Buscar este blog

sábado, 29 de junio de 2013

¡QUÉ BONITO AMOR!: HISTORIA MEXICANA SIN RESPETO A SU PROPIA TRADICIÓN

Culminó "Qué bonito amor" una irregular versión mexicana del gran éxito colombiano y que terminó por sepultar las aspiraciones que tenían algunos de ver una gran versión hecha por los propios mexicanos de algo que forma parte de sus propias raíces culturales. Lástima que lo echaran todo a perder.

Lima, 29 Junio 2013 (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Culminó en Perú, ¡Qué Bonito Amor!, (aún la puedes ver un par de meses más a través del cable), que finalmente resultó una irregular versión del tremendo clásico colombiano "La hija del mariachi", que cautivó a medio mundo por su original trama con un romance que traspasaba la pantalla llena de canciones memorables que emocionaban hasta al menos romántico. Lástima que en esta trama nada de eso percibimos.

La historia mexicana, dista mucho de la versión original de Mónica Agudelo. Aquí se narra la vida de Santos Martínez de la Garza (Jorge Salinas), un despreocupado millonario, dueño de una distribuidora de autos. Santos es engañado por sus socios más cercanos, entre ellos, Bruno (Sergio Mayer), su amigo y novio de su hermana, Wendy (Susana Diazáyas). Por lo que Santos se ve en la necesidad de huir de Los Ángeles hacia la Ciudad de México en calidad de fugitivo, al ser acusado de fraude y lavado de dinero. Esta situación lo obliga a adquirir una nueva personalidad, la de un Mariachi llamado Jorge Alfredo Vargas.

Allí conoce a María Mendoza (Danna García), muchacha humilde de barrio, que vive con su madre viuda, Amalia (Angélica María), y sus dos hermanas menores: Paloma (Renata Notni), que está por cumplir 15 años, e Isabel (Karyme Hernández) de 8 años. María ha tenido que trabajar desde que su padre, Pedro, murió y así sacar adelante a su familia; ya que Amalia sufre una enfermedad degenerativa, por lo que ella es el único sostén de su familia.

Santos y María se conocen en el bar "Ay Jalisco, no te rajes", donde María trabaja como cantante de rancheras. Es en el bar donde por primera vez ambos conocen el amor.

Y es también en el "Ay Jalisco, no te rajes", que está a cargo de Don Concho (Salvador Pineda) y su esposa Lourdes (Lina Santos), donde Santos vivirá parte de su insegura vida al lado de los inseparables amigos de María; quienes forman el grupo de mariachis del bar: El Coloso (Pablo Montero), El mil amores (Arturo Peniche, como siempre, en buena labor), El Soñador (Mariano Palacios), Susanito (Miguel Ángel Biagio), El Barítono (Rafael Negrete) y El Aventurero (Latin Lover).

Santos tendrá como rivales a Rubén del Olmo (reapareciendo en la televisión mexicana, Marcelo Buquet), empresario poderoso y embustero, casado pero obsesionado por el amor de María; y a El Coloso, eterno enamorado de María, que siempre le dará la pelea, hasta que esa rivalidad los convierta en grandes amigos.

María, por su parte, lidiará con los embustes y artimañas de Elvira (Malillany Marín), la hija de Don Concho, quien, por capricho y al precio que sea, no descansará hasta seducir a Santos.

HISTORIA LEJOS DEL ORIGINAL

Cuándo uno observaba los últimos capítulos de "La hija del mariachi", ya se podía imaginar que pronto habría un remake mexicano y desde ya sentía curiosidad por saber que harían los mexicanos en una trama que exploraba sus propias raíces. Aquello que por años han gustado a nuestros abuelos, padres y ahora jóvenes. Es que la versión colombiana mostró con inteligencia ese gusto por la música mexicana narrado con inteligencia, sentimiento y pasión por mostrar algo que pocas veces se vio dentro del mundo de las telenovelas.

