Buscar este blog

martes, 22 de enero de 2008

MARINA: UNA HISTORIA TANTAS VECES CONTADA



Lima, 21 Diciembre 2007 (Por: Richard Manrique Torralva - El Informante Perú).- Marina, es una telenovela irregular, no obstante cautiva y atrapa por ese truculento guión, una historia tantas veces contada, que puede ser empalagosa, irrisoria, sosa y hasta fantasiosa; pero tiene esa “curiosidad” que cautiva, por ello la historia tiene más de un adepto en nuestro medio; a pesar que en varios países fue un rotundo fracaso.

UNA HISTORIA MUY CONOCIDA

La telenovela está basada en una radionovela original de la escritora cubana Inés Rodena que fue realizada por primera vez en Venezuela para la telenovela “Raquel” (Venevisión-1973). En México fue escrita y adaptada por María Zarattini Dan en su primera etapa para “Los ricos también lloran” (Televisa-1979). Tras el apabullante éxito de rating de dicha telenovela, su productor Valentín Pimstein decide alargar la historia. Zarattini se rehúsa a estirar la trama, aduciendo que ésta no da para más, y presenta su renuncia. En su reemplazo, Pimstein convoca al escritor venezolano nacionalizado mexicano Carlos Romero, quien le propone una audaz e insólita idea: empalmar a la historia original de Rodena otro argumento de la misma autora, para así asegurar un alargue con más sucesos, y mantener el interés del público (luego del final feliz entre los protagonistas, Mariana sufre una “locura temporal” y regala a su hijo).

Es así que por primera vez una telenovela mexicana se convierte en un "doble remake", práctica que, con el tiempo y hasta la actualidad, se hará habitual en las producciones dramáticas de Televisa. En el año 1995 se estrenó un remake de la telenovela llamado María la del Barrio protagonizado por la cantante Thalia, Fernando Colunga e Itati Cantoral. Fue producida por Angeli Nesma Medina. El remake batió todos los records de audiencia.

Romero en todas sus novelas conserva los nombres del primer escritor ya sea alargues, ampliaciones o lo que sea que haga, siempre el nombre de la autora que empieza es la que se queda. En “Maria la del barrio”, por ejemplo no puso el nombre de la autora que escribió la parte del regreso de Soraya sino que se conservo el nombre de Inés Rodena como autora general a pesar que ya sabemos que tiene otras fuentes; como la entrada a la cárcel de la protagonista y su perdida de memoria. Sólo en “Inocente de ti” se le dio crédito a la autora del empalme respectivo.

En Venezuela por ejemplo, se adaptó esta historia de Inés Rodena como “colchón” de alargue para la historia de la alumna que se enamora de su profesor ¿Recuerdan Carmín?. Es que la novela peruana se pasó en dicho país con buena sintonía, a tal punto que el tema principal interpretado por Roxana Valdivieso fue cambiado ya que su voz grabado en mono y no en sonido stereo, como ya se utilizaba, casi ni se escuchaba y la popular canción del “chino” Figueroa entonces fue interpretada por la juvenil cantante venezolana Karina, que tuvo “su cuarto de hora de fama” en dicho país.

Por ello los venezolanos adaptaron su propia historia (Abigail-RCTV), no obstante como la historia era muy corta pues la empalmaron con la versión de Inés Rodena y le agregaron también “más problemas” a la trama con lo que mantuvo la audiencia deseada (en el Perú fue un éxito, incluso se pasó en México con buena sintonía y ello derivo que Fernando Carrillo, uno de sus protagonistas, fuera contratado en el país azteca).

Y precisamente todo este tipo de alargues telenoveleros lo vemos ahora en “Marina”, un argumento de Inés Rodena que tiene mucho de “Abigail” más que de sus otras “hermanas gemelas” (la novela es una adaptación de “Los ricos también lloran”, “Maria la del Barrio”, “Abigail” y “Raquel”) pues la trama presenta un triangulo dramático bien definido, los protagonistas y la villana cruel quien en algún momento pasa a ser la protagonista principal de la historia (sobretodo cuando mata a la hermana gemela y recibe su merecido en su atractivo final).

Marina es la telenovela de Telemundo que se filmó en Acapulco - México a cargo de la productora mexicana Argos, que combina elementos de varias tramas clásicas del género además de marcar el lanzamiento de la joven actriz mexicana Sandra Echeverría en su primer papel protagónico y cuenta en su elenco con actores como Mauricio Ochmann quien luego fue reemplazado por Manolo Cardona, Humberto Zurita y Susana Dosamantes y la despampanante actriz cubana Aylín Mujica, quien interpreta a las dos hermanas gemelas (una buena y otra mala) en la historia.

Para este papel Aylín dejó TV Azteca, televisora donde fungía como presentadora del programa matutino Tempranito. Los directivos del canal no vieron con buenos ojos esta salida y calificaron a la actriz de desleal.

LA HISTORIA

Marina es la historia de una dulce y valiente muchacha (irregular Sandra Echeverría) que se gana la vida como lanchera en Acapulco. Su mundo se derrumba cuando su madre muere inesperadamente y Marina entra a vivir a la fastuosa mansión de Los Alarcón Morales; familia de alto abolengo donde la humilde muchacha no será bien recibida por todos.

