domingo, 6 de marzo de 2011

TERESA: LA MALDAD NO TIENE CASTIGO

Culminó "Teresa" en México, una historia que todavía la puedes seguir vía América Televisión y que constituye una producción bien realizada, pero que deja más sinsabores que elogíos, sobretodo en sus capítulos finales.

Lima, 06 Marzo 2011, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Observando el final de "Teresa" recordamos 1978 cuando todo el Perú estaba pendiente del final de "Viviana", porque había interés en saber con quién finalmente se quedaba la protagonista, si con Jorge Armando (Héctor Bonilla) o con el cándido de Julio Montesinos (Juan Ferrara), mientras en México el productor Valentín Pimstein decidió complacer al público y optó "lo que la mayoría quería", que "Viviana" se quedará con "Julio" en uno de los finales más secos que se haya visto (recordamos que se rumoreaba insistentemente lo accidentado que fueron las grabaciones de sus últimos capítulos).

En fin, todo eso nos vino a la memoria, al ver el final de "Teresa", que culminó al igual que sus maldades, de forma tan simplista como irregular y es que por más que haya tenido un elenco de primera y un guión inmortal. Eso, de nada valió porque esta versión puede haber complacido a muchos, pero finalmente deja más sinsabores que elogios.

En verdad teníamos grandes expectativas por esta nueva versión de "Teresa" y es que la versión original de 1958 forma parte importante de la historia de las telenovelas por su argumento, su intriga y las memorables actuaciones de su elenco que a pesar de los años transcurridos pasaron a la inmortalidad. Uno vuelve a ver la película que se realizó y algunas escenas de la telenovela original y se queda prendado de la actuación de su elenco y de la propia historia donde la ambición y el egoísmo aparecían reencarnados en una sola mujer, Maricruz Olivier. Era todo un melodrama que hacía llorar y sufrir a nuestras abuelitas y padres que no podían concebir tanto egoísmo y ambición en una mujer que se vale de intrigas para seducir a tres hombres. Una historia tan creíble y original que difícilmente podría argumentarse que la historia copiada, tal cual, sucumbiría en una época como la nuestra.

Pues bien, llegó a su final esta nueva versión de "Teresa", una historia no del todo aceptada más que nada por el escaso aporte narrativo que le dieron a esta nueva versión que dista mucho de su historia original y que tuvo aceptación por el buen elenco que tuvo y porque, a la larga, el pensamiento central de la historia siempre concitará interés así se realicen historias como esta, que disten mucho de lo que representó su guión original.

LA HISTORIA


Teresa Chávez (muy bien Angelique Boyer), es una joven bella e inteligente que busca desesperadamente salir de la pobreza agobiante del barrio donde vive. A pesar de ser bella y de tener el respaldo y cariño que recibe de sus padres ella vive resentida por la vida que lleva. Vive en un barrio humilde y es extremadamente pobre. No se junta con nadie de aquella vecindad, a quienes considera inferiores a ella. Solamente siente un cariño especial por su madrina Juana (impecable Cynthia Klitbo) y por su hermanita menor Rosa (Jessica Segura). Al morir su hermana, Teresa muy dolida culpa de esta desgracia, a la falta de dinero. Es por ello que planea usar su belleza como método para entrar a ese mundo lujoso al que tanto quiere pertenecer. Ni siquiera el hecho de tener de novio a Mariano, (Aarón Díaz), un muchacho pobre de la vecindad que la adora, hacen que Teresa cambie su manera de pensar y su carácter ambicioso e interesado.

Teresa estudia en una preparatoria de gente acomodada donde está becada. Allí conoce a Paulo, (Alejandro Nones), un joven rico y muy popular entre todas las estudiantes. Teresa, viendo en él su gran oportunidad de entrar al mundo de ricos que siempre soñó, rompe con Mariano y, con sus encantos, conquista a Paulo de inmediato, pero siempre ocultándole su origen humilde. Paulo le propone matrimonio, pero descubre el engaño, rompe el compromiso matrimonial, pero le propone a Teresa seguir a su lado como su amante. Teresa se niega y entonces él hace novio de Aída, (muy bien Margarita Magaña), otra estudiante de la preparatoria, bella pero egoísta y muy superficial.

