lunes, 5 de septiembre de 2011

LA LOLA: FRESCA COMEDIA NACIONAL

Culmina "Lalola". Otro buen intento de Susana Bamonde para Frecuencia Latina. Sin duda resultó más una comedia cómica de enredos que un romance plasmado en pantalla. No desentonó en lo absoluto, pero aún sin el despegue necesario como para llegar a cosas mayores.

Lima, 05 Septiembre 2011, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Culmina "Lalola" una comedia romántica que resultó muy fresca y ágil en su contexto. Con los mismos parámetros que su predecesora (Los exitosos Gome$, Frecuencia Latina- 2010) pero sin el romance nato que pueda cautivar más televidentes y poder posesionarse de un horario harto difícil por la competencia que tenia en frente.

Estaba claro que el guión de “Lalola” tiene como marco referencial la película Switch, protagonizada por Ellen Barkin en el año 1991, que fue escrita y dirigida por el gran Blake Edwards y que tuvo un gran éxito internacional. Incluso Barkin estuvo nominada como "Mejor actriz de comedia o musical" en los premios Globo de Oro de ese año. A su vez, esta versión nacional es un claro remake del original argentino protagonizada por Carla Peterson y Luciano Castro.

LA LOLA: LA HISTORIA

Tal como mencionamos anteriormente, “Lalola”, es una adaptación argentina de un guión exitoso en su país de origen y que ha sido vendida a varios países para su realización respectiva. Aquí en el Perú, la historia ha sido producida por Imizu Producciones para Frecuencia Latina. La versión peruana mantiene los mismos lineamientos que su original argentina. Recordemos que hasta el momento la única que se salió de los conflictos originales del guión fue la versión chilena que fue emitida en el 2007 y que cambió totalmente la trama, lo que le resultó muy exitosa porque fue una teleserie que durante el año que fue emitida tuvo altos niveles de sintonía en el país del sur.

Pues bien, aquí en nuestro país, al igual que su predecesora argentina, esta comedia trata sobre un hombre machista llamado Ramiro "Lalo" Padilla (Bernie Paz), exitoso en todos sus aspiraciones: es director de la editorial High Five, editora de la famosa revista "Don", y tiene a su alrededor a muchas mujeres a las cuales intenta conquistar sin establecer con ellas ningún tipo de compromiso. Producto de ello, conoce a Romina, (Anahí de Cárdenas), quien está enamorada de Lalo y es desechada por él mismo, ella decide vengar la falta de consideración de Lalo recurriendo a una bruja. Las dos mujeres realizan un hechizo durante un eclipse lunar y convierten a Lalo en una mujer muy hermosa para que sienta lo desesperante que es para una mujer ser acosada con la mirada.

Cuando Lalo despierta y descubre su nuevo cuerpo entra en pánico, al igual que su incondicional amiga Grace, (Anneliese Fiedler), pues ese día debe presentar un nuevo proyecto editorial. Con la ayuda de su amiga –que se convertirá en uno de sus pilares con el correr de la serie-, Lalo asume la identidad de Dolores “Lola” Padilla, (espléndida Gianella Neyra), la prima ficticia del director de High Five. Aduciendo que Lalo tuvo que irse a Alemania por problemas familiares, Lola reemplaza a su supuesto primo para poder seguir despeñando su trabajo.

A partir de esto comienzan a suceder situaciones muy divertidas en las cuales Lalo comienza a descubrir, de la mano de Grace, todas las cosas que hacen a la mujer distinta del hombre: Usar tacones, vestir faldas, menstruar, etcétera. Poco a poco, comienza a notar lo falsas que eran algunas personas con Lalo, como su mejor amigo, Gastón Zack, (muy bien Miguel Iza) uno de los principales opositores a la presencia de Lola en la editorial. Junto a él está Victoria, (Jimena Lindo), Natalia Aguirre, (Natalia Cárdenas) y su madre Carola, (Cécica Bernasconi) para boicotear a la nueva jefa. Pero Lola también cuenta con algunos aliados como Donato Aguirre, (muy bien Paul Vega), el presidente de High Five a quien ella se mete rápidamente en el bolsillo y Facundo, (Cristian Rivero), el fotógrafo que comienza a demostrar interés en la forma femenina de Lalo y también Soledad, (Wendy Vásquez), quien le advierte sobre el daño que quieren causarle Gastón y Carola.

Sin darse cuenta, Lola y Facundo comienzan a acercarse pero Lola pone frenos constantemente dado que experimenta las contradicciones de su nueva identidad: aceptar que quiere a Facundo sería, en cierta forma, asumir otra sexualidad.

