domingo, 24 de febrero de 2013

CORONA DE LÁGRIMAS: AMOR MATERNAL

Culmina en México "Corona de lagrimas", una interesante historia que aún la puedes seguir vía América Televisión en el horario de las 3 de la tarde.


Lima, 24 Febrero 2013, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- América Televisión viene emitiendo los primeros capítulos de "Corona de lagrimas" melodrama que hoy finaliza en México y que ha resultado muy exitosa en la capital azteca, merced a su buen argumento y a un sólido casting que ha logrado mantener una aceptable sintonía en varios países, incluido el Perú.

"Corona de lágrimas" es una telenovela mexicana producida por José Alberto Castro para Televisa. Está protagonizada por la actriz Victoria Ruffo, con las participaciones antagónicas de Ernesto Laguardia, Adriana Louvier y Alejandro Nones. Además cuenta con las actuaciones protagónicas de Maribel Guardia, África Zavala, José María Torre y Mane de la Parra. Esta telenovela es una re-adaptación de su homónima, producida por Valentín Pimstein para Telesistema Mexicano (hoy Televisa) en 1965.

AMOR MATERNAL

Cuando Refugio (Victoria Ruffo) y sus tres hijos, Patricio, Edmundo e Ignacio son echados de su hogar, por azares del destino llegan a la ciudad de México, donde inician una nueva vida.

Dieciocho años después, ya se han establecido en un pequeño departamento en una zona popular del Distrito Federal. Ella tiene un trabajo modesto, y aunque padece graves problemas de la vista, no cuida su salud por atender las necesidades de sus hijos. Patricio (Alejandro Nones), estudia Leyes y sueña con un futuro cómodo y próspero; Edmundo, (José María Torre), estudia Medicina y es un alumno brillante aunque indisciplinado, e Ignacio, (Mane de la Parra) sólo pudo terminar la secundaria porque trabaja en un taller mecánico, para ayudar a su mamá a pagar los gastos de la casa y los estudios de sus hermanos.

Patricio se ha hecho novio de Lucero (África Zavala), hija de Julieta, (Maribel Guardia), quien los hospedó cuando llegaron a la ciudad, pero al poco tiempo, la rechaza cuando conoce a Olga, (Adriana Louvier en buena actuación), una muchacha voluble cuya fortuna lo deslumbra, lo que lo lleva a avergonzarse de su familia y a mentir sobre su origen, llegando al extremo de negar a su madre. Olga comienza a dudar de las mentiras de Patricio, por lo que lo espía y descubre que vive muy modestamente. Expuesto, él le miente de nuevo diciéndole que Refugio fue su nana, y como padece una enfermedad mental, tiene que cuidarla. Ella lo admira por caritativo. Luego, Edmundo comienza a cortejar a Lucero, lastimando sin querer a Ignacio, quien la amaba en secreto; y Refugio trata en vano de hacer que Patricio entienda que con Olga nunca será feliz.

Olga pide a su padre, el jurista Rómulo Ancira (Ernesto Laguardia en gran actuación), emplear a Patricio en su bufete jurídico. Como el padre está harto de los caprichos de la hija, accede y pronto anuncia su compromiso matrimonial. A raíz de su boda, Patricio se distancia totalmente de su madre y sus hermanos. Cuando Refugio intenta acercarse a Olga para recuperar el cariño de su hijo, sólo recibe humillaciones. Esto le gana pleitos con Edmundo e Ignacio. Luego, Patricio se entera que su padre no es el mismo que el de los otros, acusa a su madre de infiel y le exige no volver a acercársele nunca más.

CUIDADOSO MELODRAMA

"Corona de lágrimas" es una de las historias considerada clásica dentro de la televisión mexicana, fue una exitosa radionovela de los años 60 que tuvo tanto éxito que llegó al cine y a la televisión. Su autor Manuel Canseco Noriega, escribió todo un melodrama pensando en los sufrimientos y avatares por las que pasan algunas madres por culpa de sus hijos.

