lunes, 30 de abril de 2018

Caer en tentación: infidelidad es tu traición

De lejos, 'Caer en tentación' es la mejor telenovela realizada en México en los últimos años. América Televisión transmite esta historia en el horario de las 4 de la tarde. No te la pierdas.

Lima, 30 de Abril 2018, - (El Informante Perú).- Pese a las semanas transcurridas (en México ya culminó tanto en señal abierta como en su transmisión en cable), sin duda, 'Caer en tentación' es una de las producciones más destacadas de esta temporada. Aquí en el Perú se transmite por América Televisión en el horario de las 4 de la tarde.

La producción de Televisa, a cargo de Giselle González constituye una adaptación de la teleserie argentina 'Amar después de amar' creada por Erika Halvorsen y Gonzalo Demaría.

La historia (según sinopsis oficial)


“Caer en tentación” es la historia de dos parejas que, víctimas del destino, se atreven a vivir un amor prohibido.

Raquel (impresionante Silvia Navarro) nunca imaginó que al acudir a un llamado de emergencia descubriría no sólo que Damián (excelente Gabriel Soto), su esposo, ha quedado en coma por causa de un accidente automovilístico, también le informan, que una mujer desconocida viajaba con él, pero el cuerpo ha desaparecido. Santiago (Carlos Ferro), amigo de la familia, llega en su ayuda para encontrarse con una terrible verdad, esa mujer no es ninguna desconocida, se trata de Carolina (impecable Adriana Louvier), su esposa, quien es amante de Damián.


Inmersa en dos tiempos, Caer en tentación muestra un presente lleno de dolor tras descubrir las mentiras que se han entretejido alrededor de dos matrimonios que, al parecer, sólo los unía la amistad. Un pasado, donde se desconoce qué sucedió tres años antes cuando se originó el encuentro de estos dos matrimonios desatando una historia atrevida y fuera de serie.

Damián y Raquel, forman un matrimonio estable. Tienen dos hijos mellizos adolescentes, Mía (muy bien Ela Velden) y Federico (Germán Bracco). Los Becker disfrutan de lujos y un buen nivel de vida.

Los Alvarado; Santiago y Carolina, integran una pareja feliz que cuenta también con dos hijos adolescentes, Lola (Julia Urbini) y Nicolás (José Manuel Rincón); pero, en su caso, luchan por alcanzar estabilidad financiera.

Damián conoce a Carolina el día que se inaugura una importante línea de franquicias, al verla, queda prendado de sus ojos y belleza natural. Carolina, no puede evitar sentirse atraída por ese hombre caballeroso y varonil.

Lo que parecía que quedaría como un evento sin importancia, se vuelve un presagio de lo que llegará a haber entre los dos, pues días después, Raquel y Santiago tienen un incidente vial que une a las dos familias y las coloca en un aparador en donde se entremezclan sus diferentes tipos de vida y costumbres.

El amor secreto de los amantes en el pasado, y el desgarrador sufrimiento de los traicionados en el presente constituyen el eje central de esta historia, unida por la intriga policial de un crimen que abre múltiples interrogantes.

Infidelidad es tu traición


A lo largo de todos nuestros comentarios siempre sostuvimos que los mejores guiones pertenecen a la creatividad del talento argentino. La adaptación de esta obra tampoco escapa a la regla.

Sin duda, pocas veces, una telenovela ha conseguido complacer a público y crítica. Estamos ante una producción que va más allá del diez perfecto. Aporta fuerza dramática, diseño de producción, talento actoral, expresividad natural, inteligencia narrativa, novedoso guión y muchos aciertos más que iremos tratando de destacar a lo largo de este artículo.

Lo mejor de la trama es la división de la historia que refleja la impecable edición del relato que es mérito del guión. El presente y pasado es desarrollado con gran acierto prevaleciendo la intriga. A ello, añadimos que el suspenso y romance no decaen en ningún momento. Esto pasaría desapercibido si no fuera por el gran talento actoral allí presente.

