lunes, 14 de enero de 2008

UN AMOR INDOMABLE Y LA FALTA DE MAYOR PRODUCCION NACIONAL


Lima, 05 Noviembre 2007, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante).- Lejano es el tiempo en que la industria nacional producía telenovelas a diestra y siniestra allá por los años sesenta; pues era una época de constante renovación donde las teleseries y telenovelas estaban a la orden del día; ello permitía que dicha constancia sirviera para enmendar errores, encontrar talentosos actores y buscar interesantes libretos que fueran adaptadas a nuestra realidad, por ello dicha continuidad tuvo su recompensa con "Simplemente María" (Perú- Panamericana Televisión-1969) y las posteriores producciones que se realizaron en una época donde la dictadura militar paralizó, en cierta medida, ese buen camino que se había trazado.

Algo parecido sucedió en los noventa cuando los Crousillat levantan nuevamente nuestra producción nacional y producen telenovelas que se ven hasta en Europa, mientras Luís Llosa y Michel Gómez les pisaban los talones aunque muy relegadamente. Lástima que todo tiene su final y por los problemas, por todos conocido, la producción de telenovelas retrocedió a pasos agigantados toda vez que ya no era rentable nuestro mercado y los capitales extranjeros observaban otros mercados más atractivos e interesantes, como el colombiano que ya empezaba a empinarse con resultados altamente rentables.

Hago esta breve síntesis toda vez que en estos tiempos de miniseries populares y comedias domésticas, muy pocas productoras apuestan por la realización de una telenovela nacional. Es lógico, los resultados saltan a la vista no hay creatividad y por ende hay escasez de buenos libretos, nuestros primeros actores trabajan en el extranjero y por el poco pago de nuestras productoras es bien difícil que regresen, pero sobretodo los inversionistas (importante para la realización de una telenovela) ya no apuestan por nuestro mercado, porque sencillamente no tienen la seguridad que el éxito esté garantizado. Ejemplos, los hay montones, "María de los Ángeles" (Venevisión-Iguana- 2005) no caminó como se esperaba, "Amores como el nuestro (Panamericana Televisión- 2006) fue un fracaso total y así la lista sería larga y tediosa.

Por ello es meritorio que en un tiempo de crisis total en esta industria todavía existan productoras que apuesten por un producto peruano y sobretodo que dicha producción llegue, pese a todo, a culminar sus capítulos. Nuestras televisoras se han visto en los últimos años, en aras de sus bolsillos, cancelar intempestivamente una telenovela o producto nacional porque su bajo rating le ocasionaba más perdidas que ganancias.

Pese a todo esto, tenemos una producción liderada por Michel Gómez que, a pesar de ser extranjero, es el único que cree y apuesta por lo nacional. Ya que estamos acostumbrados a traer actores extranjeros que muy pocas veces han logrado sacar adelante nuestras producciones; sin embargo, como nunca, tenemos un elenco cien por ciento peruano. Y Gómez nos demuestra que al talento peruano hay que darle una mayor oportunidad.

Entramos a los últimos capítulos de “Un amor indomable” una telenovela producida por ATV de Perú, Red Televisión de Chile y Chroma producciones, dirigida por Michel Gómez, producida por Armando Limansky; escrita por el autor argentino Carlos Lozano Dana y adaptada por Luis Zelkowicz y Jimena Ortiz de Cevallos; que narra las desventuras de Julieta Pérez de Romaña (preciosa Rossana Fernández Maldonado) una joven decidida y emprendedora, que quiere tomar las riendas del negocio de caballos de paso peruano de su familia, por ello regresa a nuestro país, luego de radicar con su tío (fugaz participación de Roberto Vander) en Santiago de Chile; no obstante por cosas del destino antes de regresar a la hacienda de su familia llega a Lima y acompaña a su amiga y confidente Claudia (bien Celine Aguirre) a la fiesta que el millonario Federico Campoy (Renato Rossini) da en su lujoso apartamento, éste la confunde con una de las chicas que han contratado para animar la fiesta y le da un ardiente beso en la boca. Julieta reacciona ofendida con una cachetada, y se va de la fiesta, pero no puede olvidarse de lo que sintió por primera vez en su vida.