A pesar de ser una de las tramas más recordadas dentro del mundo de las telenovelas. Su historia solamente ha tenido dos adaptaciones, una telenovela y una película. Hasta el momento Prudencia Grifell, es la actriz más recordada por su brillante interpretación en la versión original donde sí resaltaba, a más no poder, los sufrimientos de una madre que veía con dolor cómo sus hijos se perdían en un mundo de corrupción y violencia.

Recordemos que la radionovela también fue protagonizada por la notable Prudencia Griffell. Al llevarla a la televisión, el productor, Valentín Pimstein, con buen ojo, insistió en que el estelar sea para esta gran actriz porque su triunfo radiofónico lo exigía. Griffell tenía 84 años de edad cuando estelarizó “Corona de lágrimas”, apenas se podía mover y fue asombroso todo su trabajo escénico. El aplauso fue unánime para tan tremenda actuación. Posteriormente se hizo una película con una actriz que si bien no tenía la edad de la Griffel, si lo realizó tan eficientemente que el resultado fue apoteósico. Lo estelarizó Marga López.

Si bien la historia de Canseco Noriega es una de las primeras en destacar el amor maternal en telenovelas, anteriormente ya Sara García y la misma Libertad Lamarque habían ofrecido al público interpretaciones impactantes de madres abnegadas y sufridas en el mundo del cine en donde las lágrimas no podían estar ausente.

Si "Corona de lágrimas" hubiera mantenido ese perfil melodramático de antaño, tal vez el éxito sería mayor a pesar que las críticas estarían a la orden del día por mantener una historia tan al borde de las lágrimas, pero su guionista, Jesús Calzada recrea estupendamente ese mundo familiar adaptándola a nuestros días donde los sufrimientos están presentes aunque con moderación inventado unos personajes más acorde al tiempo actual y colocando unos villanos que llegan al borde de la perfección con lo que el interés nunca decae.

LA ESTRELLA: LA MADRE

Ahora bien, queda claro que la estrella de esta historia es la abnegada madre y como, alguna vez, vimos a Angélica María interpretar un papel parecido en "Bendita mentira" (Televisa-1996), ahora toca el turno a otra de las estrellas mexicanas, Víctoria Ruffo interpretar un papel muy difícil, en su concepción, porque tiene que convencer a la teleaudiencia que sufre por amor a sus hijos.

Lo malo es que este papel, realmente, es para una mujer con todas las características faciales que el papel exige y, por supuesto, con más años a cuestas por el realismo y la crudeza que debe haber tanto en la expresión como en la interpretación. Como sucedió, en el pasado, en "Soledad" (Televisa-1980), protagonizada por Libertad Lamarque y con la misma "Corazón de madre" (Venezuela-1970) protagonizada por la gran Amalia Pérez Díaz. En el Perú alguna vez otra grande como Elvira Travesi convencía a raudales como madre sufrida en cuanta teleserie producía Panamericana Televisión en los años 60.

Lástima que ahora no exista ese prototipo de madre dentro de nuestras actrices actuales. Tal vez, la única que quede de esa época de antaño, es Silvia Pinal quien ya lo hizo aceptablemente en "Soy tu dueña" (Televisa-2010).

Sin duda, la Ruffo ya tiene experiencia con papeles de este tipo porque a lo largo de su carrera la hicieron "crecer" obligatoriamente al darle papeles maduros cuando aún era jovencita. Ahora le llega el momento de interpretar este papel en una época con tantos cambios de identidad que muchos podrían cambiar de canal al no soportar ver llorar a la Ruffo por todos los problemas por las que pasan sus dos hijos mayores, tan irresponsables a más no poder, pero como "madre hay una sola", ella aguanta sufrimientos, problemas, enfermedad y hasta cachetadas porque inevitablemente ese es el cliché de toda la historia.

Es que, el personaje de Refugio resulta indigno para una mujer de hoy. Dándolo todo por los hijos y sin carácter para enderezarlos. Si nosotros estuviéramos ante una copia fiel del original, nos daría ganas de entrar a la pantalla y agarrarla a cachetadas para que reaccione porque, en parte, mucha de las culpas la tiene ella. No obstante nada sucede porque los diálogos y las escenas son simples, pero convincentes y finalmente la Ruffo termina saliendo adelante ayudada por un guión sólido y unos actores, algunos más que otros, que no desentonan.

