domingo, 18 de diciembre de 2016

"A QUE NO ME DEJAS": REMAKE ESPERADO

Una de las producciones que vale la pena comentar, en este cierre de año, es "A que no me dejas", una historia que tuvo adeptos aunque no estuvo a la altura del clásico original de 1988 "Amor en silencio".

Lima, 18 Diciembre 2016, (El Informante Perú).- En este 2016, que ya se va, se emitió "A que no me dejas", un esperado remake de la clásica historia "Amor en silencio" original de Eric Vonn y producida por Carla Estrada en 1988. La historia se divide en dos temporadas.

A que no me dejas fue producida por Carlos Moreno Laguillo. La primera etapa es protagonizada por Camila Sodi y Osvaldo Benavides, con las participaciones antagónicas de Arturo Peniche, Alejandra Barros y Laura Carmine. Cuenta además con las actuaciones estelares de Leticia Calderón, Alfonso Dosal, Cecilia Gabriela y Alfredo Adame.

La segunda etapa fue protagonizada por Camila Sodi e Ignacio Casano, las participaciones antagónicas de Alejandra Barros, Laura Carmine y Brandon Peniche. Cuenta además con las actuaciones estelares de Arturo Peniche, Erika Buenfil, César Évora y Cecilia Gabriela.

La historia

Paulina (Camila Sodi) y Adrián (bien Osvaldo Benavides), se aman y desean consolidar su amor comprometiéndose en matrimonio. Ella es hija de Gonzalo Murat (Arturo Peniche en gran nivel), un rico empresario hotelero que no acepta su noviazgo por considerar que Adrián no está a la altura social que ellos tienen. No obstante, Paulina está realmente enamorada y esto no le importa.

La pareja también tiene la oposición de Julieta (Alejandra Barros), hermana de Adrián quien está obsesionada con él y bajo su punto de vista ninguna mujer es suficiente, pero sobre todo, siente un odio especial hacia Paulina. En el momento en que Adrián está pidiendo de manera sorpresiva la mano de su amada, Julieta lo interrumpe para decir que jamás permitirá que se case con la hija del asesino de su padre. En ese momento todos tachan de loca a Julieta, ya que el padre de Adrián murió de un infarto, pero ella asegura que éste fue producto de la presión que sintió su padre cuando Gonzalo le hizo perder toda su fortuna.

Los problemas continúan para la pareja quienes, pese a todo, llegan al altar para consolidar su amor. El día de la boda, Julieta totalmente enloquecida intenta matar a Paulina. Todo sale de control porque existe otra persona que también tiene dicho propósito. El matrimonio termina en tragedia porque fallece Paulina, Adrián y el tío Alfonso (Alfredo Adame). La pareja deja en la orfandad a su hija Valentina y al pequeño Mauricio, al que quieren como si fuera su hijo.

Transcurren 17 años, Mauricio (Ignacio Casano) y Valentina (nuevamente Camila Sodi) han crecido todo este tiempo separados, pero comunicándose continuamente. Valentina vive en Los Ángeles, junto con Fernanda (Ela Velden), su entrañable amiga. Mientras, Mauricio vive en Cancún, junto a sus abuelos Gonzalo y Raquel (Cecilia Gabriela).

Mauricio ha estado enamorado de Valentina desde siempre, por lo que hará todo lo posible por protegerla y cuidarla. Es tan fuerte este sentimiento que decide desahogarlo en la soledad de su cuarto mediante escritos: poemas y pensamientos en los que vuelca ese gran amor que ha mantenido en silencio.

El romance está muy presente en esta historia... Pero también la maldad encarnada en Nuria (Laura Carmine), quien resentida y llena de frustración, hará lo que esté en su poder para quedarse con la fortuna de su padre. Además, Leonel (Salvador Zerboni) regresa como un gran empresario hotelero para vengarse de Gonzalo. Y por supuesto está presente la villanísima Julieta, quien está decidida a repetir la misma historia y terminar con la vida de Valentina y Mauricio, como lo hizo en el pasado con Paulina y Adrián.

Trama poco convincente

"A que no me dejas" era uno de los remakes esperados. Se sabía que Televisa esperaba realizar una nueva adaptación de esta historia muy popular y recordada en varios países, entre ellos el Perú. Uno de los motivos principales era saber cómo iba a plantear el productor mexicano la escena cumbre de la historia. El momento del asesinato de los protagonistas. Esa escena que, para muchos, constituye uno de los momentos más melodramáticos dentro del mundo de las telenovelas.

La primera parte se caracteriza con mostrar lo ya conocido. El romance de la pareja protagónica y la oposición de sus respectivas familias, pero es la pareja secundaria formada por Arturo Peniche y Leticia Calderón, quienes marcan la pauta con sus solventes caracterizaciones. Un placer resulta verlos actuar. Sin duda grandes actores. Mientras Alejandra Barros nos muestra a una tía histérica que va enloqueciendo de a pocos. Un rol no del todo logrado. Es que tampoco podemos olvidar, así como así, la magistral caracterización de Margarita Sanz, en la versión original.

Por otro lado, Camila Sodi, en su primer rol protagónico, no defrauda pero tampoco convence. A la actriz le cuesta mucho ser "sufrida", impostaba tan mal cuando lloraba que uno prefería verla siempre dulce y sumisa. Su porte, belleza y dulzura, salvaban muchas escenas, pero sus "sufrimientos" resultaban insoportables. Ya nos imaginamos la "paciencia" del director de cámara cuando le tocaba mostrar determinada escena dramática.  Con mayor experiencia, Osvaldo Benavides, convencía en su rol de galán angustiado y atrapado en las garras de la hermana posesiva.

