lunes, 31 de diciembre de 2018

Resumen 2018

'Caer en tentación' y 'El último bastión' fueron las dos producciones (internacional y nacional) más destacadas del 2018. Si bien, la telenovela mexicana fue realizada el 2017, en el Perú recién se transmitió este año.  Por otro lado, fue grato que una serie histórica peruana haya sido emitida por el canal del Estado. 

Lima, 31 de Diciembre 2018, (El Informante Perú).- Otro año más. Culmina el 2018 y detallamos lo que constituyó, el año que se va, en cuanto a producciones nacionales e internacionales.

Producciones nacionales

Paradojas televisivas. Mientras las producciones internacionales no auguran contenidos importantes en cuanto a telenovelas se refiere. En el Perú, las telenovelas nacionales mantienen su hegemonía en el gusto nacional. América Televisión como canal líder continúa liderando la producción peruana, en su mayoría, con contenidos netamente localistas plagada de historias populares (llamada también chicha) que gozan del gusto de un público cautivo en base a romances populares predominando temas de actualidad que tienen que ver con la realidad política y social que vive el Perú bajo los acordes de la tan gustada cumbia peruana.

Algo que resaltar, este año, Latina desempolvó "De millonario a mendigo" pero fue cancelado sin pena ni gloria por baja audiencia; mientras su 'marketera idea' de resucitar 'Torbellino' con Lucho Llosa a la cabeza tuvo un final apresurado debido a que el rating le fue adverso.

Pues bien, estas son las mejores producciones del 2018 en el Perú:

Mejor Producción Nacional
El último bastión (TV Perú)

Una buena propuesta significó "El último bastión" serie histórica emitida por TV Perú, ese tipo de producciones que, generalmente, no se realiza. Gracias a la llegada del Bicentenario hemos tenido la posibilidad de apreciar una realización que, pese a todo, resultó un fresco ingreso a nuestra pantalla, ávida por más contenidos de este tipo.

Mejor Actriz

Melissa Paredes (‘Estrella’ en Ojitos hechiceros)

Sin duda, Melissa Paredes es toda una revelación en ascenso. En 'Ojitos hechiceros', tanto la primera como segundo parte, la encontramos cada vez más consolidada en su papel y constituye uno de los motivos para apreciar esta producción que devuelve a Del Barrio Producciones a sus orígenes 'localistas' con más aciertos que sinsabores debido a la vieja fórmula usada por la productora, que jamás tiene pierde, debido a que llega al gusto popular en base a tres puntos fundamentales (historia nacional, música popular y tragedia social).

Mejor Actor
Sebastián Monteghirfo (‘Julio’ en Ojitos hechiceros)

Sin duda 'Ojitos hechiceros' funciona por la química que derrocha la pareja protagonica. En este caso, Sebastián Monteghirfo, ratifica su experiencia como actor.

Mejor Actor de reparto
Rodrigo Sánchez Patiño (‘Joao’ en Ojitos hechiceros)

No hay producción nacional donde Rodrigo Sánchez Patiño no destaque. Un gran actor, siempre sobresaliendo en cuanta producción nacional se le requiera.

Mejor Actriz de reparto
Carolina Infante (‘Flavia’ en Ojitos hechiceros)

Una sorpresa resultó Carolina Infante incursionando como villana en esta producción de Michelle Alexander.

Mejor Villano
Cielo Torres (‘Sabrina’ en Ojitos hechiceros)

La joven actriz y cantante no desentonó como la malvada 'Sabrina'. El mano a mano musical con 'Estrellita' al compás de conocidas cumbias, es otro de los atractivos de esta producción gracias al buen desenvolvimiento escénico de Cielo.

Revelación de TV
Alessia Lambruschini (‘Estrella niña’ en Ojitos hechiceros)

La dulce y angelical imagen de la niña Alessia Lambruschini, resultó un grato descubrimiento de la productora Michelle Alexander. No es casualidad que la pequeña también ingresara al elenco de 'Mi Esperanza'. La niña es encantadora e irradia simpatía, junto a un experimentado Emilram Cossio protagonizan unos intensos primeros capítulos de 'Ojitos hechiceros'. Los momentos en que ambos toman el microbús y la cámara ‘entra con ellos’, acerca al televidente con ese mundo diario que vemos día a día. La expresión de los pasajeros y la interpretación del clásico que da vida a la historia (Ojitos hechiceros) son de lo mejor.