Una soberbia Silvia Navarro, en la mejor actuación de su carrera (y ¡ojo! ella tiene buenos logros durante toda su trayectoria). A su lado, un enorme Gabriel Soto, demostrando que es un actor muy completo, sabe ser galán y demuestra fuerza interpretativa cuando papeles de este tipo así lo requieren. Otro acierto resulta Adriana Louvier, una muy buena actriz que había mostrado crecimiento en otros papales de este género (Yo no creo en los hombres-Televisa-2017). Quién sabe, si el menos auspicioso resulta Carlos Ferro quien, con el transcurrir de los capítulos, logra adaptarse al papel encomendado, se acopla bien y logra equiparar las acciones al mostrar intensidad, aptitud y pasión desbordante gracias al apoyo de sus compañeras de reparto, especialmente de Silvia Navarro.

Como ya lo mencionamos, el libreto destaca por una inteligente edición que muestra lo mejor de ambos tiempos (pasado y presente) en impactantes momentos, como la escena (pasado) en que se enfoca el cuerpo de Carolina encontrada muerta y a la par un ‘doble plano’ nos permite ver el infarto que le ocurre a Damián en el hospital (presente).

Está claro que la infidelidad es el tema central de la historia. El guión se 'apoya' en géneros claves para llevar su trama hacia el interés por saber cómo se desarrolla esa investigación policial en torno al asesinato de Carolina y descubrir a su asesino, como en el pasado ocurrió con 'Vivir un poco' (Televisa-1986) y que, de alguna manera, abrió el camino para este tipo de enredos narrativos.

Erotismo y crimen

Caer en tentación”, no solo muestra fuerza, creatividad sino también aborda temas espinosos y clásicos, pero enfocado a nuestro tiempo. Un ‘romanticismo del nuevo milenio’ con errores, gozos, conflictos, romances, envidia, ambición, tantas veces tocado, pero dándole giros más audaces y actuales.

Un punto importante es el tratamiento desarrollado sobre la infidelidad. Uno recuerda 'Amor prohibido' (Televisa- 1979), ‘Mirada de mujer’ (TV Azteca-1998); entre otras producciones de este tipo donde el adulterio se centraba en la amante furtiva, el deseo malsano, el engaño y abandono. Aquí asistimos al deseo, alevosía y traición entre dos parejas. Retrata la doble moral de cada una de ellas. Un rompecabezas difícil de armar con detalles que sorprenden y hasta escandalizan, toda vez, que nunca se llegó a tanto (Damián hace el amor una tarde con Carolina, mientras en la noche lo hace con su mujer Raquel), o cuando ambas mujeres contraen una enfermedad de transmisión sexual producto del contacto íntimo, de ambas, con Damián.

La historia nos presenta la infidelidad conyugal y las consecuencias de estos actos. Inteligentemente el guión ofrece varios estilos literarios. Por ejemplo, el suspenso gracias al gran talento expresivo de su impecable elenco.

En México se sorprenden y crean ‘nombres’ a este tipo de desarrollo actoral. Eso, se ha visto siempre en producciones destacadas. Para que exista ‘silencios cómplices’ en una escena o ‘close up’ a la expresión facial de determinado actor, este debe tener un buen director a su lado que sepa sacar provecho del talento de su grupo artístico.

Cuando decimos que Silvia Navarro tiene habilidad natural y derrocha simpatía, esto se debe a que ella sabe sacar provecho de sus gestos y movimientos de rostro ante la cámara. Muestra fuerza, dolor, odio, sufrimiento, amor, bondad y felicidad según la expresión que se requiera en determinada escena a grabar. Gracias a ello, la actriz nos invita ‘a seguirla’ en los problemas a las que está sometida su personaje.

En esta historia, se percibe más este tipo de acciones, que no es nada novedosa, siempre ha sido algo característico en determinado guión.

Paralelo a ello encontramos el sentimiento plasmado a través del deseo sexual que llega al éxtasis de la fantasía y el erotismo extremo. Damián intenta hacerle el amor a Carolina en su propia cama conyugal, el guión narra los avatares sexuales de esta pareja de amantes desbocados, quienes muchas veces están a punto de ser sorprendidos por sus respectivas parejas.

Además los juegos resultan más eróticos como placenteros como el detalle de Carolina, al intentar desvestirse ante la cámara web bajo la lasciva mirada de Damián, incluyendo las fotos que encuentra, posteriormente, Raquel de Carolina desnuda y en sugestivas poses, además del intenso momento casi en silencio (miradas, besos y abrazos eran el complemento cómplice) previo al momento en que Santiago le dice a Raquel: “Quiero hacerte el amor”.

