lunes, 18 de septiembre de 2017

En tierras salvajes se estrena en Perú por América TV

Comienzan los estrenos en América Televisión que transmitirá "En tierras salvajes", nueva producción de Televisa que vemos con agrado a través del cable. Ya puedes verlo en Perú en el horario de las 4 de la tarde.

Lima, 18 Setiembre 2017, (El Informante Perú).- Mientras Latina y ATV continúan con la emisión de sus enlatados turcos que no tienen cuando acabar, América Televisión estrena cada tres meses producciones mexicanas cuya reducción de sus capítulos permite revisar producciones más continúas y mejor estructuradas, en su mayoría.

Así tenemos, En tierras salvajes, interesante producción de Televisa que vemos con agrado a través del cable. Esta producción de Salvador Mejía Alejandre continúa transmitiéndose por la televisión mexicana. La historia original a cargo de los españoles Ramón Campos y Gema Neira (Bambú Producciones) fue adaptada por Liliana Abud, Katia Rodríguez y Victoria Orvañanos.

Recordemos que tanto Ramón Campos como Gema Neira son los responsable de algunas de las series más exitosas de España en los últimos años, tales como Velvet, Gran Hotel o Las chicas del cable, primera serie original de Netflix en España.

La telenovela de 72 capítulos de una hora de duración está protagonizada por Claudia Álvarez, Cristián de la Fuente y Horacio Pancheri, con las participaciones antagónicas de Lisardo, Diego Olivera y Ximena Córdoba. Cuenta además con las actuaciones estelares de Ninel Conde y los primeros actores: César Évora y Daniela Romo.

La historia se centra en la atracción y disputa que surge entre tres hermanos por el amor de una bella mujer. Una historia que atrapa e interesa; el cual revisaremos en breve (una vez finalice) debido a que toma como base la historia de tres hermanos aguerridos y rudos capaces de amar con deseo y frenesí a una mujer.

La trama nos presenta a Isabel Montalbán (la bella Claudia Álvarez), una chica de la ciudad que se traslada al pueblo en el que viven los padres y los dos hermanos de su marido, Aníbal Otero (Diego Olivera). Una vez allí, su presencia desbordará una vorágine de pasiones que afectará para siempre el destino de todos los integrantes de la familia Otero, en especial de Daniel (Cristián de la Fuente) y Sergio Otero (Horacio Pancheri).

Esta producción inicialmente iba ser protagonizada por la actriz Mayrín Villanueva, sin embargo Televisa optó por sacarla del reparto debido a un tema de 'imagen corporativa' debido a que la actriz ya era protagonista de dos producciones emitidas por Univisión, (que también transmitiría esta historia) y cuya cadena pertenece a Televisa. Por cuestión de imagen debido a que podían saturar al televidente se cambió de protagonista y entró en su lugar Claudia Álvarez. Por otro lado, el productor, Salvado Mejía, reveló que la empresa también le pidió realizar algunas correcciones al personaje protagónico femenino ya que por el horario en el que se iba a transmitir, en México, tenía que tener un toque más jovial.

La telenovela, En tierras salvajes, que Televisa emite actualmente a las 19:30 horas por Las Estrellas (lo puedes ver a través del cable), podrá verse desde este lunes 18 de setiembre a las 16:00 horas en Perú, por América Televisión. Esta historia reemplaza a Enamorándome de Ramón, otra producción de Televisa, que ya culminó y, cuya historia, lo estaremos comentando esta semana, así como la telenovela peruana Mujercitas que debe culminar en estos días para dar paso a la esperada producción nacional Colorina.



miércoles, 13 de septiembre de 2017

Hasta siempre...Saby Kamalich

Ha fallecido Saby Kamalich, protagonista de la única telenovela peruana de éxito internacional. Simplemente María. La actriz peruana participó en títulos emblemáticos. Su partida ha causado hondo pesar entre sus miles de seguidores.

Lima, 13 Setiembre 2017, (El Informante Perú).- La gran actriz peruana Saby Kamalich falleció, esta mañana, a los 78 años. Sabina Fantoni Kamalich fue el nombre verdadero de la artista quien se dio a conocer por su papel de María Ramos en la primera telenovela peruana, de gran éxito internacional, 'Simplemente María'.