Producciones Internacionales

Culmina otro año y se acentúa más la crisis en el mundo de las telenovelas. Netflix se ha consolidado este año y ha repercutido en esta parte del continente. Las series han sido bien recibidas y las principales cadenas televisivas han optado por este tipo de contenido.

Televisa copó su parrilla con series, en su mayoría, localistas. Ninguna llegó al Perú. En cuanto a sus producciones telenoveleras, quizás, destaquemos 'Por Amar sin Ley'. Después, 'Hijas de La Luna', 'La Jefa del Campeón', 'Tenías que ser tú' y la irregular 'Sin Tu Mirada' que tuvo escasa sintonía en nuestro país, no tuvieron el éxito esperado. Mención aparte resulta 'Mi marido tiene más familia', segunda parte de una telenovela que terminó convirtiéndose en serie. Se alargó su trama innecesariamente. No pasó de regular para abajo. Finalmente 'Papá a Toda Madre' resultó una producción muy fresca, pero sin el impacto de otras producciones del pasado.

En cuanto a Telemundo y Univisión se continuó con la eterna emisión de 'El Señor de los Cielos 6' y 'Señora Acero 5'. Más de lo mismo. En el Perú se transmitió casi de relleno. Es importante mencionar que en nuestros canales se continúan emitiendo refritos de Telemundo y Televisa (Teresa, Bella Calamidades, Destilando Amor, entre otros) debido a que las actuales producciones no convencen

Pues bien, estas son las mejores producciones del 2018 (Internacional), según orden de preferencia:

1.- Caer en tentación - Televisa (telenovela emitida por América Televisión)
2.- Te amaré por siempre - Turquía (telenovela emitida por Latina)
3.- Luis Miguel La Serie - Netflix (serie solo emitida por Netflix)
4.- Madre - Turquía (telenovela emitida por Latina)
5.- Por Amar sin Ley - Televisa (telenovela emitida por América Televisión)
6.- Papá a Toda Madre - Televisa (telenovela emitida por América Televisión)
7.- Paquita la del Barrio (serie emitida por Panamericana Televisión)

Menciones honrosas:

Mejor Final: Te amaré por siempre - Turquía (emitida por Latina).
Mejor reparto: Caer en tentación - Televisa (emitida por América Televisión)
Mejor Guion Original o Adaptado: Caer en Tentación, basada en la telenovela argentina Amar Después de Amar de Erika Halvorsen y Gonzalo Demaría, adaptación de Leonardo Bechini y Óscar Tabernise.
Mejor entrada de telenovela o serie (diseño y presentación musical de la historia): Caer en tentación - Televisa (emitida por América Televisión)

Mejor Producción Internacional
Caer en tentación - Televisa

De lejos, 'Caer en tentación' es la mejor telenovela realizada en México en los últimos años. América Televisión transmitió esta historia en el horario de las 4 de la tarde este 2018 y nos dio la oportunidad de resaltar el gran trabajo interpretativo y de producción en un momento en que la telenovela internacional se encuentra relegada ante el auge de las series.

Mejor Actriz
Silvia Navarro – Caer en Tentación

Por segundo año consecutivo, la mejor. Increíble que Silvia Navarro no haya ganado el premio Telenovelas, este año. Por más que tengamos desencuentros, en una premiación se destaca al talento y la actriz mexicana lo tiene de sobra. Su actuación en 'Caer en tentación' resultó simplemente insuperable. Sin duda, una soberbia Silvia Navarro, en la mejor actuación de su carrera (y ¡ojo! ella tiene buenos logros durante toda su trayectoria).

Mejor Actor
Gabriel Soto – Caer en Tentación

Soberbio Gabriel Soto, demostrando que es un actor muy completo, sabe ser galán y demuestra fuerza interpretativa cuando papeles de este tipo así lo requieren.

