viernes, 11 de noviembre de 2011

LA PERRICHOLI: FINAL PARA UNA TELENOVELA CENSURADA

Culmina "La Perricholi" una producción que mejoró en sus últimos capítulos y que sufrió censura dentro de sus escenas por demás muy criticables.

Lima, 11 Noviembre 2011, (Por: Richard Manrique Torralva / Especial para El Informante Perú).- Culmina "La Perricholi" que nos dejó un sabor agradable en sus capítulos finales, con altas y bajas en su concepción, pero siempre manteniendo esa breve esencia brasileña que tanto apasiona a su productor. No le fue mal ni tampoco bien. Tuvo adeptos que se mantuvieron fieles a la historia, unos para alabarla y otros para criticarla y exigir mutilaciones "que manchan honras", un doble discurso que siempre existe y que lamentablemente se está expuesto cuando se realiza una historia de este tipo.

"La Perricholi" es una producción de Michel Gómez, escrita por Eduardo Adrianzén, transmitida por América Televisión y protagonizada por Melania Urbina y Alberto Ísola, cuenta con la participación antagónica de Vanessa Saba y Leonardo Torres Vilar. La telenovela relata la historia de Micaela Villegas, amante del virrey Manuel de Amat y Juniet.

LA HISTORIA

En la Lima de 1760, vive Micaela Villegas, (Melania Urbina), más conocida como "La Perricholi", la mujer más famosa del virreinato del Perú. Su nombre verdadero es Micaela Villegas y Hurtado, hija de Joseph Villegas, (Bruno Odar), y Teresa Hurtado de Mendoza, (Norka Ramírez). Joseph es hijo ilegítimo de un noble y ha perdido gran cantidad de dinero por el terremoto de 1746, además sus vicios lo llevan a apostar su casa y su hija a José Perfecto de Salas, (Leonardo Torres Vilar), el cual gana el juego. Tras ello Joseph Villegas se suicida y Micaela cae en manos de Perfecto de Salas, quien muestra su deseo de ser el primer hombre en su vida y por ello manda encarcelar a su pareja, Rodrigo Castellanos, (muy bien Gonzalo Revoredo). En medio de ello Micaela hace esperar al Secretario del Virrey y le dice que estará con él, si la deja debutar como actriz; transcurren los días y Micaela ingresa al teatro, mientras que Rodrigo Castellanos es condenado en el Real Felipe a cadena perpetua por supuesto espionaje.

Semanas después el virrey, Manuel de Amat y Juniet, (Alberto Isola), catalán sesentón, guerrero y malhumorado llega a Lima y esa misma noche asiste a la función que organiza el Coliseo de Comedias donde Micaela quien era conocida también por su apelativo de "Miquita", participa y éste se enamora de ella, juntos inician un romance que la Marquesa Francisca de Altamirano, (Vanessa Saba) y José Perfecto de Salas tratan de destruir a como de lugar. Mientras tanto, Rodrigo, ayudado por José Kuntur, el Cacique de Huarochirí, (Aristóteles Picho), quien fue compañero de celda de Rodrigo y murió cuando la peste atacó el lugar, escapa del Real Felipe, se dirige a Canta y encuentra el tesoro de Atahualpa, con el cual regresa a La Ciudad de los Reyes, junto a sus incondicionales, Leonor (muy Katerina D'Onofrio) y Santos Kuntur, (Gerardo Zamora), aparentando ser el noble, “Conde de Villahermosa”, identidad que lo protegerá mientras cobra venganza de todos los que lo encarcelaron.

Pasado los meses, Rodrigo se compromete con Rosa María de Altamirano, (Anahí de Cárdenas), a la par va tomando venganza de los que lo juzgaron y mata al Oidor Domingo de Orrantia y Alberro, al fiscal Atanasio Ortiz de Foronda, (Víctor Prada) y al aguatero Gervacio, (Paul Gastelo).

En medio de estos amores históricos y apasionados, se desarrollarán varias tramas paralelas con personajes picarescos envueltos en diversos enredos amorosos, a la manera de un fresco social de la Lima de antaño que finalmente, es la misma que conocemos hasta hoy, con todos sus vicios privados y públicas virtudes.

LIMA COLONIAL

La adaptación literaria basada en personajes que tienen que ver con la historia siempre ha sido objeto de cuestionamientos, más si su trama es ampliamente conocida. En nuestro colegio, universidad o en una simple biblioteca, uno ha leído y hojeado estos libros, más de una vez, y si la trama le agrada, ya tiene en mente el perfil de sus personajes favoritos. Es lo que sucede con esta historia por ello se debe tener mucho cuidado con el casting respectivo.