Pero el deseo no solamente se observa a través de la infidelidad; también encontramos el aprovechamiento y acoso hacia la mujer deseada. Andrés abusa de Carolina y ella calla. Aparte el primo de Damián también es un abusador de menores (Cinthia y luego Lola). Un desarrollo más febril del sexo como arma cómplice para la desventura y la maldad. Incluyendo el momento en que Nico se acuesta con la abogada Alina, tan pervertida como Andrés, con orgasmo incluido.

Aquí todo está permitido, conflictos juveniles y ambiciones económicas se entremezclan con la idea original de los autores. Los momentos intensos no decaen en ningún momento gracias al gran talento actoral, Arath de la Torre y Julieta Egurrola, impecables como los villanos de la historia. Mientras Ela Velden, José Manuel Rincón y Julia Urbini se lucen como los hijos de los protagonistas.

Cómo siempre lo sostuvimos, un acierto importante en el desarrollo de la historia es el aporte de los jadeos, gozos, escenas de alcobas y expresiones groseras (lisuras) dentro de los diálogos y escenas realizadas. Eso le agrega realismo y hasta agiliza los diálogos. Ejemplos, los hay muchos. Felizmente los tiempos han cambiado. Antes, en México, era difícil encontrar historias con diálogos groseros y lisurientos. El Perú fue uno de los primeros países donde se incluyó lisuras en los diálogos de telenovelas y series, allá por los ochenta, ya implantado con gran audacia por Argentina.

Claro la 'osadía' de los mexicanos siempre tiene un límite. En la trama se habla de un abuso de Miriam (Julieta Egurrola) hacia Damián (Gabriel Soto) que marcó su vida. Lástima que ello quedó en el ‘limbo’. Sin explicación alguna se obvia mayor detalle por temor, seguramente, a una censura moralista. Posiblemente encontraremos la respuesta en la versión original argentina. Por otro lado, otro vació en el guión fue el futuro incierto de ‘fede’ producto de su ambigüedad sexual quedando cerrado con un aparente amorío gay.

Sin duda para Televisa fue un acierto adquirir este guión. No es novedad, siempre fue así. Pero no basta con comprar determinada obra, es importante saber adaptarla a lo que la productora y su grupo de libretistas desean. Es por ello, que Leonardo Bechini y Óscar Tabernise se llevan las palmas por su buen trabajo en la adaptación de esta historia inmersa en dos tiempos y dos personas engañadas uniéndose en un amor dolido. Traición, tragedia y un crimen del que todos pueden ser culpables.

En resumen, la historia tiene un desarrollo sobresaliente y un final para levantarnos de nuestro lugar y sencillamente aplaudir. Se lo merecen.


Mi marido tiene familia: Interesante adaptación coreana

Reiniciamos nuestro acostumbrado análisis telenovelero. Repasemos "Mi marido tiene familia" una producción que no se emitió en el Perú,  lo vimos a través del cable y resultó muy entretenida.

Lima, 30 de Abril 2018, - (El Informante Perú).- Mi marido tiene familia es una telenovela que nunca se ha emitido en el Perú. Sólo, gracias al cable, hemos tenido la oportunidad de apreciarla en su totalidad y, por ser la primera adaptación asiática y algunos temas adicionales más, vale la pena comentarla.

La producción de Juan Osorio para Televisa constituye la adaptación de un drama coreano (dorama) My husband got a family creada por Park Ji-eun y emitida por la cadena KBS 2TV en el año 2012.

La Historia (Según sinopsis oficial)

Julieta (Maravillosa Zuria Vega) es una mujer independiente que trabaja como vicepresidenta en una importante empresa y es pareja de Robert Cooper (Como siempre aceptable como galán, Daniel Arenas), un médico respetable que fue abandonado en un orfanato cuando tenía apenas 4 años y fue adoptado por una pareja colombo-estadounidense. Para todas las amigas de Julieta, Robert es la pareja ideal que cualquier mujer quisiera tener.

Todo cambia cuando Julieta y Robert se van a vivir a una nueva colonia, en una pensión, allí es donde conocen a la familia Córcega, que es integrada por doña Blanca (impecable Diana Bracho), don Eugenio Córcega (Rafael Inclán), sus tres hijas, Marisol (Jessica Coch), Daniela (Laura Vignatti) y Linda (Jade Fraser), Frida (Isabella Tena), Audifaz (René Casados) y Polita (Gabriela Platas), su hijo Aristóteles (Emilio Osorio) y la matriarca doña Imelda Córcega (muy bien la gran Silvia Pinal); una familia muy unida, pero a la vez muy conflictiva. Julieta y Robert comienzan a rentar un departamento en la propiedad de los Córcega.