Y no me vengan a decir que lo antiguo luce desfasado, que ese tipo de música ya no se escucha ni demás falacias que jamás se cumplieron cuando se tiene un producto presentado con calidad. Lo mismo le pasó a Luis Miguel en la década de los 90´s cuando resucitó al bolero interpretando aquellas canciones de siempre que terminaron gustando a los jóvenes de esa generación. Lo mismo puede decirse cuando nos llegó de Colombia esta historia de Mónica Agudelo donde el amor de Emiliano Sánchez Gallardo y Rosario Guerrero sirve de pretexto para que a través de diálogos, escenas y sobretodo canciones, uno vuelva a sentir que el amor que uno siente por su amada se refuerza con aquellas inmortales letras interpretadas, en su época, por Jorge Negrete, Pedro Infante, Miguel Aceves Mejia, entre otros grandes.

Lamentablemente México destruyó sus propias raíces y nos presentó una historia traída de los cabellos con un grupo de primeros actores que nada podían hacer cuando tienen en frente un guión tan desastroso y de escaso nivel narrativo. Todo detallado en forma tan desordenada por querer dar protagonismo a algunos personajes interpretados por actores de trayectoria pero en cuya historia original su participación era mínima porque lo que la autora deseaba resaltar era la vida de aquel mariachi mexicano que fugaba de su país por un delito que no cometió encontrando no solo el amor sino su verdadera vocación. El ser cantante de rancheras en aquel memorable bar llamado Garibaldi.

En cambio en su par azteca nos encontramos nuevamente con lo que ya vimos en producciones como "Triunfo del amor" y "Fuego en la sangre", ambas producidas por el mismo productor de esta historia, Salvador Mejia, una telenovela llena de clichés, acción sin sentido y exageradamente empalagosa, quizás para esconder aquellas falencias que quedaban al descubierto conforme transcurrían los capítulos. Un efectivismo al máximo y un maquillado romance que era más que notorio debido a la pésima producción y al irregular libreto que distaba en mucho a lo que uno hubiera pensado que los mexicanos mostrarían, sobretodo si tenían entre sus manos un guión rico en matices, lleno de intriga y un romance efectivo entre canciones inmortales narrado con inteligencia y sin ningún tipo de exageraciones.

Queda claro que la adaptación de Ricardo Fiallega está basada en aquellas "normas" realizada por algunos productores mexicanos cuando saben que no pueden repetir la historia, tal cual, porque toda América ya la vio e incluso también sus propios paisanos lo vieron a través del cable y no tienen mejor "idea" que voltear la trama pero apostando por un amor "al máximo", un dramatismo exagerado y una acción aparatosa, tal cual, hemos visto en tantas producciones realizadas en los últimos años por Mejía y su grupo.

HISTORIA PARA EL OLVIDO

En el primer capítulo de esta historia, uno ya percibe lo que verá en los siguientes. Observamos una espectacular escena (el accidente de Santos) que se ensombrece al ver como fácilmente llega a México. Uno puede pasar por alto esta parte. Total las historias rosas son así. Lamentablemente el encuentro de Santos y María (otra vez el dichoso nombrecito colocado para aparentar una aureola religiosa que no tiene nada que ver en la trama), dista mucho de ser un encuentro casual y a partir de ahí todo es predecible, más a media novela donde la historia se aparta de su narrativa original. Es así que María con el transcurrir de los capítulos deja de lado el traje de mariachi para ser participe de una "guerra de buenos contra malos" sin sentido lógico y encima poco aprovechado.

El drama, la desventura y la tragedia son los mensajes que da el productor a su historia y con el que seguramente gana adeptos pero aleja a los que esperábamos una mejor propuesta a una memorable historia como esta. Aquí se deja de lado la historia del padre de la protagonista y su amor por aquellas canciones de siempre, la historia de cada uno de los mariachi amigos del protagonista (salvo el de Susanito que tuvo interés pero que fue dejado de lado porque seguramente pensaron que podría ensombrecer a los protagonistas) y lo peor de todo es que nunca se escucha una canción inmortal que nos "ponga la piel de gallina" como en su par original, salvo oír cantar una y otra vez a don Vicente Fernández, el tema principal de la historia que en lugar de ser el soporte ideal para la escena romántica termina convertido en un estribillo soso y cansado. Más parece una propaganda para el nuevo CD de Fernández que será un ídolo en México pero a nivel internacional no está a la altura de aquellos grandes de siempre que México y el mundo inmortalizó. En el Perú solamente se le recuerda por la clásica canción "Volver, Volver, Volver" que tampoco se escucha en esta telenovela, más sí en la versión colombiana.