Es que no siempre se acierta en la búsqueda de los "actores ideales" debido a la complejidad del personaje unido a sus rasgos físicos. Recordemos “Matalache” inspirada en la novela de Enrique López Albujar, (Frecuencia Latina. 1982), donde el amor entre un esclavo negro y una niña rubia de sociedad fue llevado al mundo de las miniseries pero nunca despegó por el poco aporte y experiencia de sus protagónicos. Al joven actor de raza blanca, (Rafael Cabrera), para lucir como "un verdadero negro" fue maquillado con una especie de carbón sobre el rostro y partes visibles de su piel, aparte de lucir el pelo ondulado por arte de una permanente, mientras una Erika Stockholm nunca convenció como una niña con un derroche de virtudes.

Pues bien aquí se barajó muchas candidatas para el papel principal. Quedaban Vanessa Terkes y Melania Urbina. Ambas con amplia experiencia en cine y televisión. Finalmente se optó por Urbina, una actriz muy experimentada. Para el papel de Amat no había discusión alguna. Ese personaje era para el "maestro" Alberto Isola.

Lo cierto es que el productor Michel Gómez, tal vez, sea el único que se ha atrevido a realizar historias basadas en pasajes históricos de nuestro Perú. Es más "La Perricholi" constituye una nueva versión de uno de los primeros éxitos de Gómez (La Perricholi, ATV, 1992) protagonizada por Mónica Sánchez y Alfonso Santiestéban, en sus roles estelares.

Desde sus inicios en el Perú, Gómez siempre ha mostrado simpatía por las historias brasileñas. Es más, algunas de sus producciones han tenido cierta influencia a lo realizado por la cadena O´Globo.

Aquí Gómez vuelve a mostrar a nuestra Lima colonial, con cierta experiencia por haber hecho lo mismo en su anterior producción (Eva del Edén, Frecuencia Latina, 2004), pero esta vez la convierte en una Lima empedrada llena de comerciantes donde pululan una variedad de personajes, todo en plano cerrado para no ver más allá de nuestra Lima de antaño. Por cierto, nadie pide excesos tecnológicos, pero Gómez se inclina solamente por un ambiente cerrado donde la cámara se limita a enfocar algunos ángulos de “su calle” y a cada personaje, pero sin mostrar más de lo que uno, por curiosidad desea ver. No vamos a ir a los libros de historia para saber como era Lima realmente teniendo en cuenta que el virrey Amat hizo importantes obras a la ciudad. Observen los planos abiertos en "Alborada" (Televisa. 2001) ó en "Pasión" (Televisa. 2010), por citar dos ejemplos de una ambientación acorde con la historia que presentan. En todo caso la Lima de Gómez no defraudó pero en un canal como América por lo menos pudieron echar mano de lo que la tecnología moderna nos ofrece.

Los personajes lucen bien construidos. Algunos destacan por encima de otros. Adrianzén apela a uno de sus personajes favoritos en "Eva del Edén" como es "Doña Jordana", (Sonia Seminario), quién es "resucitada" por su guionista, para darle cierto misticismo a la trama, pero con irregulares resultados. Es que, "Doña Jordana" resulta un personaje que no aporta mucho a la historia. Adrianzén debió idear un mejor perfil a este personaje que constituía, al principio, un acierto simpático el incluirlo en esta trama.

Por otro lado, la pareja "Miquita"- Amat solamente despega en sus capítulos finales. El conflicto se acrecienta cuando se produce el encuentro entre Micaela Bastidas (Jackelyn Vásquez) y Micaela Villegas. La escena en que la primera llega a una audiencia con el virrey Amat para pedir mejoras para su pueblo y termina por darse cuenta que “Miquita” (como le decía cariñosamente el Virrey Amat a Micaela) ejerce total influencia sobre él, valiéndose de coquetos vestidos y llamativas pelucas, detalles que Bastidas ve como superficiales y le motivan una conducta de total rechazo, es muy efectiva e inicia la fuerza narrativa del personaje. A pesar de esas horrorosas pelucas que le ponen a la Urbina, muy usada en aquellos tiempos, pero mal escogida para la actriz. Muy similar a la usada por Taís Araújo en Xica da Silva (Rede Manchete, 1998). Si Urbina-Isola no despegan como debiera es, en parte, al poco conflicto que tienen ambos en los inicios de la trama. Adrianzén cuenta los avatares de "Miquita" desde sus orígenes, pero carece de una mayor fuerza narrativa en los conflictos. La apuesta en la que pierde el padre de la Villegas la virginidad de la muchacha carece de mejores logros narrativos que interesen y causen curiosidad. Con todo, Urbina sacó adelante a su personaje, pero sucumbía cuando prodigaba cariños y mimos al virrey, por no tener la picardía que se dice tenia el personaje en mención.