Al principio, Julieta y doña Blanca comienzan a tener diferencias por el modo de pensar de cada una. Cada integrante de la familia tiene una opinión muy distinta a la de Julieta y esto provoca conflictos que Julieta ve cada vez más insoportables. Cuando por fin cree que se libraría de la tan ‘conflictiva’ familia, algo totalmente inesperado sucede en sus vidas, ya que se descubren que los Córcega son la verdadera familia de Robert, en realidad es hijo de doña Blanca y don Eugenio, el que extraviaron hace 34 años y cuyo verdadero nombre es Juan Pablo.

Julieta creía haber encontrado al hombre perfecto en Robert: trabajador, amoroso, solidario, responsable, pero ahora cuenta con una familia que le pisa los talones a cada paso que da y obstaculiza su relación.

Primera adaptación coreana

Luego de temporadas irregulares, emitiendo deplorables adaptaciones e historias poco atractivas, en Televisa los cambios experimentados les han brindado positivas satisfacciones, las nuevas producciones contienen mejoras saludables, exploran más el melodrama enfocando realidades más actuales gracias a la compra de guiones más dinámicos y modernos.

Así, tenemos esta primera adaptación asiática que realiza la televisora mexicana, originalmente compuesta por cerca de 60 capítulos.

Claro, el mérito de esta trama es la buena adaptación que ha tenido. Los aplausos se lo llevan los escritores, Héctor Forero y Pablo Ferrer por haber adecuado a nuestra realidad latinoamericana una historia que originalmente estaba más enfocada al ámbito juvenil. Contrario a lo que sucede en la versión asiática, el guión está más ampliado, existe una extensión de los capítulos. Para ello la pareja protagónica tiene un ‘antes y después' previo a la revelación del origen en torno al nacimiento de Robert.

En medio de los problemas que envuelve a la pareja observamos un buen casting escogido. Se nota el buen trabajo de Juan Osorio quien siempre nos ha presentado actores a la altura de la circunstancias como anteriormente lo hizo en 'Una familia con suerte' (Televisa-2011) o en 'Mi corazón es tuyo' (Televisa - 2015).

Uno de los aciertos de la historia es la ambientación realizada en el estado de Oaxaca cuyas costumbres y formas de vida le dan un tono diferente a la trama e incluso, en alguna toma, aporta mucho para el desarrollo de la escena mostrada. Por ejemplo los entretelones entre Julieta y las hermanas de Robert durante una feria turística.

Otro punto importante es el buen trabajo de Héctor Bonilla quien regresa a Televisa como el director de esta producción. Así como el trabajo de Antonio García y Manolo Domínguez por la estupenda escenografía y ambientación.

Telenovela casera


Parte del éxito de Mi marido tiene familia lo constituye la buena química entre los protagonistas. Tanto Zuria Vega como Daniel Arenas se complementan en cada toma y su 'amor' se siente verdadero. Esto ayuda mucho para el desarrollo de la trama y su posterior complemento con el reparto. Además tienen un buen apoyo en el gran trabajo de Diana Bracho quien brilla como la matrona de la familia Córcega. Su talento se plasma en deliciosos diálogos y ocurrentes momentos llenos de hilaridad que logran equilibrar los momentos melodramáticos de la historia.

Asimismo, se percibe un buen equilibrio dramático entre cada problema familiar allí presente. Osorio y su equipo de guionistas no apelan al misterio y la intriga al relatarnos el pasado de Robert, ya que esto es contado desde el inicio de la serie. Los problemas caseros son los que rigen y delimitan el sentido del guión. La historia es netamente familiar enfocado en los conflictos de pareja y de familia de una manera doméstica y cotidiana.

La tormentosa vida de Ana y Tulio (Lola Merino y Marco Muñoz) resulta la más simplista pero también la más efectiva por el buen apoyo actoral de esta pareja de actores con mucha experiencia en este tipo de guiones. El hilo conductor de la trama es mostrar las vicisitudes del grupo familiar Córcega que logra interesar en demasía al televidente porque nunca pierde el sentido estructural del guión. La pareja y los desencuentros personales con la familia de él.