Saby se encontraba retirada del ambiente artístico desde hace unos años debido a una enfermedad a la columna por la que fue sometida a un coma inducido que le provocó incapacidad en su pierna derecha.

La actriz peruana nació en 1939, en Lima, Perú. Radicó en el distrito de San Miguel. Hizo sus estudios en el Colegio Sagrados Corazones Belén. Estuvo casada con el actor Carlos Tuccio, con quien tuvo 4 hijos.

Su primera aparición en televisión fue en el Canal 4 en 1959 con la serie 'Bar Cristal', el primer programa de ficción de la TV peruana.

Posteriormente fue contratada por Panamericana Televisión para protagonizar diversas telenovelas que dicha televisora producía compartiendo escenario con actores de la talla de Luis Álvarez, Fernando Larrañaga, Elvira Travesí, Pablo Fernández, Gloria Travesí, además de su pareja permanente en las teleseries de canal 5, el gran Ricardo Blume

Tras varias participaciones en dicha cadena televisiva, fue llamada a participar en la telenovela peruana, ‘Simplemente María’, producida por Panamericana Televisión en 1969 al lado de Braulio Castillo y Ricardo Blume.

El éxito fue inmediato. La telenovela se emitió en países como Guatemala, Nicaragua, Uruguay, República Dominicana, Venezuela, Chile, Puerto Rico y México. Posteriormente participa en la telenovela 'Rosas para Verónica' (Panamericana Televisión-1971) junto a Ignacio López Tarso, Carlos Tuccio, Walter Rodríguez y Liz Ureta.

La telenovela no tiene el éxito esperado. En busca de mejores oportunidades, en 1972 la actriz viaja a México contratada por Televisa gracias al éxito de ‘Simplemente María’.

Ya en la capital azteca, Saby tiene su primer estelar en "Mi Rival" al lado de grandes actores mexicanos de la época, como Carlos Bracho, Enrique Álvarez Félix y Sara García.

Luego del éxito de esta producción, le siguen títulos como ‘Barata de primavera’, ‘Pelusita’, 'Cuando los hijos se van', 'La gloria y el infierno', 'Amor en silencio' y 'La casa al final de la calle'. También participa en la telenovela 'Destino'.

En 1991, Saby Kamalich ingresa a la telenovela 'Yo no creo en los hombres' interpretando a una matriarca villana y vengativa. Durante toda la década continúa trabajando activamente en novelas como 'María José', 'Retrato de familia' y 'Sin ti'.

Retornó a Perú a comienzos de los ochenta (1983) para actuar en un capítulo de la serie policial peruana ‘Gamboa’ en Panamericana Televisión, dirigida por el cineasta y productor peruano Luis Llosa Urquidi.

En el año 1997, Saby Kamalich emigró a la naciente cadena TV Azteca y participa en telenovelas como 'La casa del naranjo', 'Amores, querer con alevosía' y 'La duda' interpretando principalmente papeles antagónicos.

También aparece en las telenovelas producidas por la cadena Telemundo como 'Corazón partido' y 'Madre Luna'.

Recordemos dos de sus más grandes actuaciones:

Simplemente María – Perú (Panamericana Televisión - 1969)

Con el paso del tiempo, "Simplemente María" constituye una página gloriosa de nuestra televisión peruana, clásico absoluto a nivel internacional e ícono indiscutible dentro de la historia de las telenovelas.

La historia original pertenece a la escritora argentina Celia Alcántara. En nuestro país la telenovela fue dirigida por Carlos Barrios Porras y producida por Vlado Radovich para Panamericana Televisión. Fue protagonizada por Saby Kamalich, Ricardo Blume y Braulio Castillo. Emitida en el Perú en 1969. Posteriormente se emitió en más de 18 países con altos niveles de audiencia. Hecho único jamás repetido, hasta la actualidad, por otra producción peruana.

