Buscar este blog

viernes, 20 de julio de 2007

BESOS ROBADOS: FINALES, SIMPLES FINALES


Lima, 14 Noviembre 2004.- Se acabó "Besos Robados" y la verdad que Iguana Producciones sigue con ese letargo que le es tan característico en muchas de sus producciones.

Aquí tuvimos un final soso y sin una pizca de interés. Una carencia de emoción encontramos en dicha producción que lamentablemente no marchó como debiera y con historias paralelas tan intrascendentes como las que envolvió a los protagonistas que finalmente "sellaron su amor" con un beso tan fingido como sus actuaciones.

A la que no le fue bien fue a Stephanie Cayo a quien le falta mucho estudio para poder encumbrarse como actriz, la dicción y lo sobreactuada que lucía en algunos capítulos hizo que sucumbiera, en parte, por los pésimos libretos.

En verdad que hace mucho tiempo no veíamos un final tan malo como este, los actores venezolanos lucieron tan mal, ni siquiera Verónica Schneider era creíble en su rol de mala y para colmo la convierten en buena al final, uniéndola con el chofer que de buenas a primera se vuelve millonario y que, valgan verdades, tenía una mejor historia, la misma que nunca fue bien explotada.

Ni que decir de las actuaciones, ya que estas dejaron mucho que desear, donde como siempre, fiel a su estilo, Iguana coloca modelitos y gente "fashion" de Miraflores y San Isidro que poco ó nada aportan a la producción, simplemente caritas bonitas y nada más.

Con todo, esta nueva versión de la alumna que se enamora de su profesor, no pasó de regularona para abajo, lástima porque empezó bien. Para nuestro gusto sigue siendo imprescindible "El adorable profesor Aldao" versión original con un Julio Alemán, que ni siquiera se acuerda que estuvo por Perú protagonizando esta novela (según lo que le comentó a una repotera de Panamericana que fue a buscarlo a México para entrevistarlo), y aunque las nuevas generaciones recuerden más "Carmín", esta, si bien tuvo éxito, los mismos productores la echaron a perder al querer alargarla indebidamente, a tal punto que ni siquiera, al igual que su "clon" Besos robados", tuvo un decoroso final. Sí gustó fue por la espontaneidad que le puso Patricia Pereyra que fue finalmente contratada a México para trabajar en más telenovelas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Nо creia leer аlgyo asi porr estoss lares ,en cambio me ha dejado gratamente asombrado con el de hoy

Fuente ... Carmen

jorje da costa dijo...

fue la novela mas estrordinario que pude ber