Mejor Villano:
Luisito Rey (Óscar Jaenada) – Luis Miguel, la Serie

El éxito de la serie producida por Netflix no solo se debe al gran trabajo técnico sino a un villano con tintes psicopáticos que, por momentos, se apodera de esta trama. Si Luis Miguel no fuera un cantante vigente, la trama se centraría en Luisito Rey (muy bien Óscar Jaenada). El capítulo final que escenifica su temprana muerte (producto de sus excesos en vida) corrobora lo dicho. Gran labor.

Hasta siempre 2018...

domingo, 30 de diciembre de 2018

El último bastión: evocaciones independentistas

Una buena propuesta significó "El último bastión" serie histórica, esas que no se realizan comúnmente. Pese a todo resultó un fresco ingreso a nuestra pantalla, ávida por contenidos de este tipo. 

Lima, 30 de Diciembre 2018, (El Informante Perú).- El Último Bastión resultó la última producción nacional transmitida este año 2018. Una corta serie peruana compuesta por seis capítulos emitida por TV Perú y dirigida por Marco Moscoso que relata, en su primera temporada, los momentos previos a la Independencia del Perú. Muy pronto el canal del Estado emitirá una segunda temporada.

Ahora bien, señalar que es una producción de primer nivel resulta exagerado. Tendríamos que hablar de un presupuesto más elevado que ningún canal nacional cuenta y que posibilite una mejor realización acorde a los tiempos que vivimos, por ello se toman algunas licencias tanto narrativas como técnicas. El guión está a cargo de los hermanos Eduardo y María Luisa Adrianzén en base a una versión libre basada en lo que sucedía en el Perú en los años previos a la Independencia hasta la Batalla de Ayacucho. La serie fue la primera en grabarse en formato cinematográfico 4K.

La historia

En el pueblo de La Magdalena durante los años previos al arribo de José de San Martín a las costas del Perú se irán produciendo cambios que surgirán con la llegada del Libertador hasta alcanzar la Independencia del Perú.

El joven abogado de clase media, Paco Robles (Giovanni Arce), simpatizante de las ideas libertarias ve con satisfacción los cambios que se van produciendo. No obstante su familia conformada por un padre oportunista (Sergio Galliani), la madre sumisa (Laly Goyzueta), su hermano, Lorenzo, un soldado que le guarda lealtad al virrey (Rodrigo Palacios) y su hermana, Rosa María (eficiente y carismática en pantalla, Priscila Espinosa) una muchacha que pese a que ama a un humilde campesino (Daniel Cano) es obligada a casarse con un villano de esos que cambian de bando según su conveniencia (Diego Lombardi).

Paco se relaciona con un grupo de titiriteros quienes a través de sus representaciones incentivan los cambios libertarios. Allí conoce a Catalina (muy bien Mayella Lloclla) quien a través de su arte menciona temas muy liberales. Con ella convive Antonia (Mayra Nájar), una mulata liberta que aprende a leer, escribir y se convierte en la directora de una gaceta independentista, pese a la oposición de su madre (Evelin Ortiz). Antonia vive enamorada de Marcelino, otro titiritero.


Evocaciones independentistas

Decíamos, líneas arriba, que es muy loable que el canal del Estado produzca realizaciones de este tipo. A la vez, resulta criticable que solo por el Bicentenario se haya intentado realizar contenidos de este tipo, que no veíamos desde “Nuestros Héroes de la Guerra del Pacífico” (Canal 7, 1979), que el canal de Estado realizó con acierto y de ello, han pasado casi 40 años. Incluso recordamos que por vivir aún en dictadura, la cúpula militar ordenó su transmisión en los tres canales de esa época (el Cinco, el Cuatro y el Siete).

Posterior a ello, existieron uno o dos intentos por producir propuestas más o menos parecidas como 'Eva del Edén' (Latina, 2005) o 'La Perricholi', en versión miniserie (ATV, 1992) y como telenovela (América Televisión, 2011), todas producidas y emitidas en los canales comerciales.

El Último Bastión resulta una versión libre, seguramente, en base a biografías de historiadores, crónicas, libros o algún otro material importante. La idea central de los autores se plasma en la representación de personajes claves en un pueblo ficticio llamado La Magdalena donde las ideas independentistas van tomando forma pese a las ideas burguesas de los que se beneficiaban del poder, un mundo donde la esclavitud, la opresión y el desabastecimiento seguían siendo latentes a pesar de los tiempos convulsionados que se vivían.