Paulo y Aída humillan a Teresa, exhibiendo en público su pobreza y sus mentiras, por lo cuál ella decide vengarse y jura que jamás volverá a ser pisoteada, obtendrá lo que desee, sin importarle de qué manera ni a qué costo. Teresa se hace amiga de su profesor, Arturo de la Barrera, (como siempre eficiente, Sebastián Rulli), un prestigioso abogado, quien acepta pagarle su carrera. Ella se dedica sutilmente a conquistarlo. Sin embargo, al ver que su amiga Aurora, (muy bien Ana Brenda Contreras), se ha enamorado de Mariano, ella muerta de celos, vuelve con él. Pero al ver que Mariano se tardará mucho en hacer carrera y dinero, decide finalmente quedarse con Arturo, entonces le miente diciéndole que es muy infeliz al lado de sus padres, Armando y Refugio (Silvia Mariscal y Juan Carlos Colombo). Es por ello que Luisa, (Fernanda Castillo), la hermana de Arturo, se compadece de ella y se la lleva a vivir a su casa. Allí finalmente Teresa vuelve loco de amor a Arturo.

No obstante, la ambición puede más y en una lucha entre lo que siente y su incontrolable ambición por el dinero, Teresa al ver como Arturo se va quedando sin dinero, finge amor por Fernando (Daniel Arenas) un sentimiento que, a todas luces, parece no sentir; pero Oriana, (impecable Raquel Olmedo), la madre de Fernando, se opone tajantemente y está decidida a hacer lo que sea para separarlos, incluso quitarle la fortuna a su hijo. Sin embargo, para Teresa no hay nada imposible ya que su ambición no tiene límites.

HISTORIA CON CAMBIOS POCO AFORTUNADOS


"Teresa" al igual que su trama, tenía todo para constituirse en un futuro clásico. Un gran elenco que, en su conjunto, no desentonó, pero sobretodo una historia que no tiene pierde, así se produzcan muchas versiones porque la intriga y el desarrollo de su trama para nada luce desfasado. El arribismo, la ambición y el egoísmo siempre serán atractivos y nunca parecerá "anticuado" porque siempre está presente en cualquier lugar del mundo. No es el caso de, por ejemplo, "Simplemente María" o "El derecho de nacer" que necesitan de cierto "maquillaje" para modernizar su trama y acomodarlas a nuestra realidad.

Con "Teresa" no sucede eso. Claro, siempre y cuando se entienda e interprete el mensaje que encierra esta historia. Decimos esto al observar el resultado final de esta versión, al que la "modernizan" demasiado y con ello le quitan realismo y sentido al guión.

"Teresa" es un melodrama puro. Al estilo de las clásicas cintas mexicanas "Cuando los hijos se van" o "Nosotros los pobres" y hasta del mismo clásico telenovelero "El Derecho de nacer". El productor José Alberto Castro ya venía de producir una telenovela muy bien lograda "Rubí" (Televisa-2003) que en nada tiene que envidiar a su versión original por más qué, el discutir cual "Rubí" es mejor, o Fanny Cano o Barbara Mori, nos lleve a horas y horas de debate, porque ambas lucen perfectas y además, y eso es crucial, su guión mantenía el mensaje central. La ambición de la protagonista principal por el lujo y el poder.


En cambio aquí Castro y sus guionistas inciden en lo que siempre observamos en los creativos mexicanos. Quitarle la idea central del mensaje, todo por pensar que la historia por ser demasiado antigua (esta data de hace 50 años), tiene que cambiar de contexto. Sería largo enumerar la cantidad de historias que fueron cambiadas, por ese ilógico concepto. "Simplemente María", por ejemplo, la brillante versión peruana encarnada por Saby Kamalich, vista en todas partes del mundo y cambiada al estilo de un folletín francés encarnado por Victoria Ruffo que si bien fue vendida a varios países, nunca llegó a los picos de popularidad como sí la tuvo la versión peruana, considerada entre las tres mejores telenovelas de todos los tiempos.

Otro ejemplo, "El derecho de nacer" nunca defraudó, por más que se genere miles de debates al respecto, con sus copia realizadas en México, Venezuela, Puerto Rico y hasta la versión radial realizada en los años cincuenta en el Perú. Hasta que México, con la llegada del nuevo siglo, realizó una de las más desastrosas versiones que se recuerde protagonizado por Kate del Castillo y Saul Lizaso, en la que pretendían darle una visión dizque "más moderna" a la historia y terminaron por convertirla en un sendo fracaso.