El problema de esta primera etapa es que el perfil de las villanas no está bien desarrollado. Laura Carmine, nunca logra consolidar la característica principal de su personaje, una mujer envidiosa y neurótica. Incluso, con algo de bondad, mostrada al final de la primera parte de “Amor en Silencio” cuando Elvira Mosell llora y se abraza con Erika Buenfil, demostrando que a pesar de la envidia que sentía, la quería como "hermana". Aquí nada de eso se aprecia, más que tener a una mujer caprichosa y sin la malicia que requiere este personaje. todo es maldad y más maldad. Por otro lado Salvador Zerboni, completa este trío de malos. Zerboni es un buen villano, no necesita mayor preparación porque su rostro y estilo interpretativo lo muestran como tal, sin embargo aquí tiene un rol casi de relleno.

Uno de los puntos a favor de esta producción, lo constituyen las canciones incluidas en esta telenovela, mejor el tema principal, "A que no me dejas", interpretado por Alejandro Sanz y Alejandro Fernández, que la segunda canción que daba inicio a la segunda temporada de título, "Pero tú interpretado por el propio Fernández.

Un punto a destacar es el romance abierto planteado en la trama, muy acorde a nuestros tiempos, bien detallista y excelentemente planteado en la historia, como es el amor que se profesan Paulina y Adrián y el posterior sentimiento que la misma protagonista siente hacia, quien sería, su esposo, Camilo (Alfonso Dosal) con escenas de alcoba incluida.  Este tipo de escenas modernizan la trama y la hacen más creíble a los televidentes. Atrás quedaron las sumisas “cenicientas” que solo se entregaban a su único amor, el galán de turno.

La escena cumbre, el asesinato de los protagonistas, deja mucho que desear. Aquí nos presentan una muerte sencilla con expresiones congeladas y estáticas, además una música incidental para el olvido. El colmo, es que agregan un muerto más y con ello la posterior muerte de Inés (Leticia Calderón) se muestra opacada y sin el impacto que merecía. Recordemos que los momentos cumbres de esta escena, en la versión original, marcan un antes y un después dentro del guión. Aquí, todo ello, es dejado de lado y no pasa de ser una escena más sin pena ni gloria. A pesar, que intentan crear una "aureola" de misterio a los culpables de este asesinato, ello poco interesa, Muchos están más interesados en conocer a los nuevos personajes de la segunda temporada, que encontrar con los culpables del cruel asesinato.

Historia de adolescentes

Cómo ya muchos sabían, esta producción consta de dos etapas. A pesar que desde las épocas de "Los ricos también lloran" (Televisa, 1979) o años más atrás con "Mi rival" (Televisa, 1973), los productores cuando presentaban historias de este tipo, las diferenciaban simplemente como "primera parte" y "segunda parte". Hoy en día, producto del auge que tienen las series gracias a los servicios de streaming, la producción utilizó la palabra “temporada” para diferenciar el cambio de etapas en la historia.

Tal como en su versión original, la historia nos muestra el romance juvenil ensombrecido por las villanías de los tres personajes en mención, ya con canas en su haber, siguen haciendo de las suyas. A este grupo se unen más actores juveniles para darle mayor tensión a la trama.

Los mejores, como siempre, impecable Arturo Peniche. Al que se une una Cecilia Gabriela, muy convincente en su rol como Raquel, ya anciana, con el alzhéimer que la atormenta y pensando siempre en Alfonso, el amor de toda su vida. Su muerte fue como su vida misma, tranquila y reposada.

Dentro de los actores juveniles sobresale una simpática Ela Velden con el mismo papel que en el pasado lo tuviera nuestra actriz peruana Patricia Pereyra en la versión original. La actriz mexicana luce muy dulce. Su belleza y simpatía terminan cautivando a los televidentes.

Por su parte, Camila Sodi como Valentina luce más creíble que interpretando a Paulina. Atrás dejó la dulzura y el sufrimiento, ahora se muestra rebelde e impulsiva. Mucho mejor que en su primera etapa. Mientras Ignacio Casano no defrauda como sordomudo. El problema es que el libreto no echa mano de mejores conflictos con que saber aprovechar a este personaje. Mucha mayor tensión y expresividad lo ponía Omar Fierro en la versión original.

En suma "A que no me dejas" no fue la producción que uno esperaba. Tiene algunos momentos intensos, pero en líneas generales, demasiado empalagoso, actuaciones dispares y un guión que dejó de lado el melodrama puro que tan bien caracterizaba a la versión original para dar paso a una lucha entre buenos y villanos, entretenido pero vacío en su contexto.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo Mejor de A que no me demas fueron Las interpretacionea magistrales de Arturo Peniche y Leticia Calderon junto a Cecilia Gabriela. Grandes personalidades de la actuacion!. La production en SI fue Buena. A mi me gusto bastante.

Pd. Espero Tu comentario sobre Ros Negra!! :)

Anónimo dijo...

Realmente el Sr Peniche hizo una gran actuación en esta novela. Viste su actuación en Mujeres de Negro donde repite con Leticia Calderón y Alejandra Barros? Su actuación en dicha serie a mi parecer fue mucho mejor que AQNMD.

SIMPLEMENTE NOVELAS dijo...

Estimado Anónimo. Tienes toda la razón en cuanto a los conceptos que detallas sobre Arturo Peniche. En cuanto a las series presentadas por Televisa consideramos a Yago y Mujer de Negro como las más sobresalientes producciones que emite la televisión mexicana. Tienes toda la razón, Peniche logra una buena actuación en dicha serie. Sin duda, un gran actor.

Gracias por leernos y seguirnos..