viernes, 19 de octubre de 2007

VIRGENES DE LA CUMBIA 2: SECUELA CON ÉXITO



Lima, 18 Octubre 2006, Por: Richard Manrique Torralva / El Informante.- La moda de las miniseries continúa imparable en el horario de las nueve de la noche y de esta manera se consolidan en el horario estelar. Ahora toca el turno a la secuela de Vírgenes de la Cumbia que vuelve con una historia más sólida y teniendo como plato fuerte no solo los cuerpos exuberantes de las Vírgenes sino también a sus competidoras las bellas Diablitas del Sabor que pugnan por consolidarse dentro del mundo de la cumbia peruana.

La historia se inicia cuando Mágico Gonzáles (Toño Vega), manager de Las Vírgenes de la Cumbia (Maricarmen Marín, Tula Rodríguez y Carolina Infante) convoca a un gran casting luego de la salida de María del grupo. Chicas de todo el Perú acuden a la convocatoria, pero sólo una es la elegida. La nueva Virgen se llama Lourdes (Magdiel Ugaz) y trae un nuevo ritmo al grupo: el reggaeton. Guadalupe, Mercedes, Fátima y Lourdes se convierten de nuevo en la sensación del momento, pero no están solas en la cancha. Milady Carvajal (Tatiana Espinoza) les hará la competencia con su nueva agrupación: Las Diablitas del Sabor, que además de María, las chicas que conforman el grupo son Magdalena, Soledad y Jennifer (Maricielo Effio, Marisela Puicón, Milagros Pedreschi y Vanessa Jerí). María piensa que puede dominarlas por haber sido una estrella, pero está muy equivocada: estas chicas, sobre todo Jennifer, no se dejan dominar por ella. Todas se caracterizan por ser -en mayor o menor grado- ambiciosas y envidiosas. Sin embargo, tienen conflictos propios de cualquier muchacha. Las Vírgenes de la Cumbia y Las Diablitas del Sabor son enemigas y rivales. Constantemente se enfrentan, dentro y fuera de los escenarios, por figuración, hombres o contratos. Por si fuera poco, Milady Carvajal y Mágico se disputan las presentaciones utilizando todas sus armas y contactos.

En esta oportunidad la producción recae en la productora Del Barrio cuya batuta la tiene Michelle Alexander quien nos presenta un guión muy solvente que tiene como base central la competencia entre ambos conjuntos en medio de historias paralelas que envuelven a cada personaje, cada una con problemas de todo tipo como la delincuencia, tráfico de drogas, arribismo y ambición.

Precisamente el inicio de la serie comienza con el auge del grupo en una secuencia muy parecida, nada más y nada menos, que a Rocky III (la escena del concierto de las Vírgenes que, entre las vivas y los aplausos del público, encuentra como espectadora, con la mirada desafiante y ambiciosa, a Milady Carvajal es muy parecida a la de Mr. T. espectando el apogeo de Rocky Balboa en el ring).

Alexander no quiere dar concesiones a la competencia y también atrapa al público con la muy bien lograda escena de la muerte del esposo de Mercedes y a partir de allí se van sucediendo una y otra historia que causa más de un problema a las Vírgenes.

El gran merito de los guionistas de esta historia (Yashin Bahamonde y Víctor Falcón) es mantener la idea ya esbozada anteriormente en la primera entrega de la serie, vale decir, se valen de los entretelones reales de nuestra farándula local para plasmarlo dentro de su historia, por ejemplo la historia de Magdalena, una porrista que se vincula sentimentalmente con varios futbolistas es obviamente sacada de nuestra farándula nacional. Como lo fue anteriormente la historia de María, que de la noche a la mañana pasa a ser animadora de un programa estelar en el canal número uno del país, merced a "su amistad” con un ejecutivo de dicho canal. Sin contar el personaje de Milady, una cantante criolla, dueña de una peña, cuyo pasatiempo son los "chiquillos". Los guionistas balancean muy bien los hechos reales con la ficción y con ello logran que el público se interese en la trama, ya que en su gran mayoría muchos sabemos de “las trampas” de las porristas o de los entretelones de los manager o promotores.

Sin embargo hay historias no del todo logradas como la de Guadalupe que es de lo más sosa. Carolina Infante parece contagiarse de Marisela Puicón y nos hace una entrega de lo más irreal y carente de todo interés.

Aunque por lo bien estructurado del guión, las actuaciones de la gran mayoría responden a las expectativas. Tula Rodríguez se consolida, no se esfuerza en lo más mínimo, pues es ella misma y hasta derrocha simpatía. No necesita de poses demás ni de sonrisas esforzadas. Paul Gastelo y César Ritter gustan en sus roles de villanos, mientras Milagros Pedreschi, bien preparada puede dar más y Vanessa Jerí se luce en las escenas románticas y de a pocos logra estructurar un personaje tan dubitativo como conflictivo. Pero el mejor de todos es Oscar López Arias quien nos presenta un personaje tímido y bonachón al que el actor le agrega tics y gestos que le dan el sostén necesario para conformar un personaje muy bien delineado. A su lado Magdiel Ugaz gusta en su rol de "chiquilla de barrio”, no será una Verónica Castro, pero la joven se consolida dentro del mundo de la actuación.

La serie entretiene a pesar de los bajones que tienen las historias, tanto de María (que decayó demasiado) como de Guadalupe (totalmente intrascendente). Los aportes técnicos son los mismos que en las anteriores entregas, además de insertar muy sutilmente los aportes publicitarios de sus patrocinadores (en ello son mejor que las producciones de Capitán Pérez) pues con los breves parlamentos publicitarios insertados en el guión, no llegan ni al tedio ni mucho menos al hartazgo.

Sin duda la serie cumple su cometido como es la de entretener, hasta pensamos que junto a las dos entregas de La gran Sangre, esta segunda parte de la Vírgenes es de las mejores miniseries presentadas hasta el momento y cuyo mérito recae indudablemente en Michelle Alexander, quien felizmente, próximamente, presentará otra nueva producción con lo que el camino de las producciones nacionales continuarán en nuestra televisión, y eso es por demás rescatable.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hola bueno soy david megusta la novela dela virgen d ela cumbia y parte que soy su admirador masa de fatima tula
me yamo david antonio vivo en sullana piura siempre beo la nobela y su cancion son padre siguesn aldelante chica a especialmente a animador magico que dico los bendigo y los acompañe atodos de los grupo
soy fun numero uno david de sullana

Anónimo dijo...

Y estas solo seran virgenes de la cumbia porque de virgenes no tienen nada....

Anónimo dijo...

Hola, soy mexicano aunque radico en Canadá, muy en lo personal odio las telenovelas y vaya que en México hay muchas y una amiga peruana me hizo el favor de prestarme las virgenes de la cumbia, hasta mi esposa me critico porque no podía dejar de verla, realmente me gusto mucho y porsupuesto me enamore de Fátima y de su voz, me encanta conocer otros países aunque sea por televisión pero he tenido la oportunidad de conocer gente de Perú (así como de otros países) Pero Perú creo yo es de la gente mas amigable y respetable gracias por permitirme conocerlos son gente increíble y amable aquí tienen un amigo mexicano viva Perú y viva México