ENTRE EL SER Y NO SER


Pero vayamos por el principio, "Teresa" tiene poca agilidad en su narrativa y, no la necesita porque la historia gira en torno a su personaje central y por ello la elección debería ser la correcta. Y Angelique Boyer auque sobreactúa por momentos, no desentona. El problema es que el guión obvia detalles importantes de este melodrama como es el continúo desprecio hacia sus seres queridos. Los padres de "Teresa" eran objeto de los más pérfidos desaires que hacían sufrir a los televidentes. Bastaba observar el maltrato físico de Maricruz Olivier para sentir cólera hacia ella y tristeza por esos padres que intentaban darle de todo, pero eso no era suficiente. En esta nueva versión, solamente se ve ese desprecio en los créditos iniciales, cuando la protagonista desaira un beso de su padre por encontrarse lleno de grasa de auto, pero después no hay nada más.

Ahora si bien el guión obvia ese detalle, también es justo reconocer que los padres de "Teresa" carecen de esa expresividad y porte escénico que deben tener unos personajes tan pobres como sufridos. Armando y Refugio (Silvia Mariscal y Juan Carlos Colombo) no llegan a convencernos de sus sufrimientos y ello conlleva a que la historia no tenga un drama sólido que refuerce las maldades de la protagonista. Imposible sería no recordar a doña Sara García impecable en cuanto melodrama sufrido haya actuado y hasta Silvia Dérbez que terminó convenciéndonos en "Mama Campanita" (Televisa-1978).


En cambio aquí los "sufridos" padres poco aportan al realismo de la trama. Más Juan Carlos Colombo como Armando. El momento de su muerte, un buen aporte del guión que se echó a perder por lo simplista de la escena, carecía de esa fuerza dramática que debía imprimirse en un momento clave para la historia. A nosotros nos hizo recordar el momento en que Rafael del Junco pierde el habla y es castigado por todas las maldades que hizo y que se ha visto en todas las versiones realizadas de “El derecho de nacer”. Cuán lejos resulta, ahora, recordar la versión radial que se hizo en los años cincuenta en el Perú de esta historia cubana, en la que el actor peruano, Carlos Egoaguirre encarnaba a don Rafael del Junco. Resultó de tal impacto, que hasta ahora se recuerda, como un grupo de exaltados fanáticos de la radionovela lo esperaron en la puerta de la emisora para pegarle por ser "tan malo".

Es que en esa época, sin video ni otras tecnologías, las escenas escuchadas se imaginaban y cuando las actuaciones eran memorables se sentían y bastaba con eso para que el público se identifique con su trama. Igual sucedió con la llegada de las telenovelas. En cambio aquí, nada de eso percibimos en los padres de "Teresa" donde el melodrama está ausente y con ello el desinterés comienza a aumentar.


Eso sí, nuestros elogios para Margarita Magaña, Cynthia Klitbo, Ana Brenda Contreras Raquel Olmedo y Manuel Landeta. Todos impecables en cada uno de sus personajes de esta producción que dista en mucho a su versión original.

Aquí observamos a una "Teresa" más moderna y por ende más maquiavélica y astuta. Castro coloca la muerte de la hermanita de "Teresa" como el "pretexto ideal" que encuentra la protagonista por intentar lo que sea por escalar posiciones, salir de la pobreza y lograr el ansiado triunfo.

Lo malo radica en que su astucia luce muy simplista, producto del poco sentido que tienen sus maldades. Nuestra "Teresa" moderna no solamente es arribista y ambiciosa sino que es mala y hasta resulta culpable de asesinatos y muertes. Todo lo contrario a su versión original donde el personaje encarnado por Maricruz Olivier justificaba sus acciones en un acto de mera aspiración social, su ambición la llevaba a planificar sus maldades, llenas de realismo y tensión.

Castro no se equivocó con Angelique Boyer. La actriz sobresale en varias escenas y tiene un buen mano a mano actoral con Oriana, (Raquel Olmedo) y con Aída, (Margarita Magaña). Y es que lo mejor de esta versión está en sus diálogos y en los enfrentamientos entre "Teresa" y sus víctimas.