María Ramos Flores (excelente e inolvidable papel de nuestra Saby Kamalich), es una humilde campesina que vive en el campo (Apurímac) con su padre y varios hermanitos menores a quien debe mantener. Ella viaja a Lima, ciudad que nunca ha conocido en busca de un trabajo digno que le permita enviar dinero a sus familiares. En nuestra capital, consigue trabajo de empleada doméstica. Pronto, hace amistad con Teresa (Mariella Trejos), la criada de la casa vecina, con quien comienza a pasear los días domingos, en su día de descanso. Una de esas tardes dominicales, las muchachas conocen a Roberto Caride, un aristocrático estudiante de medicina, (excelente Ricardo Blume), quien acompañado de su mejor amigo (Hernán Romero) se propone conquistar a aquella humilde, pero bella mujer.

Muy pronto, Roberto seduce y embaraza a María. Al enterarse del embarazo, el joven la abandona, por presión de su familia y amigos quienes lo inducen a dejarla porque casarse con ella, solo le traerá problemas, debido a la sencillez de la muchacha provinciana, empleada doméstica y sin ningún tipo de educación.

"Simplemente María", fue una producción memorable, su éxito radicaba no solo en el gran talento actoral de sus protagonistas, sino también en haber adquirido un libreto muy realista, es decir “de la vida misma”. En cada capítulo se muestra el afán de superación de una mujer, seducida por un irresponsable “señorito de la casa” que la abandona a su suerte, pero ella logra lo impensable. Se consolida como mujer de negocios y llega a tener tanto o más dinero que la familia que, una vez, la despreció por ser una “chola inculta y sin educación”.

La historia les trajo más de una satisfacción a sus protagonistas. Todos ellos fueron contratados ventajosamente por Televisa ¿El motivo? La telenovela fue emitida en el país azteca. Héctor Delgado Parker, encargado de la gerencia de ventas, de las producciones que realizaba Panamericana, logra gracias a su gran talento profesional y merced a una reciprocidad comercial vender “Simplemente María” a México.

La telenovela desató la histeria colectiva en dicho país, tan proclive al nacionalismo de sus productos. “Nosotros vendemos, ellos no nos venden” decía, en más de una vez, el tigre Emilio Azcárraga.

Pero sucedió lo contrario, la calidad y el talento actoral fueron recompensados con la enorme aceptación y tributo que jamás tuvo otra producción extranjera en el país azteca, hasta el día de hoy.

Bajo todo punto de vista, esta producción realizada por una canal (Panamericana) que se suponía principiante y menos peligrosa para la competencia televisiva, logró remecer México. No había nadie que no hablara de “Simplemente María”, desencadenó un aumento en las ventas de máquinas de coser y de gente tomando clases para utilizarlas. En México, se especuló que había tenido más audiencia que la Copa del Mundo de 1970. Por eso habría que agradecer a ese público mexicano que supo valorar nuestro producto por encima de las miles de producciones mensuales que realizaban los productores mexicanos. De hecho, tras observar que la audiencia de la telenovela peruana aumentaba en el canal de la competencia, Ernesto Alonso preparó de inmediato, “La Cruz de Marisa Cruces” (Teleprogramas Acapulco-1970) con la extraordinaria Amparo Rivelles como protagonista, para competir con nuestra telenovela peruana, pero nunca pudo superarla. Y eso sucedía en el propio país mexicano.



Mi Rival – México (Televisa – 1973)

Tras el suceso de 'Simplemente María' en México, Saby Kamalich estelariza en dicho país, 'Mi rival' producida y dirigida por Valentín Pimstein en 1973. La historia está basada en la radionovela de Inés Rodena, ‘Cuando la rival es una hija’. Debido al éxito, la telenovela se dividió en dos partes. Saby, en su primera parte, tuvo como galán a Carlos Bracho. Además de Lupita Lara, Sara García y Aarón Hernán. Posteriormente en su segunda etapa tuvo como galán a Enrique Álvarez Félix, junto a Guillermo Álvarez Bianchi, Olga Breeskin, Silvia Pasquel, Eric del Castillo, María Teresa Rivas, entre otros grandes actores mexicanos.