El punto esencial en la realización de este tipo de contenidos es el conocimiento y talento para producir temas históricos. Ello unido al factor económico que permitiría contar con escenarios históricos, ambientación, despliegue técnico, entre otros. Partiendo de ello, es loable el esfuerzo y no podemos dejar de mencionarlo porque nuestro interés no solo es destacar lo bueno, sino comentar algunas irregularidades observadas al revisar esta primera temporada.

Primeramente, el casting no es de los mejores. Se pudo hacer una selección más óptima. Ello unido a una mejor dirección corporal y la articulación del lenguaje de época, no se pide similitud, pero por lo menos un mejor trabajo en la dicción hubiera sido lo adecuado. Omar García no es el más indicado como José de San Martín, además luce muy acartonado. Si bien su participación en esta primera temporada es mínima, debería tener cierta presencia escénica, luce muy dubitativo, inexpresivo. Por cierto, los historiadores, Carmen McEvoy y el mismo Jorge Basadre detallan la personalidad del Libertador, años luz distante a lo que se observa en esta realización.

Particularmente, en realizaciones de este tipo, simplemente se evoca y extraña a Pablo Fernández, Juan Carrasco, Linda Guzmán, Alejandro Anderson y Luis Álvarez quienes participaron en “Nuestros Héroes de la Guerra del Pacífico” (Canal 7, 1979) y dejaron huella interpretativa.

Otro punto en contra es la presentación de la comunidad negra. Sería imperdonable siquiera no emular la forma de hablar de los habitantes de color que llegaron al Perú. Se extraña a doña Esther Chávez, cuando interpretaba a una mulata de época, con su caminar pausado, pero cadencioso y su dicción de época, con ese lenguaje ‘cantado’ que hacia sonreír a más de uno. Aquí, simplemente no se ha desarrollado este tipo de caracterizaciones. Todas las mujeres de color hablan como si vivieran en la actualidad, y no interpretando un personaje de época.

En cambio, los Adriánzen aciertan en darle el toque romántico a la trama a través de la relación entre Rosa María, una muchacha, infeliz en su matrimonio, floreciendo un sentimiento hacia Miguel Yupanqui, un humilde campesino, una relación prohibida a la que se une el marido de ella quien la posee salvajemente en la noche de bodas nupcial. La joven actriz, Priscila Espinosa luce muy fresca en su caracterización, pese a que la relación prohibida aún no se consolida (lo veremos en la segunda temporada).

Es importante resaltar algunas licencias que se toman los hermanos Adrianzén evocando a la Perricholi y su repentina muerte, además de cierta evocación a la igualdad de género.

Por cierto, la historia carece de una mayor fuerza interpretativa, además de momentos de tensión según los cambios que se vienen sucediendo. La crisis económica (desabastecimiento, pandillaje y el cambio de la moneda) son detallados en forma displicente careciendo de un mejor tratamiento visual e interpretativo. Además ese paralelismo comparativo detallando lo que sucede en la fiesta de los patriotas con lo que acontece en la reunión de los opositores burgueses, resulta muy usado, actualmente, tanto en series televisivas como en el cine, pero debe revelar un mayor impacto visual unido a cierta tensión y suspenso. Lamentablemente nada de eso percibimos aquí.

Entre los actores debemos destacar a Mayella Lloclla, muy bien personificando a Catalina, aquella joven libertaria, además de Haysen Percovich como el esclavo, Blas con aires libertarios quien se une al ejercito patriota y Manuel Calderón interpretando al capataz de la hacienda de los Robles.

Pese a todo, El último bastión, termina siendo un buen intento del canal del Estado que se deja ver. Ojalá sea el inicio de más producciones de este tipo que enriquezcan y a la vez entretengan a nuestros televidentes. Eso sí, una recomendación a TV Perú. ¿Por qué no repiten la serie? Una producción de tan cortos capítulos, siquiera merecía una maratón de todos sus capítulos para apreciar mejor esta etapa de nuestra historia que, a pesar de todo, merece verse. A esperar la segunda temporada.



sábado, 29 de diciembre de 2018

Luis Miguel, la serie: En el nombre del padre

Luis Miguel, la serie fue lo más comentado este 2018. Pese a algunos altibajos, no deja de ser una producción atractiva que eleva a Netflix, en tiempos de escasos argumentos telenoveleros.  

