Buscar este blog

lunes, 13 de octubre de 2014

LA TELENOVELA DEL RECUERDO: MUCHACHA ITALIANA VIENE A CASARSE


Lima, 13 Octubre 2014, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- A portas de la emisión en México de una nueva versión de "Muchacha italiana viene a casarse", recordemos una de las producciones más exitosas y clásico rotundo dentro de la historia de las telenovelas a nivel internacional.

Muchacha italiana viene a casarse fue una telenovela mexicana producida y dirigida por Ernesto Alonso para Telesistemas Mexicanos (hoy Televisa) en 1971, protagonizada por Angélica María y Ricardo Blume, adaptación de la telenovela argentina del mismo nombre realizada en 1969. Sin duda, la primera producción mexicana es la mejor realizada y la que más se recuerda.

La historia viene de la pluma de Delia González Márquez, una escritora argentina de radioteatros y telenovelas que destacó especialmente durante los años 1970 y 1980. Ella tuvo varios guiones que fueron emitidos en la televisión argentina. Internacionalmente, aparte de Muchacha Italiana viene a casarse, también destaca de su autoría, Un mundo de veinte asientos.

VERSIÓN ARGENTINA

Muchacha italiana viene a casarse, fue producida por Canal 13 (Argentina, 1969–1972), dirigida por Miguel Larrarte y Carlos Escalada. Protagonizada por Alejandra Da Passano y Rodolfo Ranni. La historia tuvo mucho éxito en la televisión argentina. Fue interpretado por destacados actores del Río de la Plata como Hilda Bernard recordada por sus papeles en Un Mundo de veinte asientos, El amor tiene cara de mujer, Rosa de lejos, entre otros. También el recordado Antonio Grimau y María del Carmen Valenzuela, la recordada "Etelvina" de Jacinta Pichimahuida.

Alguna vez, Gonzáles Márquez comentó que la historia tiene que ver en un momento en que la migración de italianos a la Argentina era muy importante para dicho país.

Recordemos que en la versión original, Valeria Donati (Alejandra Da Passano) vive en un pequeño pueblo cerca de Nápoles, Italia y es traída a la Argentina por un señor llamado Vittorio Maglione (Jorge De La Riestra) quien vive hace 40 años en Argentina siendo propietario de una tienda de abarrotes especializada en la compra de pastas (fideero). El hombre le envió a la muchacha una fotografía de 30 años atrás y Valeria se lanza tras la ilusión de casarse acompañada de su hermana, Gianna (maravillosa María del Carmen Valenzuela). Juntas llegan a Buenos Aires pero se pierden en el aeropuerto y no logran encontrarse con Maglione. Los porteros de un edificio la ven desesperada y la ayudan. La muchacha se queda a vivir en ese edificio de gente pudiente. El hijo adoptivo de los porteros es empleado de la fideería de Maglione. El empleado se da cuenta que ésta es la muchacha que su patrón hizo venir de Italia, pero como se enamora de ella, no le dice una palabra acerca de donde vive Maglione.

Esta historia tuvo una versión más en Argentina titulada Esa Provinciana, producida por Canal 9 (Argentina, 1983), dirigida por Eliseo Nalli y protagonizada por Camila Perisé y el gran Juan José Camero.

CLÁSICA VERSIÓN MEXICANA

Corría finales de 1969, Ernesto Alonso de viaje por Argentina observó esta historia en la televisión bonaerense y quedó fascinado con su trama. Inmediatamente se contactó con los ejecutivos de Telesistemas Mexicanos para comprar los libretos y adaptarlos a la televisión mexicana.

Eran los tiempos en que Simplemente María irrumpía con éxito en la televisión internacional. México no escapaba a ello. Las entrevistas no solamente se reducían a sus protagonistas (Saby Kamalich, Ricardo Blume o Braulio Castillo). También el público mexicano reconocía a Elvira Travesí, Carola Duval o Regina Alcover. Ni que decir del propio productor peruano, Vlado Radovich quien era entrevistado por las revistas mexicanas como el "cerebro innovador" de una fórmula ya emitida en México como María Isabel (Telesistemas Mexicanos-1966), sin embargo la versión peruana tenía un talento actoral de primera, una entrada cautivante y un guión tan detallista y largo como melodramático y efectivo.

En 1970 ya Simplemente María era un boom en México. El público azteca tenía en mente esta producción peruana y como productores número uno de telenovelas, México estaba obligado a superar a esta producción manteniendo algunos detalles de la misma, contratando actores de gran popularidad como los galanes de la telenovela peruana y adquiriendo un guión novedoso y atractivo pero a la vez cautivante.

