la producción y procesamiento de lácteos.

Victoriano desconocía el abuso contra Inés y, creyéndola una ingrata, aceptó proteger a Diana, (Mónica Ayos), la esposa de Vicente Mendoza, su mejor amigo y dueño de “Las Dianas”.

Vicente muere asesinado y se le imputó a Loreto este delito, aunque también Victoriano fue sospechoso. Loreto fue encarcelado y Victoriano se casó con Diana. Poco después Inés regresó con su hijo Emiliano en brazos, (Juan Pablo Gil); y Diana, quien estaba enferma de muerte, la protegió y la dejó a cargo de sus tres hijas: Diana, (Danna García), Casandra, (Grettell Valdez) y Constanza (Mariluz Bermúdez). Desde ese momento Inés cuidó de ellas como una verdadera madre. Entre Inés y Victoriano seguía existiendo el amor, pero se interponían demasiados secretos y malos entendidos, por lo que Inés aceptó quedarse solo en calidad de ama de llaves.

BREVE REPASO DEL GUIÓN

Producto de la casualidad, resulta que este año en el Perú, hemos tenido la oportunidad de observar tres versiones de este guión creado por César Miguel Rondón. Primero, en América Televisión se emitió Las bandidas, desastrosa versión que realizó RTI Televisión junto con Televisa para poder ser emitida en Venezuela y varios países hispanos. Casi a semanas de concluir esta versión, la propia América comenzó a emitir "Las Amazonas". Curiosamente, diálogos más, diálogos menos, la idea central del autor prevalecía en estas dos versiones. Mientras ATV, gracias al convenio que tiene con América de emitir las viejas telenovelas mexicanas, comenzó a propalar "Niña amada mía" en el horario de la tarde, actualmente se sigue emitiendo.

Cómo se observa, los peruanos conocemos esta historia que César Miguel Rondón creara en los ochenta. En nuestro país, la versión original fue un éxito (ubicada entre los 5 primeros lugares de sintonía en 1985). Hasta las estrellas venezolanas llegaron a Lima y se presentaron en una actividad benéfica que preparó la primera dama de entonces, Pilar Nores, para su, Fundación por los Niños del Perú.

Hilda Carrero, Eduardo Serrano, Miriam Ochoa, Alba Roversi y Manuel Escolano fueron testigos de la fiebre que se desató en Perú por esta telenovela. El tema principal titulada "Sola" interpretado por el cantante venezolano, Jorge Rigo, fue un éxito indiscutible ese año. Aún se recuerda, como las jóvenes coreaban, junto al cantante, dicha canción cuando todo el elenco se presentó, en vivo, en dicha teletón benéfica.

Pues bien, con estos antecedentes, podemos decir que los peruanos no somos ajenos al éxito de esta historia venezolana cuyas posteriores versiones (tanto en Venezuela como en México) jamás tuvieron el mismo impacto que su versión original.

POBRE ADAPTACIÓN

Al igual que Simplemente María, Muchacha italiana viene a casarse, El derecho de nacer, María Isabel, entre otras clásicas versiones; esta historia merece ser producida fastuosamente y con actores protagónicos de primer nivel, porque su trama así lo amerita. De hecho Rondón, al escribir la vida de don Emiro Lizárraga (personaje principal) y sus tres bellas hijas, pensó en un reparto de lujo que sea interpretado por actores de trayectoria, en Venezuela, que puedan llevar adelante una trama romántica e interesante que se desarrolla entre el campo y la ciudad.

Por esos años (1985) César Miguel Rondón escribía para Venevisión cuya competencia directa eran las telenovelas que producía Radio Caracas Televisión (RCTV) cuya exclusividad con las historias de Delia Fiallo (hoy exclusivos de Televisa), les daba más de un dolor de cabeza.

Es por ello, que Rondón escribió la trama para sus primeras figuras venezolanas. Si bien es cierto, la telenovela tiene como giro principal el misterioso pasado de Emiro Lizárraga, la trama protagónica giraba en torno al romance de sus tres bellas hijas, Isabel, Carolina y Eloísa.

Como ya, Televisa había emitido el 2003 su primera versión, (Niña amada mía) y con las nuevas normas impuestas por dicha empresa; forzosamente la trama debía cambiar además de reducir el número de capítulos.

Es así, que en esta nueva versión llamada "Las Amazonas" nos encontramos con una nueva adaptación y con reducidos capítulos. En este caso, debemos agradecer a los directivos mexicanos por dicha reducción, debido a que esta producción merecía culminar "lo más pronto posible" debido a su irregular guión.

Esta vez, nos encontramos ante el protagonismo principal de la ama de llaves. Gracias a ello, se puede contar con Victoria Ruffo, una gran actriz con historias de éxito dentro de su trayectoria, pero con un protagonismo innecesario en esta telenovela. Incluso, nos atrevemos a pensar, que el guionista cambia la trama pensando en la Ruffo y no en el memorable guión original.