En aquella casa, Marina se encuentra frente a frente con la maldad y el desprecio, pero también con la dulce protección de Don Guillermo (Humberto Zurita); quién en verdad es su tío. Ella sin saberlo, es tan dueña como los demás miembros de esa familia de todo aquel lujo que la rodea.

Y será precisamente allí donde Marina encontrará el amor de la mano de Ricardo Alarcón (irregulares Mauricio Ochmann y posteriormente su reemplazo Manolo Cardona); un apuesto joven cuya única profesión en la vida es gastar el dinero de la familia, y quién a la vez, vive un tormentoso matrimonio con su histérica esposa Adriana.

El propio Ricardo queda prendado de la sencillez de Marina y ambos terminan irremediablemente enamorados. Muchas de las personas que los rodean, lucharán por separarlos.

La vida cambia inesperadamente para la joven lanchera, cuando finalmente logra alcanzar su sueño de amor y se casa con Ricardo, pero nuevamente una mano enemiga truncará la felicidad de la muchacha, pues su hijo; fruto de su amor con Ricardo le es robado.

Desde éste momento, la vida de Marina cambia bruscamente y su alegría se transforma en tristeza, sus risas en lágrimas y sus alocadas ocurrencias, en un calvario de dolor y desesperación por encontrar aquel hijo robado.

TELENOVELA IRREGULAR

“Marina” a pesar de su historia carece de emotividad y adolece de un buen reparto protagónico. A los actores les queda muy grande este tremendo paso en su carrera. Sandra Echevarria no tiene el encanto de Verónica Castro, la dulzura de Thalia, la simpatía de Catherine Fulop ni mucho menos el talento de la gran Doris Wells.

Sandra carece de movimiento escénico para mostrar mayor desenvoltura a su papel, por ello se queda en muchas ocasiones en forma estática sin ningún desenvolvimiento dramático que nos haga compenetrarnos con su papel. Ni que decir de su contraparte, pues los actores, Mauricio Ochmann y posteriormente su reemplazo Manolo Cardona, lucen de lo más acartonados fingiendo una falsa historia de amor.

Sin duda a los protagonistas les falta mayor experiencia en este tipo de producciones, sino veamos, por ejemplo, como en “Tierra de pasiones”, los protagonistas masculinos son de lo más inexpresivos y hasta acartonados en algunas escenas, pero se desenvuelven bien gracias a su cautivante guión y al buen complemento actoral que tienen a su lado.

Todo lo contrario sucede aquí, pues el casting es de lo más irregular, Susana Dosamantes, en lo suyo, solo aportando lo que guión le indica y Humberto Zurita, totalmente desaprovechado y en un personaje que no está como para él.

Pero el guión atrae porque como decíamos líneas arriba, la historia se asemeja más a “Abigail” por ello se centra en las maldades de la villana de turno. Un complemento bien estructurado en base a las gemelas, una especie femenina de Caín y Abel, que fue bien llevado por Hilda Abrahams en “Abigail”, pero que aquí Aylín Mujica, sin estar a la altura de la venezolana, saca provecho del mismo, gracias a la inquietante historia y a su exuberante cuerpo de “hembra maléfica” y allí la trama levanta en algo, esta producción regularona, pero con adeptos.

Eso sí, a pesar de que su argumento sea de lo más banal e irrisorio, logra algunos aciertos como en la belleza de sus locaciones, la buena escenografía y, los que gustan de las ropas, su buen vestuario.

Con todo, “Marina” no fue un buen producto, merced al empeño de Telemundo de copiar el éxito de otros. Falta todavía ese final de lo más truculento que sólo gustará por el final de la malvada “Verónica”. Aunque si usted vio las anteriores novelas de éxito, ya mencionadas por este redactor, no tendrá que adivinar lo que sucederá aquí.

Ahora que Telemundo ya adquirió su estudio para producir sus telenovelas en México, se espera que las producciones que vendrán sean superiores porque copiar no siempre es sinónimo de éxito asegurado. Recuerden que ya son vistos cautelosamente por Azteca y la principal televisora mexicana, Televisa, por ello la competencia será atroz, pero triunfará el que brinde mejores productos que gusten a esa gran masa de televidentes que gozan con este tipo de producciones. Veremos como les va.





4 comentarios:

Mariella - Santa Anita dijo...

Bueno, Marina es una telenovela muy sintonizada en Lima ¿ no es contradictorio su comentario?

SIMPLEMENTE NOVELAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paula dijo...

Marina es una telenovela muy buena porque es muy bonita. Me gustaria que no acabe porque a todos nos gusta mucho. Tambien quisiera saber donde vive la actriz que personifica a Marina. La telenovela que mê me ha gusta es Marina. Al autor que haya escrito esa telenovela, quiero decirle que es muy buena y lo felicito por su trabajo.

Angie dijo...

La novela MARINA podra tener el mismo trama de LOS ICOS TAMBIEN LLORAN, MARIA LA DEL BARRIO pero muestra diferencias enormes!!
MARINA es moderna, carismatica,inocente y el lugar en donde se desarrolla la novela son preciosos!!
Y si no les gusto la novela, nadie les mando a que la miren!!