Lima, 21 de Diciembre 2018, (El Informante Perú).- Sin duda, Luis Miguel, la serie es una de las mejores producciones realizadas en este 2018.

Nos encontramos ante el relato de una figura vigente. No generará el fanatismo de sus primeros años juveniles, pero su voz y sus canciones, aún lo mantienen vivo ante sus miles de seguidoras en el mundo entero.

Luis Miguel, la serie es una producción biográfica (llamada también bioserie) basada en la vida del cantante mexicano, con Diego Boneta en el papel protagonista. La serie, cuenta con la autorización del propio intérprete, fue realizada por las productoras Gato Grande y MGM, además transmitida en España, México y Latinoamérica por Netflix y en Estados Unidos por Telemundo. Se dice que está producción tendría una segunda temporada.

Es importante mencionar que en muchos países, la serie solo se puede ver por Netflix. Por el momento, no se podrá ver en televisión de señal abierta, aunque en el Perú, durante la preventa de América Televisión, se anunció la compra de los derechos televisivos de esta producción para su emisión masiva en el 2019, aunque no se oficializó su fecha exacta de estreno.

Un mito al desnudo

De alguna manera, Luis Miguel, la serie, inició la temporada de las series biográficas en base a la vida de las celebridades vigentes. Aquellas que se mantienen o forman parte de un pasado glorioso reciente y que, por uno y otro motivo, desean exponer su vida ante el público. Recordemos, que luego de emitida esta serie, la popularidad del 'Sol de México' ha aumentado y sus conciertos han sido requeridos en muchos países, pese a que no graba canciones actuales.

La particularidad de la trama, es que aquí se muestra una estructura sólida en cuanto a narrativa, sobria y moderada en los aspectos claves en la vida del cantante. La historia deja a la imaginación del televidente que pasó después de cada reunión o evento al final de cada capítulo. No necesita mostrar más de lo debido. La imagen, los gestos y las actuaciones lo dicen todo.

Esto, también minimiza los detalles y momentos álgidos en la vida del cantante, no es explícito. Pero debemos recordar la diferencia que existe entre una serie y una telenovela (conceptos que muchos parecen haber olvidado). La telenovela debe contar con recursos más notorios y evidentes por la cantidad de capítulos grabados y por centrar la historia en el personaje y sus romances (la telenovela generalmente mantiene la esencia del amorío por encima de los problemas). En la serie (las biográficas generalmente), ocurre todo lo contrario, por la mínima cantidad de capítulos realizados, se debe 'correr' la trama centrándose en las etapas claves de la vida del personaje a mostrar.

Ahora bien, los que han vivido de cerca la vida del cantante (periodistas, productores y colegas suyos) señalan que todo, es tal cual, 'la realidad'. La trama está basada en el libro Luis Miguel, La Historia escrito por Javier León Herrera y Juan Manuel Herrera. La biografía fue autorizada por el mismo 'Sol de México'. De alguna manera, pese a algunos cambios y declaraciones de los ‘testigos’ de aquella época, el morbo y el chisme acrecentaron la popularidad de esta producción.

La trama gira en base a dos columnas importantes, la relación con el padre explotador y la desaparición de la madre del cantante, Marcela, (Anna Favella). Esto posibilita que el guión esté cargado de ese misterio tan proclive a que el espectador se enganche con la historia que va transcurriendo rápidamente en base a flashbacks donde se va comprendiendo, desentrañando y va tomando sentido la historia. Los momentos de tensión y de avaricia psicopática van aflorando conforme transcurren, uno a uno, los capítulos. Los romances son mostrados, casi ‘de paso’, un semi toples con una actriz de telenovelas muy famosa por su papel de ‘quinceañera’. El amorío de alcoba con la nieta de una leyenda de México con quien el actor llega a tener una hija no reconocida y, una que otra, fotografía con alguna estrellita de un conjunto muy famoso en México.