Pero así como tiene buenos momentos, la Boyer también tiene escenas demasiado sobreactuadas, es por ello que decimos que la actriz cumple con su rol aunque no esté a la altura de Maricruz Olivier. Por momentos, esta nueva versión, nos recuerda a Amparo Rivelles en "La Leona" (Telesistemas mexicanos-1961) donde la actriz mostraba calidad actoral en todos los momentos en que su personaje cambiaba de actitud. Era una mujer seducida, abandonada y hasta vengativa. Es lo que le falta a la Boyer, su juventud y por ende su falta de experiencia, hace que en muchos pasajes se sienta su sobreactuación. Además, el hecho de besar a sus galanes subiendo los ojos al techo de su hogar, como expresando desamor, no dice nada y no es comparada al levantamiento de la ceja izquierda de la Olivier que resultaba memorable.

Los diálogos son detallista y concisos. Es una telenovela en donde hay que poner énfasis en los parlamentos y no en las escenas de acción. De estas hay pocas y solamente se detallan ampliamente en sus capítulos finales.

Es de destacar los muy buenos decorados y la imagen del barrio de "Teresa" , tan detallista y efectiva, que hace mucho tiempo no veíamos. El elenco de inquilinos de esa barriada mexicana cumple con su labor y permite que el lucimiento de la Boyer sea más que impactante, en muchos pasajes.


Uno de los puntos flacos de esta versión es el criterio del productor de tratar de evitar comparaciones con "Rubí". Aquí Castro evita chocarse con algunos momentos de la historia de Yolanda Vargas Dulché como la escena en que Teresa se casa con Mariano y cuando nuestra protagonista le quita el novio a Luisa. Estaba claro que si la trama había variado, lo último que debía realizar el productor y sus guionistas es que Luisita fuera a quedar plantada en el altar o que Mariano le diga a Arturo que Teresa fue suya y que ambos se liaran a golpes. Los guionistas evitan situaciones extremas para no copiar nada de lo ya mostrado en "Rubí" y por eso la historia, a medio camino, se siente estancada. A la par que el personaje de Mariano interpretado por Aarón Díaz deja mucho que desear. Tal vez sea un actor muy querido en México, con un físico envidiable y derroche popularidad, pero aquí luce muy acartonado. Imposible olvidar a Aldo Monti impecable como el sufrido y atormentado enamorado de Teresa. Díaz tendrá el perfil del personaje, pero su actuación tiene limitaciones y un léxico poco entendible que en lugar de captar sufridos adeptos, desespera. Nosotros recordamos memorables personajes de barrio, que encantaban a los televidentes de todo el mundo. Braulio Castillo impecable como el profesor Esteban en “Simplemente María” (Panamericana Televisión, Perú-1969), Daniel Lugo como "Lechuga" en "Me llaman Gorrión" (Panamericana Televisión, Perú. 1974). Más en nuestros tiempos, Juan Ferrara como el doctor Julio Montesinos en "Viviana (Televisa-1978) y Guillermo Dávila como "Nacho" el eterno enamorado en “Ligia Elena”, (Venevisión-1982). Aquí Díaz no está para el papel y encima el productor al igual que la mayoría de sus colegas mexicanos tienen respeto por los nombres y no por las historias originales y cambian el sentido de la trama y hacen que "Teresa" se olvide de su amor (clave en la historia original) y se enamore de su segundo romance, Arturo de la Barrera encarnado por Sebastián Rulli, un actor muy querido y con mayor aceptación que Díaz. Con lo que la historia se vuelve tan disparatada como confusa. Este es el momento en que las cosas se desdibujan en la novela. Ya no hay sentido a un melodrama cuya trama original se justificaba por el realismo y el sentido del guión. Aquí todo luce superficial y el concepto de la mujer ambiciosa y arribista se deja de lado cuando con el correr de los capítulos, la maldad desfigura al personaje. Para colmo se le obliga a Angelique colocarse ese pronunciado color oscuro a sus cejas para que su maldad sea terrorífica y ese "Me das miedo, Teresa" repique en el pensamiento de los televidentes con tan magros resultados. Es más, el momento del "Ser o no ser" que repite "Teresa" a mitad de las escaleras de su mansión, en sus últimos capítulos, en la que las luces se vuelven tenues, dando aires de maldad demoníaca, pasa desapercibido, por lo expuesto anteriormente.