María Elena (maravillosa Saby Kamalich) es una mujer casada con el octogenario capataz, Anselmo Rivero (Aarón Hernán) a quien venera y ama como un padre. Se casó, obligada por las circunstancias, con un hombre bueno a quien respeta, pero vive muy infeliz por no haber olvidado al muchacho de quien se enamoró en su juventud. Por circunstancias de la vida, ese hombre reaparece en su vida, siendo ahora el nuevo administrador de la hacienda de su esposo. Radamez del Valle y Pimentel (Carlos Bracho) se sorprende al ver, al amor de su vida, casada y con una hija adolescente llamada Elenita (Lupita Lara en buen papel). Ambos evitan todo contacto, pero las circunstancias de la vida se empeñan en unirlos más. Elenita se entera de la verdad y se promete, así misma, enamorar a Radamez para así acabar con la esperanza de su madre. Elena vive entre la incertidumbre y el desamor. Solo su leal tía Charo (Sara García en buena actuación) sabe la verdad y la protege de tantos problemas

Finalmente Elena encuentra el camino de la paz. Suceden varios inconvenientes en su vida que terminan con el casamiento de Elenita y Radamez. Elena comprende que no puede opacar la felicidad de su hija. Sola, tras la muerte de su tía Charo, parte a la ciudad buscando nuevos rumbos en su vida. En México DF, le espera una nueva vida. Conoce a un mujeriego empedernido escondido tras la imagen de hombre noble y sencillo. Se trata de Jorge Layos (Enrique Álvarez Félix, en gran actuación). María Elena lo apoya y termina encumbrándolo como una promesa del periodismo. Jorge, gracias a los contactos que tiene María Elena, entra a laborar en el diario más importante de México. María Elena termina comprometiéndose con Jorge, sin saber que su mejor amigo (Guillermo Álvarez Bianchi), la ama en silencio.

Mi Rival tuvo un buen nivel de audiencia en México. Dos años después se emitió en Perú y sirvió para que Saby Kamalich consolide su imagen en México.

Nuestra querida actriz, Saby Kamalich ha partido. Siempre recordaremos a una de las actrices más importantes de nuestro país.





domingo, 3 de septiembre de 2017

El Bienamado: oscuro costumbrismo

Culminó, en el cable, "El Bienamado" que causaba curiosidad por tratarse de una adaptación de la versión brasileña que en el Perú se emitió con buena aceptación. La versión mexicana no llegó siquiera a igualar al original. 

Lima, 03 Setiembre 2017, (El Informante Perú).- Esta semana culminó en el cable, 'El Bienamado' una producción de Nicandro Díaz para Televisa. Constituye una de las pocas adaptaciones brasileñas que ha realizado esta televisora. Recordemos que Rede Globo, realizó la telenovela, adaptada de una obra teatral muy popular en Sao Paulo. En el Perú, se programó con buena audiencia la versión brasileña llamada originalmente O Bem-Amado en 1981.

La producción mexicana está protagonizada por Jesús Ochoa, Mariluz Bermúdez y Mark Tacher. También actúan Andrés Palacios, Chantal Andere, Nora Salinas e Irán Castillo, con la participación antagónica de Salvador Zerboni, y las actuaciones estelares de Laura Zapata y Alejandra García.

La historia

Odorico Cienfuegos (Jesús Ochoa) es un ocurrente y pícaro empresario quien gana la presidencia municipal de su pequeño pueblo, llamado Loreto, con la promesa de construir un cementerio. Justina (Chantal Andere), Dulcina (Nora Salinas) y Santina (Irán Castillo en buen papel), son tres hermanas solteronas quienes lo ayudan en su campaña política y con las tres tiene amoríos secretos, sin que ellas lo sepan entre sí.

Odorico tiene tres adversarios naturales: Doña Bruna, (Laura Zapata), líder de la oposición política; Homero, (Andrés Palacios), periodista local que le cuestiona todos sus actos de gobierno; y León, (Mark Tacher), el médico recién llegado, quien se encarga de que nadie muera en el pueblo.

El más grande problema de Odorico es Valeria (Mariluz Bermúdez), su hija, quien regresa al pueblo y se enamora de León, pero él no le corresponde por una culpa del pasado. La trágica muerte de su esposa (breve reaparición de Jacqueline Bracamontes), a quien un accidente le quitó la vida de ella y del bebe que esperaba. Valeria también tiene un noviazgo intermitente con Homero, el periodista, quien pierde la cabeza por ella.

Odorico está obsesionado con inaugurar su cementerio, por lo que usa diferentes artimañas para conseguir su objetivo. Desesperado por no lograr que alguien muera, planea un atentado que da lugar a un desenlace inesperado.