Lola se convierte en el comportamiento machista de Lalo. Sus colegas no "la" respetan a pesar de su perfil profesional, todo simplemente por ser mujer. Gastón, Victoria, Soledad, Patricio (Gian Piero Diaz) y Teo (Paul Martin) se convierten en sus principales enemigos haciendo un infierno su permanencia en la revista. Con el correr de los capítulos, una serie de personajes comienzan a ingresar a la vida de los protagonistas haciendo imposible un eventual acercamiento de la pareja. Es el caso de Sergio, (Óscar López Arias), quién encuentra a Lola un día y la llama Daniela. Así, ella y Grace descubren que en realidad el cuerpo de Lola pertenecía a una mujer –Daniela Calori– y que, producto del eclipse que tuvo lugar durante la noche del embrujo, fue intercambiado con el de Lalo. A estas alturas la protagonista asume una triple identidad para intentar recuperar su antiguo cuerpo, pero comienza a plantearse si en realidad desea volver a ser quien era, aunque tendrá que hacer frente a los recelos de Gina Calori, (Claudia Dammert), madre de Daniela quién pensando que es su hija, le da más de un problema.

En los últimos capítulos de la serie, Lola descubre que tiene la posibilidad de romper el conjuro cuando se repita el mismo fenómeno astronómico que la convirtió en lo que es. Ahora que ha recompuesto su relación con Facundo, ella se muestra insegura y no se decide si quedarse como está y vivir junto con Facundo como pareja o volver a su anterior personalidad.

LALOLA: COMEDIA POCO ROMANTICA

Está producción nacional es una copia fiel del original argentino, incluyendo los créditos respectivos, no obstante resulta agradable y mantiene su propia temática, merced al buen complemento de muchos actores que saben diferenciar la comedia con el romance. La productora Susana Bamonde no le da muchas innovaciones al guión porque tiene una rica historia que explotar en un género que ella conoce muy bien y que siempre da resultado. Lo que más agrada de la historia es la escenografía de la redacción de la revista, punto fijo donde se teje la trama. Ya Bamonde había plasmado algo parecido en "Clave Uno: Médicos en Alerta”, (Frecuencia Latina 2009) al retratar un centro médico cargado de realismo y tensión, algo que ni la propia Televisa pudo retratar en Rafaela (Televisa-2011) cuya versión mexicana actualmente la emite la televisión peruana y que hemos tenido oportunidad de verla a través del cable y de la que en breve emitiremos nuestra opinión.

Aquí Bamonde retrata eficientemente esa empresa periodística y vuelve a convocar a un buen complemento actoral que no desentona en lo absoluto producto de una muy buena dirección con lo que el argumento crece en esencia aunque se estanca a la mitad de la historia debido a que no todos los problemas que padece Lola tienen el mismo interés que el motivo principal de la trama, como es la conversión de hombre a mujer por parte de Lola Padilla producto del buen nivel que mantiene Gianella Neyra.

Si Carla Peterson encantaba en Argentina y Blanca Lewin lucia perfecta en Chile (a nuestro gusto las mejores protagonistas de las otras versiones), Gianella tiene la experiencia necesaria como para encajar en el personaje.

Y es que sin duda, Gianella Neyra luce perfecta como Lola. Su ingreso al cuerpo de Lalo y su sentimiento varonil al inicio de la historia, son de lo mejor. Unido a las jocosas escenas en las que no puede caminar con tacos o no puede desenvolverse como una mujer en extremo. Uno de los mejores momentos de la trama lo constituye la aparición de Denisse Arregui como Celeste, la joven lesbiana que protagoniza un ardoroso beso con Lola y que, más allá del lado morbo que se le dio, resultó muy logrado y efectivo en su contexto.

Hay momentos en que la historia carece de un sentido lógico debido a ingresos intrascendentes de personajes que terminan atosigando al televidente como por ejemplo el personaje de Emilio Perugia personificado por Hernán Romero que no convence del todo y que plantea un bajón a la trama que entretenía cuando Lola comenzaba a sentirse más mujer que hombre.

DESBALANCE EN LOS PROTAGÓNICOS

Lalola” pretende ser un cuento romántico, una fabula sentimental, pero se queda en el intento porque el complemento actoral masculino de Gianella Neyra no luce a la altura de las circunstancias.

La telenovela si bien es una comedia de enredos. Su fuerte es el romance que nace entre Lola y Facundo y los problemas que ello conlleva en una persona que antes fue un hombre. Lástima que Cristian Rivero no aparece como la contraparte ideal para Gianella. Aún le falta mayor experiencia actoral para desenvolverse como el galán de la historia y para colmo aparecer como padre de una hija. Pese a sus esfuerzos Cristian no tiene presencia ni química con su protagonista. Debieron haberlo preparado mejor. Fíjense, por ejemplo, en lo espontáneo que luce Diego Olivera como padre de tres niñas en "Amorcito Corazón", (Televisa-2011), la nueva producción mexicana que vemos con agrado a través del cable y que tiene, en esencia los mismos lineamientos que "LaLola" en el sentido de ser parte de lo que debe ser una comedia romántica. Ni hablar si vamos más atrás y recordamos lo bien que lucia Ricardo Blume como padre de una preciosa hija (Graciela Mauri) en la ya clásica "Mundo de Juguete" (Televisa, 1972).