Efectivamente, "la música inmortal" está ausente de la trama y desde ya el desgano es mayor porque los que siguieron la historia original, con satisfacción, no solamente fue por observar una pareja creíble sino porque el interés aumentaba al escuchar aquellas rancheras memorables que estaban presentes, no solamente en versión completa sino en cada dialogo y en cada escena reforzando el romance plasmado en pantalla y escondiendo algunos pocos acertados momentos que tenia la historia de amor entre Emiliano Sánchez Gallardo y Rosario Guerrero (los protagonistas originales).

Aquí solo en los primeros 40 capítulos podemos percibir algo de la trama original, pero después ya Mejía da paso al cliché adornado dentro de una historia llena de incongruencias. El libretista aumenta más sinsabores y sufrimientos a la protagonista colocándole una madre enferma y dos hermanas contando con una actriz como Angélica María con mayor protagonismo que la de su par colombiana. A ella se le endilga una enfermedad muy cuestionada y un romance a la adolescente hermana de María que nunca despega. Para colmo la niña menor resulta ser huérfana y abandonada por sus progenitores con lo que el melodrama comienza a surtir efecto.

PROTAGONISTAS DERROCHANDO UN FALSO AMOR

A estas alturas ya vemos a una Maria y un Santos lanzándose miradas embobadas que finalmente no resulta creíble por la falta de química entre ambos. Y es que tanto Danna García como Jorge Salinas distan mucho de ser los protagonistas ideales para esta historia.

Este redactor nunca ha considerado a Salinas como un galán con talento, pero no deja de reconocer lo bien que se veía en "La que no podía amar", (Televisa, 2011). Sin embargo aquí con ese rostro desencajado y lo malhumorado que luce al actuar, echan a perder esa imagen que un actor debe tener sobretodo cuando está fuera de una ciudad que no conoce, prófugo y sin nadie conocido a su alrededor. Los problemas por los que pasa y su aparatoso accidente de avión no son acertados porque el actor no está bien dirigido y hasta le cuesta expresar los sentimientos a través de la pantalla. Además, ni por asomo, tiene siquiera "una miradita" para su musa ideal. Sin ir muy lejos, noten lo bien que se le ve a Eduardo Yánez en "Amores verdaderos" (telenovela que comentaremos en breves días y que llega a su final en Lima) y lo aceptable que luce como pareja de Erika Buenfil, a pesar que a ella se le ve más madura que a él. Pero a pesar de todo ambos lucen perfectos porque seguramente tienen un buen director a su lado; además que saben ocultar esa inexpresividad ante la cámara, algo que Salinas no lo hace.

La verdad no entendemos por qué Salinas es el galán indiscutible en cuanta producción mexicana se realice. Lo vemos con agrado a través del cable en la reposición de la telenovela “Tres mujeres” y no lo hace mal. Pero la verdad aquí el papel nunca debió haber sido para él. Ni siquiera en “Fuego en la sangre” debió figurar. Parece que en Televisa hay más de un criterio para escoger a los protagonistas donde el productor no solamente es el que da la última palabra.

Por su parte Danna García tiene una interpretación que deja mucho que desear, fingida por momentos y no sabe como expresar ese sufrimiento por aquel amor verdadero. La verdad que esta pareja luce tan irreal que uno fácilmente lo puede notar en más de una toma.