Costumbrismo a medias

Al terminar de ver 'El Bienamado' el debate no puede dejarse de lado. Nos preguntamos ¿Por qué ningún otro país puede, acercarse, igualar o superar, lo realizado por los productores brasileños?

Hemos dedicado varios artículos para analizar lo que sucede con las adaptaciones de historias brasileñas, pero el resultado siempre es lo mismo. Las versiones originales siguen siendo insuperables.

Al igual que lo sucedido con 'El clon' (Telemundo. 2010), el costumbrismo y misticismo, de los brasileños, se deja de lado para agregarle más romanticismo y felonía, al por mayor.

Es importante agregar que los guiones originales brasileños, de antaño, le dan poco giro argumental a los romances que se van tejiendo alrededor del protagonista principal quien, casi siempre, es un personaje mayor, no tan agraciado pero si atractivo, por lo pícaro y mundano.

En esta versión mexicana de 'El Bienamado', el peso de la historia recae en Jesús Ochoa, tal vez, el más indicado física e histriónicamente, en encarnar aquel memorable personaje creado por Alfredo de Freitas Dias Gomes a quien debemos obras como Roque Santeiro, Mandala, entre otras. El dramaturgo brasileño fue esposo de Janete Clair, famosa autora de telenovelas de TV Globo.

Jesús Ochoa tiene mucho del perfil creado para Odorico, pero sucumbe al carecer de una identidad propia. Los guionistas le quitaron ese perfil regional que tanto se resalta en la versión carioca. Para colmo es el único que funge en hablar con ‘dejo’ rural; mientras los demás pobladores se expresaban como costeñitos mexicanos.

Ochoa es un buen actor, pero el perfil señalado por los guionistas es demasiado bufonesco. El actor mexicano termina parodiando al personaje original y lo caricaturiza. Cuando se produce el cambio respectivo los libretistas lo definen como “un desquiciado” y eso nadie lo cree. Odorico siempre fue un ventajoso y malsano personaje capaz de llegar a asesinar con tal de tentar el poder. Luego de ofrecernos una actuación caricaturesca, al personaje mexicano no lo vuelven villano sino un ‘loco descarriado’. Todo por obtener un muerto para su panteón que luce demasiado modernizado, con lo que la trama comienza a sucumbir.

La historia incide más en el cuarteto romántico, creado por los libretistas, opacando la "gestión" de Odorico. En esta versión mexicana, revisamos la tragedia ocurrida con la esposa del doctor León Serrano. La muerte de su esposa es la que mejor resalta en su primer capítulo. Lamentablemente el perfil del personaje interpretado por Mark Tacher carece de la fuerza, el carácter y la fortaleza que le imprimió Jardel Filho como el correcto e impasible, doctor Juarez Leão en su versión original. Hay demasiada diferencia entre uno y otro personaje. Al incidir en un cuartero romántico, Televisa desea asegurar audiencia y repite por enésima vez una historia de celos, romance y frivolidad que el personaje del doctor rural no lo tenía. Ni que decir de su pareja, Valeria Cienfuegos cuya actriz Mariluz Bermúdez carece del histrionismo y la mística belleza de la hermosa Sandra Brea, (quien falleció a inicios de este siglo) enamorada del doctor de aquella región. Los pantalones cortos (insinuantes ‘shorts’) y la blusa desabrochada eran detalles que no pasaban desapercibida en la historia original y servían de mucho para entender la fría rigidez del doctor de pueblo que huía de ese pasado que no se conoce hasta el final de la trama. Aquí Televisa lo presenta, desde el arranque, para inyectar su empalagoso romanticismo. En la versión carioca, los largos diálogos (característica de esa época) servían para entender las insinuaciones con dosis de erotismo que Telma (personaje original brasileño) le sugería al galeno del pueblo.

Otro detalle a tener en cuenta es el vestuario de Mariluz Bermúdez que no le favorecía a su personaje, dejaba traslucir su delgada figura, que en nada contribuía a crear una mejor imagen provocadora en la hija de Odorico, cuyo perfil original era el de una mujer despampanante, deseada y aturdida en sus propios conflictos. Un personaje, que en el pasado, la podían interpretar unas jovencitas Lupita Ferrer o Maribel Guardia. Y, en nuestros días, quizás Maite Perroni le pudo sacar mejor provecho. Por otro lado, no entendemos la imposición de colocar un personaje gay como "paño de lágrimas" de Valeria. A Ricardo Fastlicht lo terminan por convertirlo en el 'cómico' de la trama.