Además contiene un elemento vital en la concepción de la historia, un villano con tintes psicopáticos que, por momentos, se apodera de la serie. Si Luis Miguel no fuera un cantante vigente, la trama se centraría en Luisito Rey (muy bien Óscar Jaenada). El capítulo final que escenifica su temprana muerte (producto de sus excesos en vida) corrobora lo dicho. Un final congruente y poco detallado en series como esta.

En cuanto al casting, diremos que en su mayoría son un soporte perfecto para la concepción de la trama. Diego Boneta no desentona como Luis Miguel adulto. Por otro lado, Izan Llunas, hijo del cantante español Marcos Llunas; tiene a su cargo los mejores momentos de la trama. El detalle sobre la grabación del disco de boleros "Romance", con lo cual el 'Sol' pasó a ser una estrella internacional, constituye un momento a destacar.

Debido a sus cortos 13 capítulos, no existen excesos narrativos. La idea central (resaltar la imagen del divo) se consigue por la presencia de un padre desalmado y el interés no decae porque siempre está presente la extraña desaparición de la madre del cantante, contada aquí con algunas ambigüedades. En esta parte de la trama, se observa una irregular concepción narrativa. Ello unido a los habituales errores de edición, en producciones de este tipo, (errores de sucesos o cosas que no existían en la época en la que está ambientada la serie); son detalles mínimos de concepción que, en líneas generales, no opaca la realización de esta producción.

Una serie propenso al afecto y dulzura del personaje central cuidando al detalle la estructura narrativa del argumento y que, en momentos de un decaimiento en la realización de telenovelas a nivel internacional, eleva a Netflix como una plataforma poderosa en la realización de estas historias tan proclives al gusto y entretenimiento de los millones de televidentes en el mundo entero.



Fernando Colunga luce irreconocible


Lima, 29 de Diciembre 2018, (El Informante Perú).- El actor mexicano Fernando Colunga ha dado que hablar recientemente.

Todo comenzó con la fotografía que compartió la conductora de televisión, Cynthia Urías en su cuenta de Instagram. En la publicación se puede ver al actor esbozando una sonrisa junto a la productora mexicana, Carla Estrada.

Tras la difusión de la referida imagen, muchos internautas en las redes sociales se percataron que al actor le hacían falta sus líneas de expresión por lo que mencionaron que está irreconocible y que 'la cirugía le pasó la factura'.


Al respecto, Carla Estrada reveló que no notó ninguna operación en la cara del actor, pero mencionó que "tampoco tiene nada de malo que nos ayudemos".

Fernando Colunga fue uno de los galanes mexicanos más reconocidos y populares de los años 90. El actor ha actuado en diferentes telenovelas junto a hermosas celebridades del medio como Thalía, Leticia Calderón, Gabriela Spanic, Adela Noriega y muchas más. Participó como galán en reconocidas telenovelas de la televisión mexicana.


miércoles, 19 de diciembre de 2018

Andrés Vílchez tuvo su primera aparición en telenovela ecuatoriana

El actor peruano Andrés Vílchez, recordado por su participación en la serie nacional 'Ven, baila quinceañera' incursiona en Ecuavisa a través de la serie ecuatoriana  "Sharon, la hechicera".

Lima, 19 de Diciembre 2018, (ANDINA).- El actor peruano Andrés Vílchez, recordado por su participación en la serie nacional 'Ven, baila quinceañera', tuvo su aparición dramática en la telenovela "Sharon, la hechicera", tras grabar por varios meses la secuela de la serie biográfica de la famosa artista ecuatoriana que actualmente se emite por Ecuavisa.

El talento peruano viajó meses atrás para incorporarse a la trama, donde encarna a la última pareja de la desaparecida cantante, a quien además se le sindica como la persona responsable de su desaparición,

Vílchez es así en la historia el actor que encarna a Giovanny López, esposo de la artista que murió en el año 2015. El rol del actor peruano es pieza importante en la historia y en esta segunda temporada toma especial relevancia en su aparición en la historia.

Andrés Vílchez continuará en tierras ecuatorianas con grabaciones de “Sharon, la hechicera” hasta febrero del 2019.