Para que una historia luzca atractiva tiene que haber romance y dentro de las telenovelas sino existe amor entre los protagonistas, la risa y los enredos se agotan y eso conlleva al cambio de canal respectivo. Si los éxitos argentinos lograron una sintonía insospechada en su país de origen, fue por el carisma y el efecto que causaba la pareja protagónica dentro de una historia cómica y bien realizada. Aquí "Lalola" entretiene, pero nunca surge ese efecto que termine por cautivar televidentes y olvidarnos de "La Perricholi" o de "Magaly Teve".

Si "Lalola" no llega a limites mayores es por el desbalance que luce la pareja central. Eso sí, esto no quiere decir que le restemos calidad a la producción. Resulta ilógico pedir galanes en un mercado como el peruano donde las producciones nacionales aún luchan por lograr su internacionalización. Si queremos ascender debemos dar oportunidad al elemento nacional y ese mérito no le podemos quitar a Susana Bamonde y a su equipo de producción que apuestan por protagónicos peruanos, algo que en un futuro seguramente rendirá frutos.

Por otro lado, los diálogos con algunos “carajos” y cierto doble sentido le dan humor y frescura a la trama que logra equilibrar las escenas con algo de humor negro, además de las clásicas situaciones inverosímiles que allí suceden.

Eso sí, nuestro elogio para Miguel Iza y Paul Vega por realizar unos personajes muy sólidos. Sin duda, uno de los aciertos de Bamonde es haber recurrido a un buen grupo de actores en los roles principales. Ya lo hemos dicho anteriormente, no se necesitan nombres sino talento y en el Perú hay de sobra buenos actores. Es por ello, que el grupo que conforma la redacción de la revista luce estupendo, en líneas generales. Mención aparte, merece Bernie Paz, quién solamente participó en el primer capítulo de la trama luciendo sumamente efectivo como gigoló. Bernie protagoniza ahora "Emperatriz" otra producción que vemos más por curiosidad, a través del cable, pero que resulta el primer protagónico internacional para este actor nacional.

"Lalola" es el siguiente escalón que sube Imizu Producciones y Frecuencia Latina con el que pretenden lograr la ansiada internacionalización. Susana Bamonde ha demostrado su talento en muchas producciones nacionales. Sin duda "Lalola" no desentona en lo absoluto. Esperemos que la versión peruana de "Muñeca Brava", su siguiente producción sea el despegue que necesitan y que su trabajo se vea compensada con la sintonía local. A escoger bien a los protagónicos porque de ello dependerá la ansiada internacionalización. La telenovela es un producto que ha encantado, en su mayoría de veces, por la calidad, el carisma y la química de la pareja central de la historia. Por más buen guión que tengan los productores, entre sus manos, sin buenos protagonistas el producto se pierde. Suerte para Susana Bamonde y todo su equipo en lo que será su primer romance en pantalla. La historia de “Cholito” y su galán “Ivo”, los personajes de “Muñeca Brava”. Al parecer con "Lalola" culmina la comedia de enredos para dar paso al romance neto, tan propio dentro del género telenovelero.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com

5 comentarios:

Mauricio dijo...

Me encantó Lalola. Es cierto la Perricholi la hace polvo, pero esa producción es inferior a Lalola. Creo que el asunto es centrarse un romance nato, como tú dices para cautivar audiencia, aunque también es cierto que América Televisión es una antena tan caliente que ya parece imbatible.

Anónimo dijo...

Discrepo con su comentario. Creo que Cristian Rivero ha hecho muy buen papel. El problema es como dice el anterior comentario, América es un canal de antiene caliente y eso es resulta bravo tumbar.

Carlos dijo...

Cuando las cosas se hacen bien, el argumento de la "antena caliente" queda de lado. Lalola es más real que la Perricholi que resulta muy impostado. La pareja de Gianella, Cristian Rivero nunca trascendió.

Blades dijo...

De acuerdo en tus opiniones hacía Miguel Iza y Paul Vega. Miguel es, sin duda alguna, el mejor actor peruanon en estas épocas. Tienen que ir a verlo en "Por Accidente", una obra de teatro genial, y corroborarán lo que les digo.
En cuanto a "LaLola", un producto muy bueno, que comenzó con un gran rating (más de 20 puntos) y que fue bajando lamentablemente. Yo no sé si por la pareja protagónica o porque al público no le terminó de convencer. Pero yo creo que ha sido el estreno del año, una gran serie, con grandes actores, y mis felicitaciones a Imizu que apuesta por remakes de grandes series, creo que eso nos llevará a mercados mayores.

Tatiana dijo...

Pues a mi me encantó "Lalola". La competencia y los gustos varía. Personalmente nunca me agradó "La Perricholi", pero la sigo porque ahora que culminó "Lalola" no hay nada que ver porque ese bodrio llamado "La bodeguita" es un fiel reflejo de "Al fondo hay sitio" y eso ya cansa. Como se ve, los gustos pueden variar, pero creo que "Lalola", en línes generales, fue un buen producto.