Julieta termina esa noche con su novio Lorenzo (Rodrigo Sánchez Patiño) con quien no tiene nada en común y ha dejado de querer. Lorenzo no acepta su rechazo y está determinado a reconquistarla a cualquier precio. Él es de familia adinerada y está aliado con Susana (irregular Ivonne Frayssinet), la madre de Julieta para conseguir el amor de la hija. Susana quiere obligar a Julieta a casarse con Lorenzo, para resolver los problemas económicos de la familia. Él; es un hombre de malos sentimientos y bajos instintos, que se expresan en la relación amorosa escondida que tiene con Carola (Katerina D’onofrio), la prima de Julieta.

Federico piensa que Julieta es su hermana, por eso comienza su venganza contra Emilio Pérez de Romaña (siempre correcto Hernán Romero), padre de Julieta, a quien se le presenta como el nuevo dueño de la hipoteca que pesa sobre las tierras de la hacienda y le exige el desalojo de su familia. Federico humilla y rechaza abruptamente a Julieta, por el odio que le tiene a su familia, transformando el amor que siente en odio y rencor. Las acciones que toma Federico contra su familia lo volverán un enemigo irreconciliable a los ojos de Julieta.

“Un amor indomable” cuenta con muy buenos decorados y un derroche técnico de primera. Aquí se ha cuidado hasta de los más mínimos detalles para que el producto presentado logre gustar a las mayorías. El tema principal de la telenovela "No te quiero por un solo día" (por Diego Duval) es pegajoso, pero nada más. No obstante el guión adolece, no sólo de un mayor fuerza visual sino que falta mayor audacia en los diálogos y una mejor acción en una trama que fuerza demasiado sin lograr un despegue total de sus protagonistas.

Comencemos por la pareja protagónica, apostar por alguien mejor que Rossini y Fernández Maldonado era mucho riesgo y en un mercado como el nuestro lleno de productores indecisos y faltos de convicción, esto era poco probable que sucediera, ya que por razones obvias no se podía recurrir a ningún extranjero porque estos, entre otras cosas, o se traían "paquetes" que en nada aportan a la producción o resultaban demasiado caros para nuestro mercado.

Por ello nuestra pareja estelar saca adelante una historia de amor demasiado forzado, Renato Rossini se esfuerza por convencernos que ama con locura a Julieta, pero la falta de un mejor trabajo visual y corporal de su personaje hace que no convenza demasiado en su nuevo papel de galán. Y no porque Rossini no pueda realizarlo, pues atractivo y talento no le falta, lo que pasa es que sucumbe en una historia con muchas limitaciones que solo queda en buenas intenciones. Noten al Rossini de “María Emilia, querida” (Perú- América producciones) atormentado por el amor de Melania Urbina, en la ficción, y verán la diferencia. Es que el guión en la historia de Delia Fiallo estaba perfecto para él, era como un galán en papel secundario. Todo lo contrario sucede aquí, falta mayor química entre ambos actores y no hay una mayor exigencia, todo porque el guión es demasiado pausado.

Mejor está Rossana Fernández Maldonado, más por la dulzura que refleja en su rostro que por la química que debe haber entre ambos. “Un amor indomable” esta enmarcada como una telenovela rosa y como tal debieron haberla delineado. Los protagonistas deberían ver la actuación de Angélica Rivera y Eduardo Yáñez que están notables en “Destilando amor” (Televisa-2007) y observar lo que es compenetración de pareja y los sentimientos y padecimientos que deben reflejar a través de la pantalla. Más que un amor profundo nuestros protagonistas parecen vivir un simple amor furtivo.

Y un claro ejemplo de estos vacíos dentro de la trama, es que el papel de villana le queda muy grande a nuestra primera actriz nacional Ivonne Frayssinet quien luce muy forzada como Susana Pérez de Romaña. Pareciera que finge en varios pasajes y no es así, lo que pasa es que el guión con sus imperfecciones pretende que la veamos de esa manera. Encima Gómez "respeta demasiado su trayectoría" y no la dirige como debe ser en las escenas de alcoba con besos y caricias demasido impostadas. Ivonne es una talentosa actriz, pero no redondea una gran actuación, mejor lucía en “Milagros (Perú-América producciones) donde opacaba a la desabrida protagonista de aquella telenovela, Sonya Smith, ¿y porque sucedía esto? Porque tenía un estupendo compañero de actuación a su lado, que lucía tan maquiavélico y diabólico como ella, como era el siempre talentoso Reynaldo Arenas.