Así nace Muchacha italiana viene a casarse, un exitoso guión argentino que México jamás observó y que, para el público mexicano, resultaba novedoso. Angélica María era, desde el inicio, la protagonista ideal para Alonso. Su acompañante aún era una incógnita.

Se dice que Alonso inicialmente quería como protagonista a Braulio Castillo, lamentablemente el actor puertorriqueño estaba delicado de salud y no se encontraba disponible para integrarse a una producción que lo llevaría a México por espacio de un año aproximadamente.

Por esas fechas, Ricardo Blume llegaba a México en un viaje de descanso. Grande fue su sorpresa al verse rodeado, a su llegada, de muchos fotógrafos y público quienes lo asediaban por el éxito de Simplemente María. Blume fue de visita por 7 días y terminó quedándose 9 años. Al día siguiente de su llegada a la capital mexicana ya le estaban proponiendo realizar una película con Gregorio Wallerstein, el zar del cine mexicano de entonces; y a los dos días en Televisa, tuvo una conversación inicial con Luis de Llano y posteriormente con el propio Ernesto Alonso. En cuestión de horas, el actor peruano era contratado ventajosamente para protagonizar Muchacha italiana viene a casarse y, nada menos, junto a la estrella de la televisión mexicana, de entonces, Angélica María.

Blume fue bien recibido en México por todos sus compañeros. La química con Angélica se dio de a pocos. Incluso ambos bromeaban fuera de los sets de televisión. La actriz alguna vez comentó que sabía muy poco del idioma italiano, fue Blume quien le ayudaba en los libretos. El actor se llevaba a su casa los guiones para, al día siguiente, estudiarlos junto a Angélica y ayudarla en lo posible en lo que se refiere al acento italiano. La actriz siempre le decía a manera de broma: "Ahí está el peruanito que vino a quedarse".

LA HISTORIA

La telenovela mexicana es muy parecida al original argentino. La joven italiana Valeria Donatti (maravillosa y muy bella Angélica María) viaja a México acompañada de su enfermiza hermana Gianna (Silvia Pasquel), a reunirse con su prometido, Vittorio Maglione (muy bien Eduardo Alcaraz), un tendero italiano radicado en México. Pero cuando Valeria conoce a su novio, se decepciona, pues es un anciano, y se niega a casarse con él. Valeria y Gianna pasan muchas penurias y miserias pues no cuentan con dinero para salir adelante. Finalmente, Valeria encuentra trabajo en casa de un matrimonio de muy buenas personas, Vicente (el gran Miguel Manzano) y Teresa, (Hortensia Santoveña, primero y Alicia Montoya después), quienes se vuelven amigos de Valeria y la recomiendan en casa de la familia De Castro. Valeria entra a trabajar como sirvienta a casa de los De Castro. Ahí se enamorará del heredero, Juan Francisco (excelente Ricardo Blume), y se enfrentará a la oposición de la abuela Mercedes (muy bien Isabela Corona), y de otros parientes entre los que están Héctor (Héctor Gómez), su esposa (Nelly Meden) y Elena (María Rubio), así como a la enemistad del malévolo mayordomo Joseph (como siempre efectivo el gran Rafael Banquells). Valeria también encontrará amigos en la casa de los De Castro, como a la cocinera Dulce (Socorro Avelar) y una amiga de la familia, Fanny (maravillosa Chela Castro), que al final se descubrirá que es la verdadera madre de Valeria, fruto de un gran amor que Fanny tuvo en Italia. Después de muchos contratiempos y sufrimientos Valeria y Juan Francisco logran casarse y vivir juntos su amor.

INOVIDABLE TELENOVELA

Como decíamos líneas arriba, de alguna manera Muchacha italiana viene a casarse era la llamada gran producción que México tenía que realizar en esos años. Nosotros hablamos de Simplemente María porque de alguna manera hubo muchas coincidencias con la producción peruana. Primero, la entrada inicial, era una escena en exteriores de una extranjera llegando a un país desconocido para ella. Al igual que María, una campesina llegando a una Lima, ciudad que jamás había pisado ni conocido. En México, se perfeccionó el apuntador electrónico o script con lo que facilitaba el dialogo de los actores en cada escena. Además fue una de las novelas más largas de la televisión mexicana, al igual que la telenovela peruana.

Lo anecdótico resulta que algunos lectores (jóvenes en su mayoría), piensan que Muchacha italiana viene a casarse tiene una posterior segunda parte. Eso no es correcto. Tiene dos partes pero son continuas. A Valeria le inventan una especie de sueño profético. Es decir todo lo que ocurrió en casi 209 capítulos de 60 minutos cada uno, lo soñó, fue parte de su imaginación. La trama resultaba ridícula, sin embargo para la época fue novedosa, resultaba atractiva y finalmente funcionó. La historia continuó con el mismo éxito de siempre.

