lunes, 13 de agosto de 2007

EVA DEL EDEN, NUEVA PRODUCCION DE MICHEL GOMEZ

Lima, 02 Noviembre 2004, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Michel Gómez conocido productor nacional tiene el gran mérito de seguir apostando por las producciones nacionales, estos a lo largo de toda su carrera han tenido sus bajas y sus altas, pero a no dudar que las que más satisfacciones le dieron fueron las realizadas con un grupo humano netamente peruano, claro a excepción de él que es de nacionalidad francesa.

Ahora nos presenta Eva del Edén primera producción de época basada en la conquista y el virreinato del Perú que tuvo muchos problemas para su realización pues no se encontraba el financiamiento respectivo, se dice que incluso muchos actores bajaron sus pretensiones económicas con tal de que Frecuencia Latina, canal que fue el único que se interesó por el producto, diera la luz verde respectiva.

Pues bien se llegó a su realización y ahora los peruanos vemos el resultado de este esfuerzo conjunto de Chroma Producciones (empresa perteneciente a Michel Gómez) y se lanza en horario estelar junto a la miniserie de Dina Paucar (ver nota aparte) que constituyó un gran colchón ya que la mencionada miniserie fue todo un suceso en sintonía.

Pero vayamos a la trama, la historia de Eva de Palomino (Mónica Sánchez) hija mestiza de una princesa chanca y un conquistador español, éste último muere a manos de un duro terrateniente y cuya muerte perjudica a Eva quien se ve despojado de todos sus bienes y entregada a una familia de abolengo en la ciudad de Los Reyes cuyos habitantes lo único que desean es apoderarse de sus bienes para lo cual traman un matrimonio con Marcus Arias Maldonado (Javier Echevarria, en buena actuación), Eva planea vengarse del hombre que asesino a su padre pero ignora que el hombre al que ella ama, el sacerdote Roldán (Diego Bertie) es su hijo.

En las novelas de Gómez siempre notamos el esfuerzo del realizador por realizar cosas diferentes a las novelas actuales. Por ello insistimos en que algunas veces le han ligado otras no. Aquí el solo hecho de presentarnos una novela de época ya difiere de las producciones anteriores. Que sepamos no se había hecho antes en el Perú una novela de este tipo por lo que se elogia el esfuerzo pero ¿Qué le pasó a Gómez? al escoger un tema musical inapropiado y tan poco comercial, ¿quiso parecerse también a las producciones de O"Globo?, por favor ya Michel debe sacudirse de ese atorrante debate que se dio hace unos años atrás en la cual sin ton ni son se debatía ¿cuales son mejores? las telenovelas brasileras ó las mexicanas y venezolanas, ¡por favor! cada uno tienen su público y si son éxitos son porque el gran jurado, en este caso el televidente, las prefiere, con el paso del tiempo Michel ha saboreado triunfos y derrotas en un género muy complicado.

Pero de hecho ese temita musical provoca cambiar de canal y es ahí que gracias a que en sus primero capítulos tenían ese gran colchón de sintonía que dio Dina Paucar, es que muchos se engancharon con la novela, sin embargo notamos que faltó un mayor peso en el guión, vale decir, de arranque mostrar a los buenos y a los malos de la historia, Carlos Cano siempre se ha mostrado como mejor villano que bueno, pero en el rol del pérfido y cruel terrateniente no logra perfeccionar una gran creación. A Diego Bertie lo notamos desde hace un gran tiempo "actuar sin ganas" parecería que ya llegó a su techo. Diego es un gran actor y mejor galán que Christian Meier, lamentablemente el concepto que se tiene aquí de galán ha hecho que muchos no quieran ni escuchar esos términos, cuando por los galanes y primeras actrices muchas veces se ha obtenido éxito, más allá que el producto sea bueno, flojo o deficiente. En fin, pero Bertie da para más y eso tiene que saberlo él.

