Buscar este blog

jueves, 10 de enero de 2008

SEÑORA DEL DESTINO Y EL REENCUENTRO CON LAS GRANDES PRODUCCIONES BRASILEÑAS

Lima, 23 Octubre 2007, (Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Personalmente, creo que las últimas producciones brasileñas que habían llegado a nuestras pantallas no eran ni la sombra de los grandes clásicos que nos brindó la televisión carioca. Lejano es el tiempo desde que comenzamos a admirar el brillo de estas producciones que distaban mucho del clásico formato telenovelero de sus demás competidoras.

Títulos emblemáticos que van desde "Isaura, la esclava" (ojo la primera versión emitida en el Perú y estelarizado por el gran Rubens de Falco), la notable "La Sucesora" con Suzana Vieira, pasando por la más clásica de clásicas de todas las producciones cariocas como lo fue "Vale todo". Desde aquellos años, Brasil nos brindó historias memorables que pasaron desde "Vientre de alquiler" hasta "Xica da Silva", entre otros títulos que mostraban el gran producto que producían los brasileños.

Claro está, que como todo buen producto esto dio paso a las innecesarias comparaciones con lo que hacían sus similares de México y Venezuela. Se habló, despotricó a más no poder contra las novelas rosas, alabando al buen producto brasilero y menospreciando lo que venía de Televisa, Venevisión y hasta entró en la colada las pocas producciones peruanas que comenzaron a emitirse en los noventa, como “Natacha”, por ejemplo. Como recordar esos debates entre los defensores de las novelas rosas contra los defensores del “otro tipo de novela” como calificaban al producto brasilero.

Con el tiempo se comprobó que ambos estilos eran del agrado del público, cuando estas reunían la calidad y el interés necesario que logre atrapar a la teleaudiencia. El tiempo sirvió para que muchos de los detractores de las novelas rosas reconocieran finalmente la gran influencia y fuerza que tienen las historias de “los príncipes azules y las pobretonas sufridas”. Mientras Brasil siguió en lo suyo, pero comprobó que también necesitaba de las historias de este tipo; por eso algunos productores apostaron, gracias a los capitales mexicanos, producir "Esmeralda" en su versión carioca, pero repitiendo el mismo formato que difiere mucho a lo que produce la red O´Globo. Mientras que México y Venezuela intentaban realizar producciones que se asemejen a lo que Brasil producía. Algunos productores nacionales también quisieron copiar el formato brasilero con resultados irregulares y solo logrando que una u otra producción tenga una sintonía aceptable entre el público nacional.

Sin duda los cariocas, más allá de polémicas innecesarias, dejaron su sello y estilo que es seguido por muchos televidentes en el Perú.

Por ello, "Señora del destino" tiene muchos seguidores en nuestro país, porque rescata los tres elementos básicos que sobresalen en los guiones brasileros, el misterio, la audacia y la calidad actoral.

“Señora del destino” es una historia sobre relaciones familiares plagada de intrigas y romances, producida por TV Globo y escrito por Aguinaldo Silva, también autor de “Puerto de los Milagros”, y dirigida por Wolf Maya, realizador de la popular, pero irregular “Uga Uga”.

Esta es una teleserie brasileña producida por la Red O´Globo en el año 2004, con 221 capítulos.

Es la historia de una madre luchadora, que además de sus esfuerzos por salir adelante con sus hijos, deberá buscar a su hija raptada y enfrentar a personas de su pasado que buscan aprovecharse de sus éxitos

Es un drama frío y calculador, sin ninguna moralina ni pretensión demás. Simplemente la historia muestra en dos momentos diferentes a una mujer luchadora, que transforma su destino en el anhelo de reunir a su familia.

Estamos en 1968, en un Brasil en momentos de turbulencia política. Una joven llamada María do Carmo (interpretada en su juventud por Carolina Dieckmann y luego excelentemente caracterizada por Suzana Vieira en la madurez), madre de cuatro hijos pequeños y una niña en brazos de nombre Lindalva, luego de ser abandonada por su marido llega a Río de Janeiro. Está en busca de su hermano en la gran ciudad, pero pasa por diversos percances que la dejan perdida, sin dinero y sin ayuda.

Esta terrible situación la conduce a manos de Nazaré (excelente Renata Sorrah), una mujer sin escrúpulos que finge ser enfermera, pero que en realidad era una prostituta, que le robará a su hija recién nacida. Así, la historia de "Señora del destino" arranca fuerte: con el robo de un bebé y el encarcelamiento de la protagonista, acusada de subversiva.