La telenovela no tenía cuando acabar, había drama, muertes, sufrimientos, pugnas, incluso secuestran a Valeria, pero todo resultaba efectivo. La historia sobresalía por detalles que pueden parecer minúsculos pero fueron vital para la aceptación del público. La gran calidad actoral, los buenos guiones con una efectiva narrativa (diálogos contundentes, no había necesidad de besos, la pasión y todo tipo de sentimiento, positivo o negativo, se reflejaba en cada escena). No importaban si los escenarios eran modestos, las locaciones muy repetitivas o el blanco y negro resultaba poco trascendente, lo que resaltaba eran los diálogos y el gran talento actoral ahí reunido; gracias a un efectivo casting. Por cierto, la gran mayoría de actores mexicanos de la época tuvo algún papel en esta producción. Actores como, Chela Castro, Miguel Manzano, Nelly Meden, Eduardo Alcaraz, Silvia Pasquel, Aarón Hernán, Sergio Bustamante, María Rubio y hasta Lucía Méndez contó con un papel muy corto. Al igual que Raymundo Capetillo y Susana Dosamantes.

El tema principal "Adónde va nuestro amor" interpretado por Angélica María se convirtió rápidamente en un suceso gracias a esta telenovela que fue vista en 25 países de habla Hispana. Incluso fue número uno en 15 Estados de Norteamérica. Un éxito total.

Muchos señalan la cantidad de acentos extranjeros que tuvo la historia (peruano, mexicano e italiano). Sin embargo poca trascendencia tuvo. Toda vez que el acento peruano es casi parecido al mexicano. Lo cierto es que Angélica María estaba más bella y talentosa que nunca y fue la telenovela que la llevó a la fama internacional. Ricardo Blume se consolidó, a sus 39 años, no solo como galán sino como actor internacional. Las mejores escenas de la historia son el encuentro entre Valeria y Juan Francisco además del secuestro de la protagonista y sus desencuentros con el italiano Vittorio y con el maquiavélico Joseph.

Incluso, existen algunas escenas, para la anécdota dentro de la historia de las telenovelas, la llegada de Valeria y el robo de la que es objeto al pisar tierras mexicanas, lo detalla también Abel Santacruz en Natacha (Perú-1970). La telenovela tenía aspectos casi risibles, por ejemplo el actor Aarón Hernán quien personificaba al padre de Ricardo Blume, dentro de la telenovela, tenía casi la misma edad que el actor peruano y eso se notaba en pantalla, sin embargo eran otros tiempos y ello poco importaba. También el acento extranjero, que Angélica María lo realiza a la perfección, fue por primera vez mostrado dentro de una telenovela. Antes solo hubo acentos provincianos como en María Isabel (Telesistemas Mexicanos-1966) y posteriormente en Simplemente María (Perú-1969). Con Muchacha italiana viene a casarse llegaron los acentos extranjeros para una protagonista.

CLÁSICO ROTUNDO

La telenovela fue un éxito en México, pero también lo fue en toda Latinoamerica. Con esta historia México amplío sus fronteras a otros países y abrió la internacionalización deseada. Si bien la historia resulta inolvidable debemos decir que en Perú la telenovela emitida por Canal 4 (hoy América Televisión) en el horario de las 2 de la tarde tuvo una sintonía aceptable pero no fue un éxito masivo. Tuvo que llegar Viviana (Televisa- 1978) para que los peruanos sepamos realmente lo que era la histeria colectiva por los protagonistas de telenovelas de gran audiencia.

Sin embargo, en otro países sucedió lo contrario, Muchacha italiana viene a casarse paralizó Chile, en aquellos convulsionados primeros años de la década del setenta. La historia fue seguida masivamente por el público chileno quienes hablaban sobre las aventuras y desventuras de "Valeria Donatti" y de su amado "Giovanni Francesco", como ella le decía. Angélica María viajó a Chile, a finales de junio de 1973, y fue recibida como toda una celebridad. Recordemos que Muchacha italiana viene a casarse se exhibió en dicho país en un tiempo muy difícil para los chilenos, los meses que antecedieron al Golpe de Estado de 1973.