Eso sí, aplausos para Mónica Sánchez, toda una actriz, no importa que haya tenido roles secundarios en la que no mostraba su enigmática belleza (Maria Emilia, por ejemplo) o en desastrosas producciones como el remake de Nino, igual la Sánchez ha actuado sobria y fiel al personaje que le tocaba encarnar, ahora caracterizando a Eva de Palomino está perfecta, dura, cruel y a veces sensual, es un rol para ella, una auténtica musa nacional, sucesora de nuestra Saby Kamalich, A propósito ¿alguna vez podremos ver una nueva versión de Simplemente María hecha en el Perú? Lo dudamos por los derechos que tiene TELEVISA que se ha ido apoderando de todas las producciones de éxito en toda latinoamérica. Mónica Sánchez estaría perfecta para Simplemente María, incluso superior a la desastrosa versión que hicieron los mexicanos con Victoria Ruffo como María López, apellido cambiado por los charros ya que en la producción peruana era Ramos.

Conforme han ido pasando las semanas el guión de Eduardo Adrianzén se consolida, a pesar que algunos actores no encajan dentro de lo personajes secundarios ¿alguien puede creer que Giampiero Díaz y Daniela Serfaty encajan como segunda pareja de importancia dentro de la trama? Y ese es error de Gómez pues tiene la oportunidad de buscar actores que trabajen mejor sus personajes, no necesariamente tienen que identificarse con el aspecto físico que el libreto exige. Televisa, Venevisión, entre otras también incurren muchas veces en esos errores, pero con una buena dirección actoral muchas veces salvan esos obstáculos.

Aunque recién entra a la trama se le nota progresos a Milene Vásquez, es nuestra segunda actriz en importancia hoy por hoy, luego de la "desaparición" de Andrea Montenegro, Milene tiene su oportunidad de mostrarnos una auténtica villana, que en verdad en dicho rubro, muy pocos han destacado, salvo Patricia Aspillaga en los sesenta y Katie Serrano en los noventa con Canela.

Michel, como siempre, recurre a primeros actores que no desentonan en lo más mínimo, ni siquiera por sus breves apariciones, Alberto Isola, gran maestro de la actuación y Reynaldo Arenas encasillado en papeles indígenas, pero que los hace con gran talento. Eso sí el Tribunal de la Santa Inquisición merecía un mejor trato en los libretos, Enrique Urrutia no provoca ni una pizca de credibilidad mucho menos su joven acompañante. Ese era el rol hecho a la medida de Juan Manuel Ochoa que ya lo había hecho en la miniserie La Perricholi que el mismo Gómez produjo hace unos años. Suponemos que no se recurrió a él por los problemas que el actor venía atravesando, porque sino hubiera sido un pecado no contar con él. Esa Inquisición flaquea, no hay peso en los goces esquizofrénicos de esos sacerdotes crueles y con sed de poder que perseguían a todo aquel que no compartía sus creencias. Debió Adrianzén trabajar mejor ese tema para de esta manera engancharnos con la trama.

Suponemos que en los próximos capítulos veremos algunos acercamientos con la realidad de nuestra historia como mostrarnos un acercamiento romántico entre el personaje de Alexanda Graña con el moreno esclavo que ahora la custodia, recordándonos Matalache ó al moreno experto en la pintura que tal vez nos acerque a la historia del Cristo de Pachamamilla.

Con todo, los acabados y las puestas en escena son mérito de la producción teniendo en cuenta los problemas por los que se pasa cuando no hay un buen financiamiento. Esperemos que le vaya bien a Gómez con esta nueva apuesta nacional. No es de todos los días tener a Mónica Sánchez, Diego Bertie y Milene Vásquez en los estelares y es que son escasas las producciones nacionales que sean netamente peruanas y Michel tiene ese gran privilegio de no recurrir a cualquier estrellita del extranjero que les impongan las cadenas internacionales so pretexto que los nuestros son poco conocidos. ¡Por favor! a otro con ese cuento.