Buscar este blog

lunes, 24 de abril de 2017

POR SIEMPRE, GUSTAVO ROJO

Ha fallecido Gustavo Rojo. Nuestro recuerdo para un gran actor que estuvo muy ligado al Perú. Protagonizó en nuestro país, "Natacha", un clásico de siempre.

Lima, 24 Abril 2017, (El Informante Perú).- Partió Gustavo Rojo. El eterno galán de muchas telenovelas que dejaron huella a lo largo del tiempo. Fue parte importante en el breve auge que tuvo la telenovela peruana a inicios de los setenta.

Gustavo Rojo murió el último sábado a los 93 años de edad. Su hija la actriz Ana Patricia Rojo, explicó que el actor se encontraba enfermo desde hace algún tiempo, pero no dio más detalles sobre las causas del deceso.

"Él nos pidió que se guardará discreción tocante a su enfermedad, pero murió rodeado de su familia y con mucho amor", declaró sobre el artista, famoso por su época de galán en el cine mexicano de los 40 y 50.

La vida le brindó la alegría de participar en la que fue su última aparición en la telenovela Un Camino Hacia el Destino, donde volvió a ser padre de Ana Patricia, su hija quien era la villana de la historia.

Nacido en Uruguay, pero radicado en México desde hace más de 70 años, forjó una carrera como uno de los actores jóvenes más importantes en la pantalla grande.

Entre sus primeras películas figuran títulos como Una Mujer con Pasado, Cuando los Padres se Quedan Solos, Cortesana, La Insaciable y Todo un Caballero. Uno de sus primeros éxitos fue El Gran Calavera, junto a Fernando Soler, cinta en la que se basaría la taquillera Nosotros los Nobles.

En televisión destacó en melodramas como Marcha Nupcial, Lágrimas de Amor, Rosa Salvaje, La Intrusa, Carita de Ángel, Destilando Amor, entre otras producciones.

Su llegada al Perú

Dos veces estuvo Gustavo Rojo en el Perú. En 1970, protagonizó el clásico melodrama nacional "Natacha" al lado de Ofelia Lazo, Gloria María Ureta y Alfredo Bouroncle.

Esta producción, pertenece a una idea original de Abel Santa Cruz, uno de los guionistas más importantes de la radio, la televisión y el cine argentino quién falleciera en 1995, pero que dejó innumerables adaptaciones, todas muy exitosas en varias partes del mundo, como "La pícara soñadora", "Papá corazón", "Me llaman Gorrión", “Jacinta Pichimahuida”, "Carmiña", entre otras historias memorables.

A inicios de los 60, Santa Cruz escribió "La muchacha que vino de lejos", la historia de una campesina del interior de la ciudad de Buenos Aires que busca trabajo en la capital. En la casa de su nuevo patrón, encontrará al amor de su vida y vivirá toda una historia de alegrías y sinsabores.

Rápidamente se hicieron las adaptaciones respectivas y así nació la telenovela "Nuestra Galleguita" (Argentina- 1968), protagonizada por Laura Bove y Norberto Suárez, el papá de "Pinina" en la posterior telenovela que se produjera en Buenos Aires basada en una historia del propio Santa Cruz, con Andrea del Boca como protagonista, allá por los setenta.

Por ese mismo tiempo, Panamericana buscaba otra producción, del mismo corte, que le suceda a su telenovela éxito, "Simplemente María" que arrasaba en sintonía en sus capítulos finales de las 3 de la tarde y en sus repeticiones de las 7 de la noche. Todo el Perú quería ver los sufrimientos y triunfos de María Ramos, interpretada brillantemente por nuestra Saby Kamalich. Aún no se sabía el posterior triunfo que tendría esta historia en América Latina.

Es así que a Genaro Delgado Parker y Alberto Terry le proponen este guión de Abel Santa Cruz. Eran otros tiempos, sin exagerar, Panamericana se iba convirtiendo en lo que es, hoy en día Televisa, y por cuestiones de dinero no había problema. Además el costo no era excesivo. De esta manera Panamericana tenía en sus manos el guión perfecto para reemplazar a su telenovela estrella. De inmediato contrató a uno de los galanes más cotizados en esos momentos, Gustavo Rojo.

"Natacha" fue un éxito en el Perú y en varios países hispanos. Incluso en México se emitió esta producción aunque sin el éxito que tuviera "Simplemente María". La telenovela constaba de dos partes bien definidas. El encuentro en Natacha y el niño Raúl y su posterior convivencia como esposos. Es en esta segunda parte, en que aparece una bella muchacha quien terminó apoderándose de algunos capítulos. Era Carmela Stein, ex Miss Perú 1961, quien sería más adelante la tercera esposa de Gustavo Rojo. De la relación con la peruana, el actor tendría dos hijos, Enrique y la actriz Ana Patricia.



En 1991, el actor volvería a trabajar en Perú en la telenovela "Velo negro, velo blanco", melodrama de Iguana Producciones, al lado de actores peruanos como Mari Pili Barreda, Lucero Sánchez, Fernando de Soria, Ivonne Fraysinet, Lolita Ronalds, Braulio Castillo hijo y un joven Gianmarco Zignago.

Curiosamente, tras el éxito, en el Perú, de la segunda versión de "Natacha" en 1990, varios productores independientes apostaron por las producciones de telenovelas. Uno de ellos fue Lucho Llosa quien con su productora Iguana produce "Velo negro, velo blanco" inicialmente llamada "Camila" que era una versión dramática de la película protagonizada por Kevin Costner y Anthony Quinn llamada "Venganza". El productor contrató a Gustavo Rojo y su presencia no pasó desapercibida, pese a que la telenovela no tuvo muy buena aceptación.



Sus últimos momentos

“Sabíamos que en algún momento esto iba a suceder, ya tenía 93 años. Uno se va preparando, pero no lo suficiente como para dejar ir a un ser querido”, afirmó Juan Carlos Rojo, hijo del actor.

Aseguró que todo se llevó de acuerdo con las peticiones de su padre, quien dejó por escrito su última voluntad y testamento.

El sábado, los hermanos Enrique, Juan Carlos y Patricia se juntaron para ver el fútbol en compañía del actor; sin embargo, a las 17:30 horas, Gustavo Rojo dio un último suspiro y falleció.

“Estábamos viendo el partido Cruz Azul vs. Chivas, en ese momento vino el final… se fue en paz”, expresó Juan Carlos.

“Era un hombre grande, de unos años para acá empezaba con los achaques propios de la edad. Él estaba bien, siempre atendido por los mejores especialistas, médicos, rodeado de su familia.

“Mi padre era un extraordinario hombre, querido por todos, muy inteligente. Vivió como guapo y se murió como guapo”.

Hasta siempre Gustavo Rojo. Un señor actor. Siempre recordaremos al eterno niño Raúl...






2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hasta siempre Niño Raúl, los peruanos siempre te recordaremos...

Anónimo dijo...

Todos estamos conmovidos por tu partida, querido Gustavo Rojo. Un tremendo actor.