Es por eso que, otra vez, surge la comparación porque Maricruz Olivier y el director, Rafael Banquells, no necesitaba de artilugios para que la ambición se sienta, ya que con sólo levantar la ceja izquierda y ceñirse a un guión que retrataba a la ambición en todo su esplendor, Maricruz lo decía todo y le daba sentido a los diálogos y a las escenas más impactantes.

FINAL PARA LA PLATEA


En todo caso, "Teresa" tuvo seguidores pero no incondicionales. El productor sabe como manejar la historia en base a los niveles de sintonía. Como detallamos al inicio de este artículo, su final nos hizo recordar la desastrosa culminación de "Viviana" (Televisa, 1978), cuando todo México y algunos países como el Perú, deseaban que nuestra querida Lucía Méndez se quedará con Julio Montesinos y no con Jorge Armando a quién consideraban un aprovechado y arribista. Lo cierto es que Valentín Pimstein les dio el final deseado y aunque fue un fiasco. Su argumento, su gran elenco, una historia (para la época) audaz y la belleza natural de Lucía bastaron para convertirla en un clásico del género.

Aquí Castro busca diferenciarse de "Rubí" que la vemos constantemente, sea por el cable, internet o por la reposición que se hace en las televisoras de todo el mundo (América Televisión en Perú la repone por estos días), y por ello su guión casi la sabemos de memoria, es por eso que con ese "detalle" tiene que mostrar diferencias y no similitud.


Lástima que no repararon que en la historia de Vargas Dulché, la ambición se convierte en maldad. Mientras en "Teresa" el egoísmo conlleva a la ambición y destruye a los personajes que rodean al personaje central. Algo que, ni por asomo se ve, en esta versión.

Castro percibe que su historia es exitosa y ofrece una trama meramente romántica y deja a un mínimo sector con las ganas de ver ese castigo que nunca recibe Angelique Boyer como sí lo tuvo Maricruz Olivier. Sola, triste y sin amor. Finalmente Castro nos dice que "El amor triunfa y perdona". Es sin duda un final para la platea, audaz porque genera polémica. Castro sabe que es tirado de los cabellos, por eso simplemente presenta la imagen final, para complacencia de sus miles de seguidores.

Al observar ese cierre sentimental, nosotros creímos ver al igual que la primera versión de Rubí (Televisa-1968) que Castro iba colocar una voz en off como en dicha telenovela cuando salía la voz de Yolanda Vargas Dulché diciendo: "A tí mujer que has seguido paso a paso el desarrollo de esta historia, que ella te sirva de ejemplo para evitar que tu belleza física desvanezca tu belleza moral..."

Lástima que eso no sucedió. Finalmente "Teresa" complació a sus seguidoras, pero no fue una producción que deje huellas. Quizás lo que terminó desilusionando a un reducido grupo de televidentes sea la ausencia de ese final audaz que merecía una producción de este tipo. Es que en realidad hasta los finales alternativos que se realizaron en torno a esta producción parecen mejor elaborados que ese final empalagoso que dista mucho con el perfil de la protagonista que necesitaba de ese “broche de oro” que nunca llegó.

Con todo, “Teresa” terminó siendo una producción muy superior al protagonizado por Salma Hayek, pero poco comparado a su versión original. El creer que la versión antigua era demasiado desfasada terminó por sepultar una de las historias más atractivas y solventes que hayamos observado, algo que difícilmente puede ser aburrida y desactualizada porque la ambición, la maldad, el odio y el egoísmo existirá hoy, en 20 años ó en el próximo siglo.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com

20 comentarios:

Roberto dijo...

Pues yo soy "ese reducido grupo" de televidentes que no está contento con el final. Creo que "Teresa" merecía otro final. Para mí Angelique fue la "Teresa" perfecta, pero su historia daba para más.

Anónimo dijo...

Para mi fue la mejor telenovela, angelique boyer estuvo perfecta, el final tambien me encanto....las personas merecemos otra oportunidad... El amor debia ganar... Ademas teresa no mato a nadie

Anónimo dijo...