Recordemos que al crear esta historia; Rondón pensó en el protagonismo de las tres hijas mujeres y como tal, nunca se debió haber cambiado esa idea porque lo que observamos, en varios capítulos de esta adaptación, es el sufrimiento de una nana, cuyo perfil no parece el más indicado, debido a que Victoria se muestra más como la dueña de la casa que una humilde y sencilla mujer. Además resulta importante mencionar que Rondón pensó, al crear este personaje, en el perfil de una mujer con mayor edad; más pensado para una actriz de las características de la gran Prudencia Grifell o una Silvia Derbez; como lo era, también, la gran actriz venezolana Eva Blanco quien caracterizó impecablemente este personaje en la telenovela original. Lamentablemente Victoria mantenía un perfil poco deseado para un papel como este. Para colmo, impostaba terriblemente al momento de llorar.

Como el personaje era para Victoria, le crearon una vida paralela que “competía” con la de sus "niñas". A ella le inventaron un personaje sufrido, que era violada y con un hijo "sorpresa" al que, por el desarrollo de la trama, muchos televidentes ya presumían de quien se trataba. Es más, la narración de la historia a cargo de la propia Victoria Ruffo refuerza lo ya comentado. La protagonista era ella.

Aquí, es dejado de lado la intriga que le imprimió Rondón, al otorgarle un pasado misterioso al padre de Las Amazonas debido a su sorpresivo ascenso social. Otro punto a favor, del original venezolano, lo constituía el parentesco entre la villana esposa del padre con el exnovio de la hija mayor, cuya revelación se produce, recién, en los capítulos finales. En cambio, en esta versión, sucede todo lo contrario, con lo que el guión no solo se vuelve empalagosamente romántico sino se muestra carente de todo interés. En esta versión mexicana todo el problema gira en torno al pasado del personaje de Victoria Ruffo y su romance con un César Évora demasiado débil en sus intervenciones. Con ello se opacaba  la vida sentimental de las tres muchachas.

A propósito, las muchachitas tienen una presencia irregular. Las hijas de Victoriano tampoco funcionan como debería ser, en parte a su pobre guión. Empecemos, por la pareja "protagónica" a cargo de Andrés Palacios y Danna García, quienes no funcionan como pareja central. Más Palacios que Danna. Ambos se muestran muy impostados y muchos de sus diálogos se sienten ridículos.

Grettel Valdez es la que mejor parece sacar provecho a su rol. Lamentablemente su pareja, aparte de mostrar, un look horroroso, no logra compenetrarse con su papel, debido a que el guión no le posibilita un mayor lucimiento actoral. Rene Casados ha tenido, a su cargo, la caracterización de muchos personajes, algunos mostrados con eficiencia. Lamentablemente, esta vez, no llega a compenetrarse con su pareja de turno. Casados lucía mejor cuando personificó a Gonzalo Monterrubio en "Cuando me enamoro" (Televisa-2010). Observen, que en dicha producción, su personaje contaba con similar perfil que en este papel. Una pena, pero el actor no encajaba como pareja de Grettel y esto posibilitaba que el romance no causara el efecto deseado.

Ni que decir de Mariluz Bermúdez que más parece una quinceañera mimada y demasiado impostada para el papel que tuvo anteriormente a Ludwika Paleta en la primera versión mexicana y la recordada Alba Roversi en la versión original venezolana. Ambas actrices, de mayor edad que Mariluz, interpretaron maravillosamente a una joven de 21 años.

Es importante destacar los esfuerzos de la producción en el trabajo de fotografía, la buena selección de locaciones y un tema musical acorde a la trama mostrada. Se trata de la interpretación Entrégate interpretado por Carlos Marín de Il Divo.

En suma, la historia perdió todo su encanto con esta adaptación que incluyen problemas ya mostrados hasta el hartazgo, actores desabridos y mal escogidos (Jaqueline Andere y Rene Casados, parecen personas de la misma edad). La señora Andere mantiene el mismo perfil en todas las producciones en las que ha actuado como villana levantando la ceja en demasía. Además, el perfil original del personaje de la señora Andere, es la de una anciana en silla de ruedas (interpretado por la gran actriz venezolana René de Pallas), cuyo impedimento físico no constituía obstáculo alguno para causar más de una intriga. Incluso reforzaba la trama.

Definitivamente, no hay manera de encontrarle mayor afecto a esta producción de Salvador Mejía, el mismo de “Fuego en la sangre”, “La tempestad” y “Qué bonito amor”, sus últimas producciones que han corrido la misma suerte que esta historia, demasiado irregular y poco atractiva. Ni que decir de su deplorable final. Todo para el olvido.


(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com

1 comentario:

Anónimo dijo...

Aún recuerdo "Amazonas", la original venezolana. Bella telenovela. Por culpa de Chávez perdimos los venezolanos la posibilidad de seguir realizando buenas producciones. tenemos que soportar esta versión mexicana muy mala.