sábado, 14 de septiembre de 2013

EL SECRETARIO: ATRACTIVO GUIÓN POCO APROVECHADO

Repasamos "El secretario" una historia que, por su corta duración, tuvo inicio y final en su transmisión en Perú. Recordemos que muchas historias colombianas no han corrido con suerte por nuestra televisión. Sin ir muy lejos, esta historia tuvo un efímero paso por nuestras pantallas.

Lima, 14 Setiembre 2013, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Hace un par de meses ATV transmitió "El secretario" una historia colombiana que, sin quererlo, competía en nuestro país con su versión mexicana, (Porque el amor manda) que se emitía a través del cable. Pues bien, repasemos esta historia que tuvo un regular paso por nuestra televisión.

El Secretario, es una telenovela producida por Caracol Televisión, protagonizada por Juan Pablo Espinosa y Stephanie Cayo, con el papel antagónico de Martin Karpan y Andrea López. En su país de origen se constituyó en un éxito de audiencia. Fue transmitida el 2011 en la televisión colombiana.

LA HISTORIA

Emilio Romero, (Pablo Espinosa), un profesional de las finanzas que llevaba viviendo siete años en Estados Unidos, con el propósito de cumplir el anhelado sueño americano, se dedica a repartir pizzas, una ocupación que no tiene nada que ver con su profesión. Sin embargo, un día se da cuenta que tiene una hija de 6 años en Colombia de nombre Valentina Redín, lo que lo motiva a regresar a su país para hacerse cargo de la menor.

A falta de dinero para volver a Colombia, Emilio es convencido por un cliente y supuesto amigo de llevar ropa para su venta, pero al pisar suelo colombiano es detenido por la policía aduanera, porque en la maleta estaban escondidos varios miles de dólares. Posteriormente él colabora con la justicia para dar con el responsable del ilícito, recupera su libertad de forma condicional y de esta manera empieza a buscar trabajo para sacar adelante a su pequeña hija, quien repentinamente se convierte en el motor de su vida.

Su destino lo lleva a Industrias Copito, una empresa fabricante de papel higiénico, donde aspira a un cargo de mayor rango afín a su carrera. No obstante, se enamora en silencio de una joven que resulta siendo la gerente comercial de la compañía, llamada Antonia Fontalvo, (cada vez más bella nuestra compatriota Stephanie Cayo), pero para conquistar su corazón deberá forjar su camino al éxito como secretario. Emilio tendrá que adaptarse a un cargo que por años ha sido característico de las mujeres, vestirse como ellas y recibir órdenes de sus superiores, de paso soportando las burlas de las otras secretarias —quienes al comienzo no simpatizan con él— y de los empleados del área administrativa, así como las humillaciones de Mario, (Fabián Mendoza), el gerente de operaciones y su jefe inmediato junto con Antonia.

Aunque Emilio es leal, optimista, amable y eficiente, también es torpe y despistado, lo que hace que se meta en problemas con facilidad, especialmente con Félix Segura, (Martin Karpan), el dueño de la compañía y novio de Antonia. Ella, cuya confianza se gana desde el primer momento, lo defiende constantemente, lo saca de aprietos y está siempre de su lado.

ÉXITO LOCAL

El secretario” tiene más vena cómica que “Porque el amor manda”, pero ese sentimiento jocoso, lineal, fresco sucumbe por la poca inspiración de los actores y esa ausencia del romance nato que sí se percibe en la versión mexicana. En eso Televisa tiene experiencia.

No obstante hay muchas escenas a destacar gracias al desempeño de Pablo Espinosa quien tiene el perfil nato para este personaje, un tonto inexperto pero tierno, a la vez que romántico, no obstante tiene limitaciones a la hora que intenta convencernos que se ha enamorado de su jefa. Como la historia nunca se separa de la idea central del autor, la historia de un secretario de oficina enamorado, es que Espinoza sí se luce en su papel aunque no tan efectiva.

