viernes, 14 de septiembre de 2007

AUGUSTO FERRANDO: DE PURA SANGRE (II)

Irregular versión de una historia tan interesante que merecía una mejor producción

Lima, 23 Diciembre 2005.- Finalmente llegó a su final la tan publicitada miniserie a la que muchos vaticinaban iba ser un "gol" de sintonía, sin embargo las cosas no ocurrieron así, producto de un guión demasiado complaciente y con grandes omisiones en la vida del popular animador a la vez que las actuaciones fueron de lo más flojas salvo una que otra honrosa excepción, con lo que la miniserie se podría resumir así: la vida de Ferrando a mil por hora producto de un relato complaciente y con una sola meta, culpar de todos los males a la "malvada" tía Julia.

Como sabemos el guión estuvo a cargo de un grupo de jóvenes guionistas sobre la base de la historia entregada por el hijo del clan menor de los Ferrando, Juan Carlos, pero con la atenta supervisión de Marisol Crousillat. Por ello, tal como lo hemos sostenido anteriormente, si bien Juan Carlos entregó la historia, correspondía a la producción hacer los ajustes necesarios para que esta se tornara interesante y atractiva. No vamos a ocuparnos de su horroroso inicio, que para muchos fue lo que saló la miniserie, pero si de algunos "personajes históricos" que pululan en la vida del animador porque si bien resulta un poco creíble incluir al "doc" y a la Sinchi Sinchi" los demás si estaban fuera de lugar y sin ningún criterio ya que Lolo y Manguera Villanueva no aportaban nada a la historia. Como sí lo hizo, por ejemplo, Eduardo Adrianzén en "Eva del Edén" donde los personajes extraídos de Matalache y el Cristo de Pachamamilla aportaban agilidad a la trama con lo que resultaba interesante su inclusión.

Pero aquí todo es realmente irrelevante, pues la historia ni levanta ni perjudica a Ferrando, sólo lo coloca como un personaje estático, conflictivo y a la vez lleno de bondad al que el destino les juega una mala pasada pues quiere ayudar a sus amigos, pero "por cosas de la vida" estos se mueren en la orfandad y en la miseria.

Siempre lo hemos dicho el Ferrando animador fue una cosa y el Ferrando persona otra, aquí no se discute si Ferrando era lo uno y lo otro sino el porque su éxito en televisión, porque fue un boom en la peña, porque tenia ese don innato de descubrir talentos y luego ya, su tormentosa relación con su familia. Todo eso bien estructurado saldría una historia realmente interesante porque así era la vida del animador, de veraz, muy atractiva.

Sin embargo aquí vemos sus conflictos familiares por encima de su éxito televisivo, quieren enganchar al público mostrando a Ferrando atormentado entre dos hermanas en la creencia que conflicto es igual a maldad y el resultado será sintonía.

Craso error, pues vemos pasar sin pena ni gloria a personajes claves en la historia del animador, una Lucha Reyes desaprovechada totalmente, un Ronco Gámez sin gracia ni chispa, un Pelo Ocampo (Polo Campos) casi invisible en la trama mientras que otros como Tribilin, Carbajal, la Gringa y Violeta son totalmente desperdiciadas. Y eso puede ser otro de los motivos del alejamiento del público, ellos deseaban ver no solo al Ferrando en su hogar sino al que descubrió talentos, al que organizó grandes cruzadas, al que lloraba a raudales, al que apostó que se iba de su programa si no ganaba Vargas Llosa, al que invitaba personalidades, al que lo juzgaban de explotador de artistas, al que tomaba el pelo a Velasco y Morales Bermúdez en plena dictadura militar, al que arranchó el micrófono al gran Pocho Rospigliosi (gran ausente en esta historia) en aquella memorable "bombonera" y no como lo pintaron de narrador de aquel 2-2 ante argentina que nos llevó al mundial, cuando Augusto la única vez que narró fútbol fue en 1982 cuando RPP lo invitó a que narrara y comentará los partidos de Perú en el mundial. El "negro" una vez que quedó eliminado Perú no aguantó y se fue a Miami porque como bien lo dice Rospigliosi en una edición de la revista "Ovación" Augusto era hípica y no fútbol. Pero eso y mucho más fueron obviados.

Eso sí, lo mejor de la miniserie es el tratamiento que se le da a la historia de Juan Carlos y su pareja gay, se nota que el menor de los Ferrando sí destacó una historia coherente en su relación a lo que la producción no necesitó de poses demás pues la mesura con que se destacó esta parte de la historia creó cierto interés. Las actuaciones reflejan lo que fue la miniserie de irregular para abajo y de las que se salvan Miguel Medina caracterizando al padre de Augusto, Lilian Nieto como Meche, Nicolás Fantinatto como Juan Carlos adulto, Francisco Cabrera como Coro y Sofìa Bogani como Paola. Mención aparte merece Ursula Boza mejor como Carla que como Julia joven en la que en lugar de villana parecía una hija de algún anticristo cinematográfico. En cuanto a Husseín resultaba simpático verlo caracterizar a su padre mientras que Rodrigo Sánchez Patiño hacía esfuerzos por caracterizar al gran "loco" Ureta (otro desperdiciado en la trama).

Antonio Solís mejor como Augusto joven que como adulto en la que parecía que le habían puesto sacos de cemento para inflar su cuerpo y parecerse al voluminoso animador y Cristina Urueta en lo suyo y mostrando sólo lo que el guión exigía.

Una miniserie refleja un estudio detallado del personaje que intente ser por lo menos un real reflejo de su vida y aquí se sesga y se presenta una parte bien delineada para "no ensuciar a Ferrando". En vida Augusto fue ametrallado de críticas y eso no impidió que se convirtiera en lo que es, una leyenda de nuestra televisión. Incluso en vida, dentro de la miniserie de Lucha Reyes de Michel Gómez, Ferrando fue incluido e interpretado por el maestro Carlos Velásquez que sin tener los rasgos físicos de Augusto hace una mejor caracterización.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Oiga usted alaba o critica a ferrando ¿decida por favor?

Anónimo dijo...

Me parece muy buen comentario, esam iniserie fue un desastre por no decidir que tema dentro de la vida de Ferrando iban a explotar..Como se dice en criollo "mucho sanchochado para tan poca carne"....

Saludos desde Piura...
El adicto...