Salinas debe seguir los pasos de Arturo Peniche que ya interpreta un papel más adulto y no desentona a pesar que su personaje de "Mil amores" resulta no del todo aceptable porque luce con muchos kilos demás y eso perjudica su interpretación. No obstante, su doble interpretación como padre del "Mil Amores" lo interpreta de manera eficiente aunque este personaje no tenga razón de ser dentro de la trama y solamente llegue uno a la conclusión de que está incluido porque un actor con la trayectoria de Peniche debe tener más parlamento.

Otro punto en contra resulta la actuación de Pablo Montero como El Coloso. El ver actuar al actor en este papel no impide que extrañemos a Gregorio Pernía, quien interpretó con eficiencia al personaje original. Montero luce sobreactuado y su papel no tiene el peso que debería tener como rival de Salinas. Le falta ese sarcasmo, esa pedantería y esos celos violentos que expresaba Pernía en la versión original. Para colmo, le dan un mayor protagonismo al otro rival de Salinas interpretado por Mauricio Bouquet que finalmente termina desplazando al Coloso que pasa sin pena ni gloria. Claro está, el personaje de Montero también tiene su lado dramático porque al libretista se le ocurre aparecer a la madre de su único hijo, una victima de cáncer con lo que el melodrama aumenta a su máxima expresión. Uno recuerda con agrado que en la versión colombiana El Coloso le canta a su hijo la canción “Mi viejo”, himno inmortal de Piero, que a pesar de no ser ranchera enterneció a más de uno. No obstante aquí nada de eso se observa.

Para colmo el productor le permite a Montero interpretar temas de su propia autoría con lo que la trama se aleja más y más de lo que uno esperaba porque Montero será un buen cantante, pero parece que el guionista y su grupo de libretistas, o no entendieron la historia o le impusieron cambiarla y darle más melodrama al romance. Me inclino por esto último.

Finalmente no hay una historia interesante que seguir en lo referente a los mariachis. Todos pasan casi desapercibidos, salvo la que corresponde a Susanito y su amor hacia una prostituta que comenzó a interesar pero fue poco a poco dejado de lado porque Televisa cuenta con un buen grupo de actores con trayectoria al que tienen que darle mayor protagonismo. De esta manera fuimos testigos en los últimos capítulos de un juicio aburridón y fuera de todo contexto.

A estas alturas la pregunta que nos hacemos es ¿Dónde quedó ese gusto por las tradiciones mexicanas que plasmó con maestría Mónica Agudelo en su versión original? Resulta imperdonable que los mexicanos no hayan podido contar su propia historia de una manera mejor. Las canciones de Pedro Infante, Jorge Negrete, José Alfredo Jiménez, Agustín Lara, Javier Solís, fueron vilmente dejadas de lado para escuchar solamente una y otra vez a don Vicente Fernández interpretar su ¡Qué Bonito Amor!, una buena interpretación pero tantas veces escuchado terminan resultando insoportable.

En suma en Televisa compran historias de éxito, pero como el cable y el internet son sus peores enemigos, porque ya todos sabemos de que se trata lo que están copiando, encargan a sus productores esa fórmula que nunca tiene pierde. Por eso Mejia nos brindó ese amor empalagoso, ese melodrama insufrible y ese final feliz. Algo que por los números mostrados gustan a las mayorías. En México terminó un día domingo con un aparente cierre triunfal y en Perú los números fueron aceptables,

A pesar de todo nunca vimos una historia tan digerible y poco resaltante. Un casting mal planteado, unas escenas risibles y poco coherentes unido a una pareja intentando convencernos que se aman.

A estas alturas Salvador Mejia debe darse cuenta que muchos televidentes de todo el mundo deseamos ver aquel realizador de grandes éxitos como "Esmeralda", "Abrázame muy fuerte" y la "Usurpadora" y no este productor usando la vieja fórmula de siempre que es ese estilo fácil de crear historias echando a perder guiones inmortales que encandilaron a miles en el mundo entero. Ojalá alguna vez tengan en cuenta que sintonía no es sinónimo de calidad.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente y totalmente de acuerdo. La verdad que el chava Mejia fracasó con Qué bonito amor y ojo que hoy lo vuelve a hacer con la versión de La Tormenta. Qué productor para más malo.

Anónimo dijo...