Y es aquí donde se nota el talento de Jesús Calzada al presentar una historia donde las tragedias son moderadas y los sufrimientos tiene un efecto y clímax, pero todo bien delineado donde la exageración es mínima comparada con la versión original. La Ruffo no llega a convencernos como madre sufrida como tampoco nos convencía, en su tiempo, Angélica María, pero la actriz es experta en estos menesteres. Por ejemplo, noten como sucumbe al momento de llorar casi fingidamente por los problemas de sus hijos, pero cuando la escena requiere de esa fuerza interpretativa que solo actrices con la experiencia de la Ruffo poseen, como al momento de enfrentarse a "Rómulo Ancira", el resultado es sumamente convincente, al igual cuando ingresa a trabajar como nana de Olga donde los diálogos y la actuación de la Ruffo producen el efecto deseado.

Eso sí, en Televisa tienen claro que la historia jamás tendría éxito si los villanos no están bien delineados. Y aquí a pesar que Victoria Ruffo es la estrella, los aplausos se los llevan Ernesto Laguardia y Adriana Louvier quienes son los más destacados de esta producción.

Ya Laguardia había mostrado sus grandes dotes para la actuación en "Mundo de fieras" (Televisa-2008). Hoy en un rol diferente luce convincente. Es un pedante, malcriado, soez y déspota abogado que destruye a su propia familia y marca la vida de su hija para siempre. Los diálogos con Refugio y su forma de tratar a la gente son prueba de su convincente rol. Un personaje que ayuda mucho a la concepción de la historia y que jamás despega sólo, sino que logra encumbrar a sus otros pares provocando que nunca se sienta un desgaste por la trama.

Por su parte Adriana Louvier se luce como "Olga", algo muy distinto a lo que realizara, en el pasado, Evita Muñoz "Chachita". Recordemos que en la versión original, Olga es una millonaria gorda y altanera donde "Chachita", sí que se lució en un papel muy diferente al que nos tenía acostumbrado. En el original, Olga muere víctima de una enfermedad incurable arrepentida de sus actos. La escena fue de lo más lacrimógena, tal cual era la característica de toda la telenovela. Y es que en esos años, el pañuelo debía estar junto al televidente porque la tragedia era exageradamente sufrida a más no poder.

Sin embargo, aquí Olga es una bella muchacha pero sumamente consentida y caprichosa. El público peruano ya la conoce a la Louvier por su participación en "La mujer de Lorenzo" (Iguana Producciones-Perú-2005). Ahora la vemos como la niña rica, mimada, déspota y cruel, convertida así por su padre y dueña de una personalidad inestable producto de un embarazo frustrado con un amor de juventud. Hay que ver a la Louvier en sus conversaciones triviales con sus amigas, así como el trato a sus sirvientes y comprobar el gran desempeño escénico de la actriz.

ATRACTIVO CASTING

Un punto a destacar es el eficiente casting con que cuenta esta producción. Los hijos de Refugio aportan lo suyo. De los tres, el que mejor se adapta al papel es Mane de La Parra por su carisma al actuar. Convence y enternece a la vez al mostrarlo como un buen hijo, buen hermano y nada interesado de los valores materiales, siempre deseando que a su madre le vaya de lo mejor y procurando el bienestar de esta.

Mientras José María Torre y Alejandro Nones destacan más por la estructura del guión, que por su propio trabajo actoral. Nones tiene una pésima dicción que debería corregir, mientras Torre tiene el perfil perfecto para convertirse en el hijo delincuente que recibe una lección, pero nada más.

Dentro del reparto sobresale Lola Merino como siempre impecable. Javier Ruán como el déspota Isaías Requena y Cassandra Sánchez Navarro como la adorable "Chelito".

Con "Corona de lágrimas" José Alberto Castro se anota otro éxito. La telenovela va de menos a más con un inicio demasiado empalagoso que felizmente es corregido a tiempo. Eso sí, su presentación es una copia de la anterior producción de Castro, "La que no podía amar" (Televisa-2011), y eso debiera ser corregido. El tema musical a cargo de su sobrino Cristian Castro es otro de los aportes en la producción.