YO SI ESTUVE DE ACUERDO EN MEJOR TELENOVELA YA Q EN TERESA HUBO MUCHOS ERRORES Y LA PROTAGPONISTA ERA MUY EXAGERADA Y SOBREACTUADA NO SE LE CREIA NADA EN CAMBIO PARA VOLVER A AMAR ES UN NOVELON PIES A CABEZA TODOS ACTUARON SUPER ..Y TUVO MEJOR CALIDAD LOQ NO ESTUVE DE ACUERDO ES EN MEJOR GALAN COLUNGA YA Q EL ESTUVO PESIMO EN SOY TU DUEÑA SE LA PASO ENSEÑANDO MUSCULOS PERO A NIVEL ACTORAL NADA DE NADA ..EL PREMIO ERA PARA RULLI ...Y ANGELQIYE NO SE MERECIO ESE PREMIO A MEJOR ACTRIZ ..ES PREMIO ERA DE SILVIA NAVARRO ...O REBECA JONES ...

Susana dijo...

Muy detallista el enfoque y sobretodo bien sustentada la crtica. A pesar de eso, coincido que "Teresa" fue una buena realización, pero los últimos capítulos malograron ese nivel que tenía. Para mí, "Teresa", "llena de amor" y "Cuando me enamoro", son lo mejor del 2010. En otro nivel figura "Para volver amar". que es el emblema, como tu dices, del público adulto. Lindo tu comentario.

Norma dijo...

La verdad que me quedo con la boca abierta, por tan buena crítica, con sustentación y hasta con ejemplos. Claro, esto reventará el higado a las fans de "Teresa" que no ven más allá de sus narices. Y todo lo que es crítica lo ignoran o se limitan a insultar. ví un comentario tuyo sobre "Llena de amor" en el foro de Univisión y lo único que hacen las huecas esas, es insultarte. Pos te felicitó y me apunto en seguirte porque así no esté de acuerdo con tu crítica, es sólida y hasta imparcial. Soy licenciada en comunicaciones y es un placer seguirte con tus comentarios..vale..

Anónimo dijo...

Pues yo si coincido en esta crítica, porque simplemente yo soy de ese reducido grupo que esperaba un final impactante para Teresa y no ese complaciente final sentimental de que "El amor todo lo perdona", o sea, si el Güero Castro ya había decidido que Teresa fuera perdonada, no la habrían convertido en toda una arpía. También creo que apresuraron tanto el final que las tramas paralelas no tuvieron un final redondo para muchos personajes porque nos habría encantado saber si Oriana se recuperó, conocer el destino de Aída, de Luisa y su bebé, mínimo también de Lucía y de Fernando; o si Juana y Cutberto pudieron adoptar su ansiado bebe.

Anónimo dijo...

ridicula esta novela ...primero la pintan como algo totalmente diferente a rubi ..y al final termina siendo una copia barata ..con pesimas actuaciones ..

Anónimo dijo...

tsss noo disculpenme pero ana brenda contreras MALISISMA actriz, su actuacion fue tan inspida que a uno le costaba creerse lo buena gente que era, al igual cuando empezo a cambiar y a hacerse mas fuerte fue horrible su actuacion, uno no se podia creer nada jaja hasta parecia hipocrita en toda la novela debido a su mala actuacion jajaja disculpame pero muy mala tu opinion en eso (: ana brenda contreras PESIMA actriz.

Anónimo dijo...

el final que pasaron en Peru, sobre Teresa, fue el de Fernando asesinandola. Ese fue en final en Peru...eso se vale???' :P

Anónimo dijo...

A !! Que ridiculez poreso no veo ninguna novela.

Anónimo dijo...

Bueno pues yo si tengo mucho q criticar de la novela pues nuuuuunca entendi q le veian de inteligente la tipa en tooooooda la novela nunca hizo gala de lo " buena abogada que era" pues nunca tuvoo un caso las menttiras tooooooooodas se las pillaban no oera imteligente solo estaba rodeado de estupidos pues toodos sabian q era mala menos la madrina y el papa y le aceptaban toooodas sus vagabunderias parece q la novela en vez de tratar de una mujer inteligente trata de lo bobo q se pueden volver los hombres con una cara bbonita nada lo logro por inteligente sino por lo menso de Arturo y Fernando aparte aida se merecia quedar con el amigo de pablo y toda la venganza q arturo tenia planeada fue un fiasco teresa debioo quedar de lavandera en la vecindad como tanto se avergonzaba de su mama no se q es peor lo malo q fue el final o q la gente apoye q termine feliz porq si bien no mato de manera directa lo hizo indirectamente como con pablo aparte lo q le hizo a luisa q tanto la ayudo es imperdonable y bueno nada ahora la leccion ees haz dano traiciona niega a tus padres humilla y seras feliz

Anónimo dijo...