Claro que Chafa Mejia es un productor pesimo, pero algo tendrá cuando Televisa le encarga todas sus producciones, aunque critiquemos y digamos que es malisimo, consiguen vender esos bodrios a muchos paises que no conocen la novela original colombiana, en este caso, y que despues de ver este pesimo remake no creo que ni les queden ganas de ver la original, muy triste.

Anónimo dijo...

Realmente completamente de acuerdo. Lo que discrepo es que diga que tuvo audiencia. Seguramente esos estudios estan amañados porque en internet usted revisa y todo es critica para esa telenovela.

Anónimo dijo...

QBA FUE UN FRACASO TOTAL, INCLUSO UN DIA LLEGO A LOS 10 PTOS. ME QUEDO CON LHDM

Renzo Cabrejo dijo...

un fracaso total, jodieron La hija del Mariachi.

Cuando vas a hacer el análisis de Porque el amor manda?

ROSA SAVIETTO dijo...

es una verguenza lo que hicieron con la historia yo vi 2 capitulos de QUE BONITO AMOR y no me gusto para nada dejo mucho que decear con todo al que vio la novela original puede entender lo que digo

ROSA SAVIETTO dijo...

trataron de mejorar a LA HIJA DEL MARIACHI y lo unico que hicieron fue un pesimo trabajo

Brenda dijo...

Totalmente de acuerdo. Como La Hija del Mariachi ninguna. Es una pena que México teniendo tan buenos intérpretes de rancheras, tanto hombres como mujeres, hayan puesto a excelentes actores para ridiculizar la cancion ranchera porque son buenos actores. Eso no se discute pero la verdad la producción dejó mucho que desear. SIMPLEMENTE UNA BASURA.

Anónimo dijo...

aca en peru fue un fraczo nos e de donde sacas q fue un exito estuvo en los 10 puntos a las 9 d ela noche algo bajisimo ..de la noela q se podia esperar productor salvador mejia q parece q va retrocediendo en vez de avanzar como dices no queda nada del productor de esmeralda ..salinas no meparece mal actor para nada el es talentoso peor simplemnte en ese papel no encaja es para alguien ams joven ..en fin un desastre total yo jamas aguante 5 minutos seguidos

Alfonso Rojas dijo...

SIMPLEMENTE UNA PORQUERIA.

Anónimo dijo...

Aquí sí hay mucho que hablar. Personalmente no tuve el privilegio de ver La hija del mariachi, pero he escuchado buenas críticas de esa telenovela. He visto unos cuantos capítulos de Qué bonito amor, y sí, concuerdo que es una telenovela sumamente exagerada y empalagosa. Me desagradó mucho el rol de Jorge Salinas, puesto que está muy viejo para el papel y en muchas escenas pareciera que le estuvieran obligando a actuar puesto que lo hace con un pésimo humor. Con respecto a Danna García sí me pareció un poco exagerada en algunas de sus escenas, pero aquí sí discrepo mucho, puesto que a mí sí me gustó mucho su actuación, le puso mucho feeling y hubieron escenas donde Danna hablaba con el corazón. Incluso estuvo menos fingida que Elizabeth Álvarez en Amorcito corazón, aunque con esto no quiera decir que no me gustó su actuación, al contrario, pero yo noté que Álvarez sobreactuaba y fingía en algunas escenas. Cosa que García no lo hizo tantas veces. También note el demasiado protagonismo que le dieron al rol de Angélica María, prácticamente obligaban a que el personaje tenía que enterarse de absolutamente todo lo que pasaba para que recién pasen a las siguientes escenas. Incluso hubieron capítulos donde esta destacada actriz tenía más libreto que los mismos protagonistas juntos. Lo que sí me gustó fue la buena actuación de Arturo Peniche, como siempre impecable en cada telenovela que hace, aunque un poco subido de peso. Ojalá y Mejía vuelva a hacer como antes, puesto que aquí en Perú se convirtieron en clásicos sus telenovelas como Esmeralda y Entre el amor y el odio, pero sobretodo La usurpadora, un tremendo clásico que todo el Perú lo ha visto tantas veces y aún lo sigue viendo.

florencia dijo...