Sin duda esta telenovela demuestra que los estereotipos jamás cansarán. La madre sumisa, obrera explotada, que sufre acoso laboral, mientras su jefe “se hace de la vista gorda” y la reprende por todo, además de soportar los problemas de sus hijos y hasta convertirse en nana de su propio hijo, jamás tendrá pierde. Hay un mérito en todo esto, y es que la adaptación es pieza importante para que el efecto sea positivo y aquí todo luce creíble y hasta fresco, desde los sufrimientos de Refugio hasta el golpe que casi le provoca una parálisis a Nachito. Si hay excesos estos son delineados de tal manera que nada esté demás como la cachetada de Olga a Refugio o cuando la pobre mujer le reza a La Virgen de Guadalupe para que sus hijos “salgan adelante”.

Con todo, para los que seguimos su atrapante trama y por lo ya mostrado en todos sus capítulos. Doña Refugio no terminará como su par original, ciega y de rodillas frente a la Virgen de Guadalupe. Es que las actuales actrices con varios arreglos faciales que les borra toda huella demás, nunca acabarán sufridas. Cosa que sus antecesoras, tal vez, con mayor profesionalismo actoral unido al tiempo en que se vivía no corrían con tanta suerte.

(*)Twitter: @simplenovelas
www.elinformanteperu.com

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó Corona de Lágrimas..Espero su final hoy por el canal de las estrellas...

Anónimo dijo...

Creo que Victoria Ruffo no lo hizo mal. El problema es que estamos ante un melodrama puro en donde la Ruffo sí es pparte crucial. A mi me gustó mucho Mané de la Parra que crece en cada telenovela.

Anónimo dijo...

Fue ena estupenda novela!!!!! Me encantaron Adriana Louvier, Lola Merino Ernesto Laguardia y la Ruffo!!! UNa gran novela con un mensaje excelente!!

Jesús Calzada dijo...

Bendita Sudamérica, donde la estrella es el guionista porque saben que el piano no escribió el concierto. ¡Mil gracias...! -Jesús Calzada.

Anónimo dijo...

Pues a mí me encantó Alejandro Nones con todo y su pésima dicción. Finalmente, no lo quiero para platicar...

Dario dijo...

América está emitiendo esta telenovela en un horario incómodo. Podrías decirme como le va en el rating..

Anónimo dijo...

ps comprada con las otras producciones mexicanas actuales si sale bien parada ..ojala gane a mejor telnovela en los premiostvynovelas ..quisera saber el raiting .q tien en peru

Anónimo dijo...

El estereotipo de madre sufridora, abnegada, llorona, sumamente religiosa que se pone una corona de lagrimas será en el tercer mundo. Las madres que aman el sufrimiento y solamente en ese estado de sufrimiento son felices habitan en la absoluta ignorancia, debilidad y autoabandono. Una madre triste que llora mas que habla como la de la telenovela solo puede heredar penas, lagrimas, trizteza crónica, depresion, inestabilidad psicológica a un hijo. El personaje de Patricio es el de un hijo matratador, que arincona y amedrenta a gritos y gestualmente a madre y hermanos. Y ese papel de la madre sumisa es carnaza para un futuro maltratador. Las madres son valiente, luchadoras, alegres, animosas, emprendedoras, activas- vivacez que trasmiten energia a sus hijos y no complejo de culpa por el que la madre tiene puesta una corona de lágrimas. Ya pronto versionaram la historia de jesucristo a la actualidad seguramente. Tremebunda la telenovela y de hace cinco siglos. Esa novela no ejemplo de nada, ni tiene una moraleja ni enseñanza para las mujeres e hijos. Y hay mas probabilidades que nazcan o terminen bipolares y desequilibrados de madres como Refugio que de padres como Mercedes y Rómulo. Soy psicologa Clinica doctorada.

Anónimo dijo...

Muy buen comentario el de la psicóloga!!

Anónimo dijo...

Adriana louvier es una excelente actriz y es muy hermosa somos amigas.

Anónimo dijo...

Adriana louvier es muy bella y talentosa.

Anónimo dijo...

Muy bonita telenovela