Por su parte Stephanie Cayo luce más compenetrada con el papel que tuvo a Blanca Soto en la versión mexicana y a quien le hicieron teñirse el pelo de color rubio para tener el perfil que le imprimió la Cayo. La actriz peruana luce preciosa y aunque su real talento no es bien aprovechado por los colombianos, la Cayo sin lucirse destaca. Lo cierto es que hasta el momento la única vez que la hemos visto a la actriz en un gran papel que la aproveche realmente fue en un capítulo de la serie de Fox, llamada “Tiempo Real” haciendo el papel de una secretaria amante de su jefe.

Mientras dos actores con trayectoria como Martin Karpan y Andrea López no son bien aprovechados. Karpan imposta en varias escenas, justamente en las jocosas. Qué distinto se le ve cuando interpreta a un villano dentro de una historia dramática. Mientras Andrea López no es la contraparte ideal para ser la “amiga infiel” de Antonia.

Por cierto, los nombres de algunos personajes no lucen siquiera efectivos para el enganche con el televidente. Antonia no es el nombre ideal para una protagonista de una historia rosa. Por otro lado, la canción a cargo de Jimmy Pulido López (Sólo Tu), luce totalmente desapercibido, sencillamente porque no es el tema para una trama de este tipo.

A pesar de todo hay escasos momentos en que la historia logra su cometido de entretenernos pero sin la efectividad romántica que debiera. Si esto es posible se debe a la buena imagen que proyecta Pablo Espinosa, más por su perfil bufonesco que por su vena histriónica.

En suma, la telenovela es la típica comedia romántica, sencilla y discreta. Una historia corta que carece de esa efectividad que deben tener las telenovelas modernas. Es que, si el exceso de efectivismo unido al alargue de capítulos de las producciones mexicanas es criticable, aquí la ausencia de estas hace imposible que observemos un real romance entre la jefa y su empleado.

Un ejemplo de ello es la escena de la declaración de Antonia a Emilio, luce fresca, invita a la sonrisa, pero la ausencia de un “remate efectivo” a la escena impide que sigamos la trama con agrado.

"El secretario" es la típica historia local al que la televisión colombiana nos tiene acostumbrada muchas veces. Eso si, sus historias son novedosas y rentables para otras cadenas internacionales, con más experiencia, que las adaptan con eficacia y las convierten en éxito masivo. Recordemos que los colombianos aciertan cuando cuentan sus historias reales (Escobar, el patrón del mal, Sin tetas no hay paraíso) y cuando hacen coproducciones con cadenas como Telemundo (Pasión de Gavilanes, La Tormenta). Han tenido aciertos como el caso de RCN que traspasó sus fronteras con “Yo soy Betty, la fea” y “La Hija del Mariachi”, además de “Café con aroma de mujer” aunque no haya sido éxito en el Perú.

Lo cierto es que “El secretario” tiene algunas pinceladas de entretenimiento pero demasiada localista. A la par que el costumbrismo local (uso del lenguaje colombiano poco entendible a la par que carente de imaginación) unido al poco efecto romántico no permite que la trama despegue como debiera. Eso no quita el mérito, que sus historias son por demás atractivas por la buena imaginación de sus guionistas. Por eso muchas son las cadenas que compran los libretos colombianos. Es que, hoy por hoy, lo que más causa interés es ver estas historias producidas por las grandes cadenas internacionales.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com

4 comentarios:

Gianina dijo...

No le encontré nada bueno a esta telenovela que paso sin que nadie lo notara. Creo que esa actriz peruana tampoco es tan buena como la pintan aunque su belleza le asegura protagonismos de este tipo. Me gustó más la versión mexicana.

alexander Aroni Santi dijo...

fue mejor que la mexicana mas divertida menos melodramatica y ni pensar de lo mejor fue doña dudis un personaje para recordar XD

Contratacion de Artistas dijo...

Creo que no tuvo la repercusión que debió tener debido, justamente, al guión poco aprovechado y también a la calidad de artistas, en comparación la versión mexicana me pareció más interesante.

Anónimo dijo...

Me parece un poco ridiculala critica respecto al nombre de la protagonista y que "no saben aprovechar" su talento, si bien Stephanie Cayo es hermosa tampoco es que sea una actriz para destacar, es algo monotona y poco expresiva, por cierto, la persona que escribio este articulo no tiene idea ni de redaccion ni de ortografia para los nombres.
Saludos