Desde Argentina,donde los afortunados pudimos y seguimos viendoLHDM,original.y por internet,coincido plenamente en su comentarios.Desgraciadamente aqui estan emitiendo "que Bonito...,y una gran lastima.Adoro México y su gran historia Musical.Colombia nos brindo una bella y única historia,que fue un homenaje al buen gusto y a Mexico.LHDM sera un clásico,como lo fue C.Salvaje de 1993 y por favor cuiden a MARK TACHER,no solo un hombre Hermoso,sino un gran actor. Sr Mejia me crié viendo producciones mexicanas,desgraciadamente me avergüenzo de su versión, y muchas gracias Colombia,y sus actores,por darnos una historia bella,con valores,distinta y para alegría de muchos,en todo el mundo. Atte.los
saluda. alicia.sabanes@gmail.com

Anónimo dijo...

Hola Informante! Hace unos días ya terminó "Amores verdaderos" y en esta nota usted prometió que hablaría de dicha telenovela tan pronto como llegue a su final en Lima. Esperamos con ansia su gran publicación de las que nos tiene acostumbrados. Gracias.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo,LHDM es mil veces mejor, es una lástima que los mexicanos no supieron aprovechar el excelente guión de la escritora Colombiana, y como dijeron en otro comentario la gran ausente fue la música mexicana, apenas un minuto creo duraban las pocas canciones que habían, con unos playbak horrorosos casi todos, que poco respeto para su propia cultura folklórica musical, tan magistralmente interpretada en LHDM.

Anónimo dijo...

hola soy colombiana y vi la hija del mariachi en las dos oportinidades que el canal rcn la emitio, sinceramente vi dos capitulos del que bonito amor y me arecio fatal si bien es cierto que jorge salinas ha hecho otras telenovelas de exito como las vias del amor mariana de la noche la que no podia amar por nombrar algunas en esta interpretacion de santos no le crei ebsolutamente nada sinceramente esperaba mas de esta novela ya que como mexicanos pense que nos hiban a mostrar el lado propio de las costumbres mexicanas y no un formato aburrido y con unso libretos que dan verguenza sin un amor que crece a traves del tiempo q uno se lo crea y q le erize los pelos de ver una escena como lo hacian rosario y emiliano los mariachis eran una parte importante de la historia el papel de fernando y del mismo sigifredo le dieron y ni que hablar de la parte jocosa de dona eulalia en su momento a la version colombiana se le critico algunas partes del final pero con todo y eso fue un exito y total acuerdo con la repeticion de la repetidera de la cancion que bonito amor se la tiraron como decimos aqui en colombia.....

Anónimo dijo...

Soy Colombiana, me vi la HDM y me gustó mucho, en cuanto a QBA me vi unos capitulos y les cuento que me agradó bastante, no entiendo porque la critican tanto si en realidad la novela QBA la hicieron bastante protagonica, lo único que les digo las dos historias fueron narradas de forma sorprendente, lo importante de cada historia es lograr cautivar las enseñanzas reflejadas en cada una de ellas y ambas arranzaron totalmente, Porq no permitir la libre interpretacion de ideas, de narrar historias agradables, fantasticas y sorprendestes, no entiendo porq no les gusta si ambas estuvieron muy bonitas

Anónimo dijo...

Que bonito amor es la peor novela de la historia, la manera en que arruinaron la historia de la hija del mariachi es vergonzosa la selección de los actores es un desastre, desde los protagonistas(que cantan horrible)hasta su elenco completo, los nombres que cambiaron como el nombre del bar que no tiene sentido,en fin todo es muy pero muy malo

Anónimo dijo...