Otro aporte importante fue la presencia de Silvia Pinal cuyo final sorprendió y hasta agradó a los incondicionales seguidores de la historia porque da paso a una segunda temporada que la diferencia del formato original de telenovela que se pensaba era el género hacia donde estaba enfocado.

Mención aparte lo constituye la pareja conformada por Laura Vignatti y José Pablo Minor (Daniela y Gabriel) quienes se apoderaron de la serie por su talento fresco y complemento actoral elevado. Hubo mucha polémica alrededor de esta pareja. Se dijo que el productor, actual pareja de la Vignatti había acondicionado el guión para favorecer la imagen de la actriz.

Lo cierto es que la parejita derrochaba aquella imagen que tenemos mucho de realizaciones clásicas, el de la pareja ‘fresca, dulce e inocente’ que tantas veces se retrató en telenovelas del pasado. Ellos terminaron formando parte de aquel romance juvenil, tantas veces mostrado pero siempre aceptado.

El look de Daniela fue vital para que su personaje creara interés. El productor pudo haber ‘metido mano’ a la historia, pero la pareja subió los bonos de esta producción porque sencillamente aprovechó lo que se le presentaba alrededor, no lo hicieron mal y hasta terminó agradando.

Despropósitos poco atractivos


Toda historia tiene sus altos y bajos, si bien el complemento actoral de la familia Córcega, en su conjunto, funcionaba maravillosamente, algunas historias paralelas dejaban mucho que desear. La familia de Audifaz (René Casados) aportaba poco a la concepción de la trama. Sus problemas resultaban totalmente prescindibles y sus exageradas gesticulaciones terminaban por resultar más ridícula que intrascendente. Igualmente los hijos de Catalina (Olivia Bucio) terminaron resultando poco atractivos. Ni Federico Ayos, menos Ignacio Casano aportaban mucho la trama. Mientras Jessica Coch y Yahir, merecíeron un mayor parlamento. La cantante y su fan agradaban. Ello, unido a las bellas canciones que se dejaban escuchar en medio del romance, terminaban satisfaciendo al televidente. Jessica Coch se desempeñó satisfactoriamente en un tipo de personaje al que pocas veces hemos visto que la interprete. Recordemos que siempre se desempeñó como la mala de la historia.

Pese a todo, Mi marido tiene familia, resultó una historia domestica que resultó más entretenida de lo que se pensaba.



jueves, 26 de abril de 2018

El futuro de "Torbellino, 20 años después"

En Latina varias ficciones, nacionales y extranjeras, tienen inicio pero no final. Ahora que no le va bien, en sintonía, a "Torbellino, 20 años después", parecería seguir el mismo camino. Pese a las especulaciones el canal ya se pronunció sobre el futuro de esta producción.

Lima, 26 de Abril 2018, - (El Informante Perú).-  Desde hace tiempo, en Latina, han hecho lo que han querido con sus producciones. Les daban poco tiempo para posesionarse en el gusto del televidente. Si no ocurría eso, pues simplemente los sacaban del aire, sin explicación alguna, en medio de la desazón e incertidumbre del público que seguía los capítulos de determinada serie o telenovela. Títulos como 'Josué y La Tierra Prometida',  'José José, el príncipe de la canción'; además de la telenovela nacional, 'De millonario a mendigo' fueron canceladas intempestivamente, sin previo aviso y sin disculpa alguna. El motivo: su bajo rating.

Ahora parecería suceder lo mismo con "Torbellino, 20 años después", una producción que no ha tenido la aceptación esperada. La telenovela juvenil de Luis Llosa comenzó con 7.6 puntos de rating, después fue decayendo hasta llegar a los 5 puntos. Su competencia directa, ‘De vuelta al barrio’, logró posicionarse del horario estelar de las ocho de la noche, registrando entre 20 y 25 puntos de teleaudiencia.

En Latina argumentan que el bajo rating se debe a que el público  ya no es el mismo y que, hoy en día, el Internet y el cable han segmentado la audiencia.

La primera versión

Nadie duda que 'Torbellino' fue un boom de sintonía (algunas veces llegaba a los 39 puntos). Constituyó una de las producciones más vistas en la década de los 90's ¿A qué se debió todo eso? La historia estuvo muy bien dirigida al segmento juvenil, las canciones eran pegajosas y muy modernas. En Iguana lograron reunir a todo su talento actoral de la época. No les fue difícil, en esos momentos, debido a que el grupo conformado por Gianella Neyra, Daniela Sarfati, las hermanas Cayo, el propio Santiago Magill, eran jóvenes promesas que derrochaban simpatía en pantalla.