Yo siento que el unico defecto fueron los guiones no tenian mucha imaginacion los escritores, y algunas escenas donde Teresa mostraba sufrimiento, como la muerte de su hermana y de su papa fueron muy sobreactuadas y no actuaba bien en escenas dramaticas en cuanto en las demas escenas era muy buena

Anónimo dijo...

Teresa Es La Mejor Novela De La Historia. Al Que Le Guste Bien Y Al Que No Tambien. Mirame Y Admirame O Sino Simplemente Envidiame "Entre Ser Y No Ser Yo Soy". Sigueme En Twitter: @Teresa2015_TV

Anónimo dijo...

ps a mi no me gusto para nda xq es una villana quita marido y sobretodo es una pervesa y mala esa vieja n tiene perdon de dios esa novela cn esa vieja es una pecueca adems negar de su mama esa tal teresa es una porqueria

Vanessa dijo...

Quisiera que teresa , tuviera otra temporada mas .. que siga la telenovela porque esta bn interesante .. !!!

Unknown dijo...

Aaa si mucha crítica cuando, ni sabes nada de telenovela Jaja acaso ya hiciste una? Teresa superó la anterior versión. No. Por nada se ganó el premio. Ahí te encargo.

LCM dijo...

Hola buenas noches, debo confesar que la novela me cautivo pero los últimos capítulos me decepcionaron, si iba a terminar así no debieron ponerla tan descara y malvada, y bueno nunca demostró conocer el significado del verdadero amor, solo unas relaciones enfermizas y llenas de ambición, mentiras y traicion por parte de ella. Escuchar decir que ella es mi vida, y sin ella me muero o sus caprichos con los hombres es enfermizo y de psicólogos por tanto es poco sensato y sano, es mi opinión como espectadora. Decir amor verdadero no cabe, ella solo demostró en toda la novela hasta el final su amor por el osito que le regalo mariano y que ella lleno de prendas a base de engaños y traiciones. El amor verdadero fue a su ambición y de ante mano respeto la opinión de todos.

Anónimo dijo...

en mi opinion la telenovela necesito de una protagonista mas experimentada; aunque considero que la boyer aveces le hacia muy bien, pero aveces le salia muy sobreactuado. en fin el final estuvo muy regular debio ser mas original y mas completo.... asi que de un 10 le daria 3.5..para ese año pienso que la mejor telenovela fue SOY TU DUEÑA le quedo ese personaje a lucero que por eso fue que la conoci porque me encanto su personaje en general la novela fue genial, pues soy muy selectiva con las telenovelas y no cualquiera atrae mi atención. cuando me enamoro me gusto era buena pero no tan fascinante.. llena de amor no se no me gusto creo que fue mil veces mejor la original y los personajes eran mas simpáticos jaajaja la gorda se veia falsa, aunque ariadne actua bien..

DIEGO LOMBEIDA dijo...

Puedo decir que Teresa es una gran novela con un crudo desarrollo, pues así es la realidad, así funciona el mundo y bueno, en fin esta novela me cambio la vida, me dio inspiración y me ayudó a tomar una gran decisión.

Sofia Cunalata dijo...

Muy buena tu critica y bastante fundamentada, pero no dejemos de parte el echo que es muy realista que te enamores de un hombre a partir de la convivencia, incoherente hubiese sido que después de todos los intentos de Arturo por conquistarla Teresa hubiese sido inmune a sus encantos y terminara igual eligiendo a Mariano,yo digo que cada persona comete sus errores de acuerdo al desarrollo que tubo su vida y ahí basan sus necesidades de superación, por mi parte el personaje de Margarita (Aida. muy bien desarrollado el clásico niña rica) en cambio Aurora toda santurrona cuando a la final lo unico que hacia era bajarle el novio a su amiga, no podemos juzgar por perra a la arribista sino por lo que es una arribista Teresa solo respondía los golpes ella jamás empezó una pelea y si ser inteligente y saber manipular a los hombres faltos de carácter(Fernando) lo hace una mala telenovela y poco creíble, pues eso viene siendo.