Más de treinta años después del robo de su hija, María continúa buscándola. Pero eso no fue lo único que hizo: además de criar a sus cuatro hijos varones, la mujer pasó de la pobreza más absoluta a tener una buena posición económica y hasta logra enamorarse. Porque "Señora del destino", como toda telenovela que se precie de serlo, tiene su triángulo amoroso. María tendrá dos pretendientes: Dirceu De Castro (José Mayer), un periodista que conoció en la cárcel y la ayudó en sus primeros tiempos en la ciudad, y Giovanni Improta (notable José Wilker), un carismático empresario y director de una importante escola do samba.

Con la determinación de hacer justicia y reunir a su familia, María se convierte en una exitosa empresaria, dueña de un gran negocio de materiales de construcción y vive en una linda casa en los alrededores de Río de Janeiro.

Con el correr de los capítulos logra tener una relación madura y estable con el periodista Dirceu de Castro, pero su amor es disputado por su fiel y apasionado amigo, Giovanni Improtta. María a pesar de haber vencido en la vida, tener muchos amigos y haber visto a su familia crecer, jamás ha logrado llenar el vacío que ha dejado su hija, por lo cual utiliza sus recursos económicos para rastrear el paradero de la hija raptada.

Tiempo después se reencuentra con Nazaré, mantenida por su hija Isabel (Carolina Dieckmann), una jovencita con la edad que entonces tendría la secuestrada Lindalva.

En medio de esto reaparece Josivaldo (José de Abreu), el irresponsable marido legal de María do Carmo, quien mirando el éxito de su aún esposa busca obtener beneficios económicos y se une a Nazaré y Reginaldo (Eduardo Moscovis), que están en contra de María.

A partir de entonces este drama desarrolla romances apasionados, venganzas e intrigas que mantendrán en expectativa constante a los televidentes.

“Señora del destino” es apasionante, misteriosa y cautiva por el buen desempeño actoral y la buena dirección de cámaras. Los planos abiertos para las desgracias que aquejan a los protagonistas y los cerrados para los enfrentamientos cumbres, como el reencuentro entre María y Nazaré, le dan el complemento necesario para lograr que el interés del televidente por la historia vaya en aumento. El guión nos muestra a una implacable enfermera y una valerosa mujer que a pesar de su superación mantiene las esperanzas de encontrar a la hija perdida. Salvando distancias, noten ustedes la semejanza con “Simplemente María” (Perú-1969- Saby Kamalich, Ricardo Blume, Braulio Castillo), la diferencia es que la producción brasilera apenas muestra el logro de superación de María Do Carmo, no quiere caer en el romanticismo empalagoso y se centra en el misterio que encierra la trama. Los galanes de María do Carmo muestran algunos rasgos del maestro Esteban y Antonio Caride (los galanes de Simplemente María), pero la calidad de la producción carioca está en que los convierte, no en un don de virtudes, sino que los humaniza en su totalidad, como Giovanni Improtta quien es un apostador que de buenas a primeras quiere cambiar de vida, pero se mantiene fiel al cariño hacia la mujer que ama. Son pretendientes con todos los aciertos y desaciertos que podemos tener los hombres a pesar de aspirar al amor de una mujer como María.

“Señora del destino” marca el reencuentro con las grandes producciones brasileras, con un inicio espectacular (Noten lo malvada y sarcástica que puede ser Nazaré cuando envuelve a María y la compara con una momia peruana) o cuando emula a las enfermeras con el clásico signo de “Silencio” al estilo “Kill Bill”; y ni que decir de su cautivante final.

Sin duda “Señora del destino” es un producto casi perfecto, muy al estilo brasilero. Un grato encuentro con el buen gusto carioca. Sin duda estamos ante una de las mejores telenovelas del año.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente produccion brasileña y una pena que nadie haya reparado en ella. Sigo sus comentarios y me parece justo que la haya catalogado como la mejor del año..Aunque una critica para su blog ¿porque no actualiza sus comentarios? Porque yo prefiero leerlo en El Informante que aquí pues sus noticias y analisis llegan con retraso..
Saludos
Desde Pucusana - Perú..

Silvana..

Carolina dijo...

Pues a raíz de este comentario, he visto la telenovela en You Tube casi "luchando" porque hay capítulos de videos en portugués que cuesta leerlos. Pero luego de casi ocho meses he podido comprenderlo y concuerdo contigo. es una excelente telenovela que merece que sea repuesta en nuestra televisión local. Muy interesante tus comentarios, sigue así porque cautivas a muchos lectores con tu estilo de critica.