VICTORIA: SEGUNDA VERSIÓN DE MUCHACHA ITALIANA

Posteriormente Televisa realizó una versión muy irregular llamada Victoria con Victoria Ruffo en el estelar, cuyo galán fue Juan Ferrara. Ambos terminaron peleados durante esta producción que no tuvo el éxito deseado. Recordemos que para esta nueva versión producida nuevamente por Ernesto Alonso se tenía en mente como protagonista al galán de moda, en ese de entonces, Carlos Matta quien sería el acompañante de la Ruffo. El actor venezolano venía de protagonizar el clásico “Cristal” (RCTV-1985) y Televisa le hizo la propuesta respectiva. Matta tuvo problemas personales y terminó firmando para Radio Caracas Televisión, en su país, para protagonizar La Dama Rosa, pero esa es otra historia.

Sin duda, la primera versión mexicana de Muchacha italiana viene a casarse es un clásico indiscutible dentro del mundo de las telenovelas. No sabemos si alguna vez será igualada, pero lo que sí estamos seguros es que más de uno la recuerda con nostalgia y cariño.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com



9 comentarios:

Malena dijo...

Espero con mucho miedo esta nueva versión, porque no llegará ni a los tobillos a la versión mexicana. No sabía lo de Braulio Castillo. Muchacha marcó el comienzo de mi adolescencia. Inició en Chile a fines del 72 y como tu dices paralizó el país, y superó el éxito que hasta entonces solo habían alcanzado las telenovelas peruanas. El hecho de que Ricardo Blume fuera el galán (yo enamoradisima de él por entonces) ayudó a su gran éxito. Mil gracias por esta semblanza.

Anónimo dijo...

Bella sinopsis. Muchacha italiana viene a casarse es un clásico. Ojalá no la echen a perder con esta nueva versión.

Margot dijo...

Cada día a más imágenes en YouTube de Muchacha italiana viene a casarse y el canal Telenovelas se niega a reponerla. Seguramente porque es de los tiempos del blanco y negro ¿Y qué? Muchos se lo agradecerán porque es mil veces mejor que otras producciones que son malas y poco atractivas.

Anónimo dijo...

Muy buena información. Totalmente de acuerdo,"Muchacha italiana viene a casarse", en su versión mexicana, es todo un clásico, y fue la primera telenovela mexicana en internacionalizarse. Porque su exito?? Como aqui lo dicen, por la trama, los actores, el super tema musical (un clasico hasta hoy),pero sobre por su hermosa, talentosa y carismatica protagonista: la única Angelica María. Creo que lanueva version mexicana, dejará muchoque desear. Comola mayoría lo pide,mejor deberían de repetir la muchacha italiana que todos tenemos en la mente la de la novia de México,sería algo asi como un homenaje para ella.

Anónimo dijo...

muy de acuerdo con que se repita la original de 1971 aunque sea en blanco y negro. Su protagonista lo hizo tan bien que se creia de que era italiana. Como estamos en Chile creo que seria bueno que lo bajanan por you tube para que lo veamos todos por que el canal telenovelas no se ve aca

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo sueño con esta tele serie tan hermosa, y tan espectacular la actuación de Angelica Maria... habiendo tanta tecnoligia como no la repiten seria un homenaje a la actriz y un regalo para todos los que disfrutamos tanto esta exitosa teleserie

Anónimo dijo...

Tiempos en Los que TODA Latinoamerica encendia su TV para ver la trama, y enamorarse de Los actores, sobre todo ver las actuaciones de Angélica María, Ricardo Blume y Silvia Pasquel, que añoranza, contaba sólo con 13 añitos de edad. Irremplazable

Anónimo dijo...

De acuerdo con la mayoria de que deberian volver a emitir la original muchacha italiana de 1971. En la version 2014 no se le cree para nada el cuento de que era italiana, mas bien caia mal, sobretodo Giana que creia que lo estaba haciendo super. Deberian pasarlo por youtube asi como ocurriò con papa corazon. Espero de que la emitan antes de que ella muera porque estoy seguro que asi lo quiere Angelica Maria y que mas encima no fue integrada en la nueva version. Ah, creo que algo que le dio valor fue la musica entre las que cuenta la de la pelicula: El clan de Sicilia. y muchas mas.

Anónimo dijo...

La historia de "Muchacha italiana viene a casarse" tiene que ver con la llegada de inmigrantes italianos a la Argentina ...por eso - a medida que transcurre el tiempo- se hace más inverosímil la temática porque si antes era común que europeos vinieran a Latinoamérica ahora es más difícil (es más fácil que de acá emigren para Europa)....Esto es tan real que todavía hay ancianas italianas que lloran porque "las casaron"(en Italia, por arreglos parentales) con quienes no estaban enamoradas....La última versión (2016) fue esmerada , hay más recursos técnicos, es muy colorida...pero difícil de creer...en Italia hay gente trabajadora que sufre estrecheces pero de ahí a emigrar....De todas maneras no deja de ser una telenovela romántica...y de temática atrayente....