Me parece una falta de respeto de este cronista Manrique- que no lo conozco- como lo desmerece a Jorge Salinas, decir que es un galan sin talento. puedes decir que no es de tu agrado o no te gusta su estilo pero dudar de su capacidad actoral es muy fuerte.Parece que no ha visto este Sr. ninguna telenovela o película de él. Basta ver las diversas distinciones de Salinas y su larga trayectoria en una de las mejores televisoras de habla hispana como Televisa. y de apreciar los exitos que ha tenido como protagonista no solo en México(La que no podia amar, Fuego en la Sangre, Las vias del amor, Mariana de la noche, etc) para poder valorarlo.
Comparto lo que dice este escritor y algunos usuarios en que el personaje quizas no era para el, y debio interpretarlo un cantante de profesión y haber puesto a otra protagonista cercana a su edad o viceversa, pero eso es algo relativo porque en LQNPA Salinas y Ana Brenda (actriz joven) tuvieron mucha quimica juntos.
Decirle a alguien que dijo que en Peru hizo solo 10 puntos, eso no es cierto, en peru llegó a tener 20 puntos asi que no inventen. Y en Mexico quizas no haya sido un exito rotundo pero cumplió. besos

Anónimo dijo...

La verdad estoy de acuerdo, me parece que el actor principal no es creible...y el otro dia ...escuche una escena que me dejo o.O...
Bruno- ¡estas viendo muchas telenovelas!
Santos- Ves algún televisor aqui?
no siquiera tengo baño...

jaja que tipo de guión es este?? y de romantico lo unico que dice es mi bonita mi bonita y que bonito amor como si tubvieramos dudas del titulo de la novela...
Igual ultimamente las remake son malisimas..los actores que elijen son malos..mas alla de la trama no son creibles y las parejas no transmiten nada!!!

Aca estan dando en Argentina "Café con aroma de mujer" y es una telenovela muy buena en donde las escenas no solo principales sino de los demas llegan no son forzadas...en cambio recuerdo destilando amor y a Yañez exagerandoo con alaridos "ay Gaviotaaa mi gaviota mi gaviota!!!!" jaja un horror!!!

Y ni hablar de la remake de corazon salvaje..en donde estaba Araceli Arambula..y Yañez...malisimaaa pesimmaaa yañez no daba para el inolvidable papel que protagonizo Eduardo Palomo...
Y Araceli...una muy exagerada y prostibularia Aime... digamos Ana Colchero tenia picardia..tenia inteligencia este era un zorra que exageraba su sensualidad... jaja malisima tirando a pesima...Araceli Arambula es muy linda pero no daba para hacer los dos personajes....

Pff y volviendo a Que Bonito Amor...la pareja no pega y de ahi en adelante la historia no convence...

Irina Vlogs dijo...

Creo que tienes un problema con Jorge. Entérate que sí es un galán, el hombre más guapo de Televisa. Personaje muy interesante en la novela. Yo me quedo con "Que bonito amor", no me gusta "La Hija del mariachi".

Liliana Fernandez dijo...

Pésima novela Que bonito amor, no tiene buen libreto, muy cansona. Y mucho mas cuando has visto la Hija del Marichi, nada que ver. Esperé un gran estreno, pues QBA tiene muy bueno actores, pero no llegué a 10 capitulos, no pude seguir. Cuando comparas con la historia original, te das cuenta que como LHDM no hay comparación, es una de las mejores telenovelas que he visto, buen libreto, buenas canciones y un romance entre los protagonista creible y hermoso, que mas de una vez me hicieron llorar, a Carolina Ramirez y Mark Tacher muchas felicidades.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con los criterios antes expuestos .Yo vi la novela originar y no tiene nada que ver una con otra

Anónimo dijo...

Horrible todos esos reencauches mexicano y esos galanes viejos ...deberían darle oportunidad a gente joven y sino llevarlos de otros países

Unknown dijo...

Se cagaron en la novela de la hija d eñe mariachi...esa novela la hicieron amor con pasion pero esa porqueria de k bonito amor puuuta!! Parece parodia el k dice k es coloso ña k putas ese no handa en nada no le llega ni alos talones al coloso honbre mas mierda para actuar...el jorge salinas otra mierda como van a poner semejante bestia ala para de esa muñeca parece su abuelo...aceptenlo la hija del mariachi mis respetos....