Todo ello unido a un villano sumamente efectivo como lo era el actor venezolano, Alejandro Delgado, esto iba creando interés a una trama juvenil, pero a la vez con algo de dramatismo narrativo que le daba atractivo a la historia presentada. Por uno y otro motivo, el grupo juvenil conformado tenía experiencia en pantalla, algo que sirvió de mucho para la concepción de cada uno de los personajes de la telenovela.

20 años después


Esta continuación, nos presenta la vida de los integrantes del grupo musical más popular de los 90s, Torbellino. Luego de 20 años transcurridos todos han seguido caminos muy diferentes. Un asiduo y fiel admirador del grupo, Marcos Vilcapoma (Deyvis Orosco), un exitoso empresario emergente de Abancay, cumplirá el sueño de su vida, logrando volver a reunir a... Roberto (Gabriel Calvo), Lucía (Daniela Sarfati), Marisol (Bárbara Cayo), María (Erika Villalobos), y a su amor platónico, Patty (Fiorella Cayo), generando un torbellino de emociones.

En paralelo, la famosa Academia Amadeus, de donde salieron todos estos músicos y bailarines, sigue vigente con nuevos profesores, y por supuesto... ¡Con una nueva generación de talento artístico listo y dispuesto a alcanzar el estrellato.

La producción emitida por Latina fue un proyecto, sacado de la manga, para intentar posicionarse del horario estelar con un producto exitoso que, se suponía, no tendría pierde.

Lo malo es que no estamos ante una continuación, de hecho, ya había tenido una secuela que tampoco caminó mal. Ni siquiera era un remake del original. Luis llosa consideró que la historia debería proseguir con nuevos rostros pero manteniendo el nombre original de aquel grupo que quedó en la mente de los jóvenes noventeros. El problema surge cuando no todos los personajes originales estaban presentes (principalmente Gianella Neyra quien pese a no cantar, aún mantiene la presencia escénica de antaño). Además esta historia luce demasiado acartonada, carece de un villano intenso que divida la trama. Para colmo los nuevos actores, desconocidos y sin experiencia, nunca lograron impactar y quedar en la mente de esta generación tan adicta a los videojuegos y al zapping cotidiano.

Llosa parece no haberse renovado, vuelve a grabar una historia simplista y lenta en su narrativa, unas imágenes sin una buena música de fondo que acompañe el momento escenificado, además de un sonido silente, frío y sin dramatismo efectista. Incluso, estos iniciales capítulos, carecen de  una buena selección musical, utiliza el éxito añejo del pasado que termina atosigando. La idea del empresario peruano (muy bien interpretado por Deyvis Orosco) agrada, pero carece de una efectiva villana. Jazmín Pinedo no desentona, pero los guionistas no le inyectan mejores maldades. Los primeros capítulos, del que se supone, deben ser los más ágiles e intensos, terminan constituyendo una invitación al sueño porque Llosa y su grupo de guionistas nos explican, paso a paso, la vidas de estos nuevos personajes, tan pulcros, en su contexto, que en nada sugiere al televidente, un interés por saber que continuará en el siguiente capítulo.

Entre los nuevos actores, debemos destacar a Franco Pennano como Diego. El resto del grupo, por su insípido guión y su nula experiencia, aún están ‘muy verdes’ para la actuación.

¿Cancelarán la historia?


Sobre el futuro de esta producción, Milagros Tuccio, jefa de Contenidos de Ficción de Latina, en diálogo con el diario "Perú21" negó que el canal pretenda adelantar el final de la serie por bajo ráting. Aclaró que se grabarán 40 capítulos, como estaba establecido desde un principio.

“Las grabaciones se siguen dando, pero me imagino que deben estar por los últimos capítulos y en la ‘tele’ todavía se mantiene, como tiene que ser. La producción está cumpliendo con el plan de rodaje, como estaba establecido desde un principio. Aproximadamente (son 40 capítulos) y no se dará eso (que la serie será levantada de la pantalla)”, sostuvo.