Y ese es otro de los problemas de la telenovela, sus actuaciones todas en su mayoría son muy dispares, esa galería de villanos no provocan odio, sus maldades son tan intrascendentes que no exigen un “mayor sacrificio” a los protagonistas. Además que los diálogos son demasiado forzados y hasta absurdos en algunos casos.

Mejor está el alcalde y su conflictiva familia muy bien complementada por la gran Haydee Cáceres e Ismael Contreras quienes junto a su tormentoso clan componen un cuadro familiar interesante de seguir. Para beneficio de la producción, enhorabuena que Gómez no le imprimió nada de nuestra realidad política porque entre los defectos del francesito está siempre "sazonar" la historia con extractos de nuestra vida política y social, lo que no siempre le ha dado buenos resultados.

Otro ejemplo de las irregularidades en la trama es que por momentos la historia de Macarena (Nathaniel Sánchez) y Cerebro (Edwin Vásquez) iba creciendo en interés, pero se perdía por la irregularidad de Vásquez y la falta de una mejor historia que provoque mayor interés de los televidentes. La debutante Nathaniel Sánchez luce muy bien y hasta derrocha simpatía, pero merecía un mejor acompañante.

Mención aparte merece Kenita Larraín, que no actúa pero encanta, tiene simpatía y por supuesto que belleza, lástima que el dejo chileno opacaba en algo sus parlamentos (inapropiado para este tipo de producciones que buscan la internacionalización porque la vocalización de un mejor español ayuda mucho para lograr el interés de los televidentes por la trama), pero su esbelta figura imponía presencia en la corta e intrascendente participación que tuvo. Gómez desaprovechó la figura de Kenita porque tranquilamente podía ser “la Martha Julia” de nuestras telenovelas. Nos referimos, por supuesto, a la actriz mexicana Martha Julia que es actualmente la actriz más llamada en el país azteca para los roles de “vampiresa, amante o novia sensual”. Aquí Kenita se prestaba para dicho papel, no sabrá nada de actuación, pero podía “moverle el piso” a la relación de Julieta para lograr un mayor interés de los televidentes. Pero lástima que la chilenita solo fue figura decorativa dentro de la historia de Gómez.

Con todo, “Un amor indomable” llega a su final. Hasta ahora, nadie dice nada sobre una nueva producción local, como se dijo durante el lanzamiento de dicha telenovela; cuando se comentó hasta la saciedad que este era el inicio de una serie de producciones locales.

Esperemos que ello suceda pronto, porque más allá de los números. El ejemplo del pasado nos enseña que sólo con continuismo se logra el éxito deseado, porque sin ser un gran producto, “Un amor indomable” cumplió y sobretodo llegó hasta su capítulo final algo que en los últimos años no se veía. Porque, a pesar que es una coproducción Perú-Chile, los laureles se las lleva el francesito Michel Gómez de quien esperamos más cosas ya que, a la larga, es catalogado como el extranjero que más oportunidades dio al talento nacional. Y eso por cierto, es más que meritorio.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Fea telenovela nacional..un fiasco...y la musica desastrosa...En chile salio de la programacion por mala...

Marlene - Santiago de Chile

Anónimo dijo...

En el Perú, no sabemos hacer novelas..Solo nos especializamos en programas cómicos idiotas, musicales de hororrosa producción cumbianbera o miniseries donde se exalta a cantantes populares pero de ninguna manera idolos nacionales..No hay una creatividad..estamos en nada..

Marisela - Hucho - Perú.

Anónimo dijo...

Oiga, me parece que la pareja protagnica no estaba a la altura de esta producción. La novela era bien monse..Solo servimos para hacer miniseries vanagloriando a "idolos de papel"..

Anónimo dijo...

oigan carajo la telenovela es buena me parece excelente.

Anónimo dijo...

Oiga, la telenovela es excelente y no como dicen esos chilenitos que la telenovela es una basura. Es desproporcionado ese comentario. ¿no será al revés?. Porque la verdad que allá en Chile su programación es remala a tal punto que nunca ninguna producción ha sobrepasado los limites de sus fronteras. ¡Arriba Perú! Nuestro país tiene cosas hermosas, pero Chile francamente mejor ni mencionarlo...

Jane dijo...

Excelente telenovela a mi parecer la mejor .......!

Anónimo dijo...

quien me diera poder verla en españa,me encanta pero no es facil de encontrar

Anónimo dijo...

a mi me encanto una de la mejores q he visto me encantaria volver a verla x mas q la busco no encuentro todos los capitulos me podrian ayudar plizzz