sábado, 21 de septiembre de 2019

Por amar sin ley (Primera temporada): Detrás del escritorio

Volvemos con nuestros habituales comentarios sobre producciones internacionales. Aunque un poco retrasados, trataremos de brindarle nuestro análisis en torno a producciones que dieron que hablar a lo largo de este año. Una de ellas fue la serie 'Por amar sin ley'.

Lima, 21 Septiembre 2019, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Hay muy pocas telenovelas que ver, de hecho, muy pronto comentaremos algunas producciones turcas que emite Latina. Ante la escasa producción internacional que gire en torno a este tipo de contenidos, nuestra parrilla nacional está compuesta por muchas producciones ya emitidas anteriormente con éxito en su año de producción. Mientras en los canales líderes, aparte de alguna que otra producción turca, el principal proveedor de producciones mexicanas de Televisa, América Televisión emite dos series y una telenovela del país azteca.

Mientras esperamos la culminación de la telenovela nacional 'En la piel de Alicia' comentemos producciones que, por falta de tiempo no pudimos analizar y que merecen algunas líneas.

Una de ellas fue, 'Por amar sin ley' una telenovela colombiana convertida en serie mexicana, actualmente ya se emitió su segunda temporada en su país de origen, fue producida por José Alberto Castro para Televisa en 2018. Esta historia fue emitida, este año, por América Televisión. Constituye la adaptación de la producción colombiana 'La ley del corazón', original de la conocida y talentosa escritora Mónica Agudelo, de quién observamos, hace un par de años, en señal abierta, su más grande logro 'La hija del mariachi', catalogada por este redactor como la ‘Mejor Producción del 2009.

Sinopsis oficial

El grupo de abogados que conforman la firma 'Vega y Asociados' fundada por Alonso Vega (buena actuación del gran actor Guillermo García Cantú) es uno de los más reconocidos de México.

Allí laboran los más eficientes y talentosos abogados quienes llevan todo tipo de casos. Los personajes principales son Alejandra (Ana Brenda Contreras), Ricardo (David Zepeda) y Carlos (Julián Gil).

Después de que la policía encarcela a Carlos por la muerte de una prostituta, Alejandra comienza a trabajar para Vega y Asociados. Allí comienza a sentirse atraída por Ricardo, pero Carlos, después de ver esto, decide hacer todo lo posible para separarlos junto con la ayuda de Elena (Geraldine Bazán). Por otro lado, están Victoria (Altair Jarabo) y Roberto (José María Torre), Roberto intenta seducirla, pero ella se niega a caer en su juego, mientras Benjamín (Pablo Valentín) y Leticia (Eva Cedeño), dos ambiciosos abogados, además de amantes laboran en casos donde mayormente sacan provecho propio. Otro grupo de abogados lo conforman Olivia (Ilithya Manzanilla) que está locamente enamorada de Leonardo (Manuel Balbi), pero él solo tiene ojos para su trabajo y Gustavo (buen actuación de Sergio Basañez), quien producto de una mala decisión termina su matrimonio con Isabel Palacios (Isabela Camil). Finalmente Juan López (Víctor García), es un joven abogado que admira la firma Vega y Asociados y desea obtener un puesto en ese despacho de abogados.

Correcta producción

'Por amar sin ley' constituye una buena producción que sigue una línea narrativa que en ningún momento decae. En todas partes del mundo, los bufetes de abogados cumplen un estilo laboral que en nada difiere, salvo en lo que corresponde a las normas legales de cada país.

El primer capítulo centra la trama en lo que veremos a continuación. El inicio en la vida de estos personaje con más de un problema en sus vidas y que deben resolver, paralelamente a su trabajo como abogado.

En los primeros capítulos de la misma, se establece claramente que es un argumento propio para telenovela. De hecho, desde los tiempos de 'El amor tiene cara de mujer' (Televisa. 1973), el centrar la trama dentro de una oficina o centro laboral donde se entremezclan conflictos, amores y enemistad, es propio de guiones que obtuvieron resultados satisfactorios. Recordemos otros títulos como 'Barata de primavera' (Televisa. 1975) en México o 'La fábrica' (Panamericana Televisión. 1972); en el Perú, por ejemplo. Pese a abundar una serie de conflictos en cada uno de los personajes la historia siempre establece un lugar común, el centro laboral donde todos concurren.

Esta historia no tiene mayores cambios con respecto a su original colombiano, salvos algunas partes que tienen que ver con el sentir localista de la producción.

El devolver a algunos actores papeles donde se sienten más 'cómodos' y proyectan mejor esfuerzo histriónico es una clave de la aceptación de esta serie mexicana. Julián Gil, siempre como villano, no desentona en lo absoluto. Ana Brenda como la protagonista talentosa y sentimental es un acierto, por donde se mire. Mientras la reaparición de Sergio Basañez, sobresale por su desenvoltura ante cámaras ofreciendo un lado humano, conflictivo y detallista a la vez de implacable ser vengativo que se observará con el correr de los capítulos y más, en la segunda temporada de la historia.

Producción detallista y efectiva

La historia producida por José Alberto Castro no decae en lo absoluto y va creciendo en efectividad hasta llegar a su final de temporada donde la acción absorbe las reglas de la narrativa.

Pese a que algunos casos son menos efectivos que otros, el melodrama ayuda a sobrepasar esos efectos entre uno y otro caso, (la tragedia que ensombrece a un anciano quien está a punto de perder su casa a causa de un conflicto legal con sus propios hijos, constituye uno de los ejemplos más recurrentes). Un punto a favor es que el guión permite el ingreso de 'actuaciones especiales' donde ingresan actores reconocidos cuyo efecto también influye en el seguimiento de la trama.

El 'guero' Castro se anota otro éxito en su haber, los detalles previos a las 'reuniones de directorio' así como las tomas en exteriores previo a una escena de acción son muy efectivas. Así como las escenas de alcoba y los conflictos románticos en detalle como los protagonizados por Benjamín (Pablo Valentín) y Leticia (Eva Cedeño).

Sin duda, este tipo de tramas tienen sus orígenes en las grandes series norteamericanas como 'Ally McBeal', por ejemplo. En esta parte del continente recordamos 'Hombre de ley' (Argentina. 1987) con Federico Luppi. Mientras, en el Perú, aún no se produce series de éxito donde los protagonistas sean reputados abogados; hubo un intento, en 1987, cuando Iguana Producciones realizó para Panamericana Televisión, 'Hombre de ley' (no tenía nada que ver con el éxito argentino, salvo el título), con Gustavo Mc Lennan como protagonista, fue sacado de programación por bajo rating. Lo más parecido a propuestas de este tipo lo constituye la exitosa "Clave Uno, médicos en alerta" (Latina. 2010).

Por amar sin ley’ es una serie digna a seguir con actuaciones solventes y momentos efectivos llenos de tensión y buen desenvolvimiento escénico. Volveremos pronto con su segunda temporada.