Con respecto a un cambio de horario, la ejecutiva Latina señaló: “Eso no se dará porque el microprograma de Gastón Acurio durará cinco minutos desde este jueves y, a partir de las 8:35 de la noche, empezará la novela Torbellino”.

¿La serie mejorará? Según la ejecutiva de Latina se han grabado los 40 capítulos estipulados. Con ello, se entiende que el canal de la avenida San Felipe emitirá todos los capítulos grabados, aunque con Latina nunca se sabe. Al parecer la producción de Luis Llosa terminará como una serie corta y no como telenovela.

Ya veremos que más nos ofrece "Torbellino, 20 años después".




miércoles, 25 de abril de 2018

‘Ojitos Hechiceros' rindió homenaje a emblemática orquesta de cumbia peruana

Cada vez más interesante 'Ojitos hechiceros'. Recientemente rindió homenaje a la emblemática orquesta de cumbia, "Los Mirlos". No te la pierdas.

Lima, 25 de Abril 2018, - (El Informante Perú).- La telenovela peruana más popular de la franja estelar es 'Ojitos hechiceros' cuya culminación está muy próxima. Cómo se sabe, la historia transcurre al compás de las cumbias más escuchadas de nuestra Lima.

La historia que emite América Televisión se encuentra en sus capítulos más expectantes. Hace unos días se emitió el capítulo en la que se rindió un reconocimiento a sus más de 40 años de trayectoria, a la emblemática agrupación de cumbia amazónica “Los Mirlos” quienes fueron invitados por la productora Michelle Alexander a participar en un capítulo de esta exitosa telenovela, en donde hicieron bailar a parte del elenco interpretando el popular tema “Eres mentirosa”.

Al respecto, Jorge Rodríguez, director de la orquesta originaria de la ciudad de Moyobamba que cuenta con casi 30 discos en su haber, aprovechó la oportunidad para agradecer la invitación y elogió la iniciativa de Michelle Alexander por darle cabida a la cumbia peruana en televisión.

“Agradecemos a Michelle (Alexander) por darnos esta oportunidad para que nuestros seguidores puedan vernos en televisión y, sobre todo, en la telenovela más sintonizada del país que siempre muestra varios musicales de cumbia peruana dentro de su trama”, señaló.

Muy interesante

Sin duda, 'Ojitos hechiceros' se encuentra en sus momentos cumbres, la actriz Cielo Torres, quien da vida a la temible Sabrina, confesó que su personaje viene desatando la ira de muchas mujeres que la juzgan por engañar a su bondadoso novio Rolando con su progenitor. Además, la también cantante adelantó que el capítulo de hoy miércoles será de infarto, pues “a los malos siempre les llega la noche”.

La gran boda entre Sabrina (Cielo Torres) y Rolando (Martin Velásquez) corre mucho peligro, ya que podría salir a la luz la relación extramatrimonial que sostiene Sabrina con su suegro y dueño de la orquesta “La Familia”, Don Mario (Oscar Carrillo).

'Ojitos hechiceros' se transmite por América Televisión en el horario estelar de las 9 de la noche.

Edith González vuelve a las telenovelas

Luego de combatir al cáncer, volvió al mundo de las telenovelas la gran Editth Gonzáles. Muchas felicidades.

Lima, 25 de Abril 2018, - (El Informante Perú).- Y un día volvió. Luego de ganarle la batalla al cáncer que la aquejaba, la bella actriz mexicana Edith González regresó al mundo de las telenovelas.

Edith participa en algunos capítulos de la telenovela de TvAzteca “Tres Familias”, que protagonizan los actores Ingrid Martz y Rodrigo Mejía. Esta comedia es producida por Luis Guillermo Camacho y constituye la adaptación de la serie ecuatoriana del mismo nombre creada por Marcos Espín, Cristian Cortez y Eddie González, realizada y producida por Ecuavisa en 2014.

Recientemente, la actriz publicó una foto que la mostraba, muy arreglada, lista ya para iniciar con su carrera artistica. "¡Pues si, aquí con una mini sorpre que espero les guste!" señaló edith en su cuenta oficial en Instagram.

De Edith González se especuló mucho, la actriz siempre lo tomó con buen humor. Hace poco, un medio mexicano señaló que la actriz había fallecido. Para desmentirlo, Edith, publicó un corto video en su cuenta de Instagram en el que canta, “no estaba muerta, estaba de parranda”.