Dentro de los actores destacados, figuran Irán Castillo como la sumisa y benevolente Santina Samperio. Además de Dayren Chávez como la bella y angelical adolescente "Luz Marina". Una joven a quién hay que seguir de cerca. Es bella y proyecta una imagen atractiva en pantalla. Una agradable sorpresa dentro del reparto lo constituyó don Eduardo Manzano, un comediante y actor de cine y televisión mexicano, muy recordado por su participación en el programa 'Eduardo II', allá por los setenta.  No podemos dejar de destacar su inteligente y muy buena entrada (ojalá alguna vez las producciones peruanas tengan 'intro' dentro de sus producciones)

Por cierto, muchos de los personajes carecían de mayor fuerza interpretativa debido a que el guión sí respeto a los personajes y los incluyó a todos, pero por la poca cantidad de capítulos existentes, muchos pasaban desapercibidos. Esta producción carecía de una mejor estructuración en el casting, se llenó de personajes y no supo ordenarlos mejor según sus requerimientos.

Por otro lado, tenemos a Andrés Palacios, otra vez fungiendo de galán. No entendemos el por qué Televisa insiste tantas veces con él. Pensar que a Christian Meier se le criticó mucho su participación en “La Malquerida” (Televisa. 2014). Aquí Palacios nuevamente se muestra “duro” y falto de un mejor histrionismo para convencernos de su incertidumbre y poca convicción para decidirse por la mujer amada.

Mención aparte, merecen las solteronas, cuyas actrices no desentonan en lo absoluto. El problema es que los guionistas nuevamente se apartan del perfil original de estas mujeres quienes lo perdieron todo por amor. Ellas idolatraban a Odorico y su satisfacción sexual llegaba a su clímax cuando sucumbían por el hombre que se aprovechaba de ellas para provecho propio. Aquí terminan, cada una, con pareja y nunca se detalla la causa de esa malhadada idolatría. Por otro lado, Francisco Gattorno como "Chuy Muertes" tenía mucho más de bufonesco que de un pistolero arrepentido de sus actos. Eso sí, el actor le da un buen toque artístico a su personaje presenciando un cambio religioso a su 'vida sangrienta' resultando más creíble que el personaje original carioca.

Libretos a la mexicana

El problema no es que los tiempos han cambiado o que las mentes son otras (escaso argumento redundante), la causa son las pobres adaptaciones que se realizan. Un gobernador cuya promesa es construir un cementerio, hoy en día, se da en cualquiera de los pueblitos rurales. Ni que decir el guiño argumental que podríamos sacar alrededor de las falsas promesas que nunca se realizan o esos juramentos electorales de los más inverosímiles con el propósito de obtener el más preciado botín: el sillón presidencial.

Hay que saber entender la historia, comprenderla y sacar el máximo provecho posible. Si bien destacamos sus bellas locaciones y algunos momentos de interés, la historia se cayó y se volvió no solo redundante sino inverosímil. Un pueblo mexicano donde una cadena de montañas impida que la señal de internet y celular llegue, es poco verosímil. Debió señalarse que la trama estaba realizada en los ochenta, por ejemplo. Allí tendría coherencia con lo que se muestra.

Sin duda, hay que saber adaptar una historia costumbrista; el hombre que pretendía volar, el sujeto que se quería asesinar, son supercherías propias del misticismo regional que envuelve a un guión como este, pero bien diseñado hasta podríamos creerlo. Total, las telenovelas son productos de entretenimiento. Sin embargo, la trama se caía porque volvíamos a lo mismo de siempre, no había cambios o guiños dentro de la trama que nos pueda sacar de ese letargo impuesto durante la mayoría de sus capítulos.

En suma, nosotros nos quedamos con aquellos memorables pobladores de Sucupira, una historia original brasileña que gustaba por la originalidad de sus personajes, su sentido del humor, una historia sencilla pero a la vez deslumbrante; una diferencia sustancial que en su adaptación mexicana, nunca vimos.