El "maestro" Isola muestra su experiencia en muchas escenas, pero su "español masticado" y la carencia de mejores momentos de tensión que lo aproveche, hacen que su actuación sea una más. Difícil olvidar a otro gran maestro del teatro como es Alfonso Santiestéban, acaso el mejor Amat que hayamos visto de esas dos versiones.

Por otro lado Melania Urbina luce muy bien cuando se enfrenta a Amat además de sus diálogos en el teatro, pero carece de sentimientos plasmados en la trama. Carece de esa picardía nata (esencial en el personaje) y sobretodo, el amor por Rodrigo no se siente ni refuerza la historia, a pesar de lo genial que luce Gonzalo Revoredo, quien termina convenciéndonos que tranquilamente puede ser el sucesor de Christian Meier y Diego Bertie para estelarizar telenovelas. Ahora comprendemos porque en Colombia protagonizó varias producciones. Sino fuera porque Rodolfo Hoppe declaró que el actor no estaba disponible para estelarizar "Corazón de fuego", titulo oficial de "Sierra Morena", nueva producción de ATV, él sería ideal para la nueva propuesta del canal de la avenida Arequipa. En “Ana Cristina” tampoco desentona.

Por cierto, la serie muestra otras adaptaciones, el personaje de Revoredo es una copia calcada de "El conde de Montecristo" de Alejandro Dumas. La historia del oprimido que escapa de prisión y que luego regresa rico, lleno de garbo y elegancia, para vengarse de todos aquellos que lo traicionaron, termina en constituirse en un buen aporte, no solo porque el actor escogido es acertado sino porque contiene todos los elementos típicos que se necesita para este tipo de tramas. Interés, emoción y romance. A la par que su compañera de aventuras, Katerina D'Onofrio luce estupenda y hasta tiene un digno final.

El personaje de José Perfecto de Salas y de los Ríos a cargo de Leonardo Torres Vilar era atractivo, aunque por momentos lucia muy teatralizado y con algunos rasgos del Antonio Salieri de la película "Amadeus". Lo cierto es que si los actores no fueron más allá es porque la historia no despegaba del todo.

Por otro lado, los combates a espada limpia y la llegada de Amat al Perú tenían muchas limitaciones que no contribuían a la concepción de mostrar los rasgos y características que contiene una historia de este tipo. La muerte de Juan Francisco Pulido (Óscar Carrillo) causó interés pero resultó demasiado simplista.

Los mejores momentos de la historia corren a cargo del personaje de doña Ventura de Bravo de Rivera (Pilar Brecia). Lamentablemente aquí Gómez respeta la trayectoria de la actriz y no brinda escenas románticas de ella con su pareja, el jovencito Leandro de Portocarrero (Francisco Cabrera), que si eran necesarios y aportaban mucho a la trama. A pesar de ello su historia luce atractiva y hasta sacada de contexto, pero constituyó un buen refuerzo. En cuanto a los jóvenes sacerdotes lucieron atractivos hasta que la censura lo permitió. Una lástima que en pleno siglo 21 se siga tratando de imponer estas cosas.

En suma "La Perricholi" logró su cometido, aunque no haya estado a la altura de "Eva del Edén" (hasta ahora la mejor producción de Gómez, basada en hechos históricos). Eso sí, por más que haya tenido público a favor y en contra. En esta producción los desnudos se justificaban y no eran desmedidos (como en el pasado practicaba Gómez). Lo cierto es que basta una censura para que la protesta se justifique. Debemos recordar que por más que el producto sea bueno, malo o regular, los televidentes somos todos y no unos cuantos que practican la intolerancia y que no encuentran mayor determinación que mutilar escenas cuando estas, supuestamente, atentan contra sus buenas costumbres.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com

9 comentarios:

Alberto dijo...

America Tv deberia comenzar por recortar su noticiero matutino tan morboso y vuelga que transmite en lugar de una serie que no debio haberse recortado. es la primera vez que veo que una producción que tiene sintonia se recorta. Es una falta de respeto al publico televidente haber recortado tan espectacular serie ,con tan buenos actores,bueno asi estamos en este pais llenos de gente hipocrita chapada a la antigua...

Anónimo dijo...

es la 1ra vez ke algo bueno me gusto fue lo mejor ke he visto tenia todo ,,solo debieron cambiar el horario y ke continue dos años mas lo tenia todo....incluso lo recomendaba a amis amistades de otros paises por internet ke lo vieran y les gusto amuchos ke pena kes e corto...

Carlos dijo...

Tienes razón, la censura es para las escenas de los monjes, una falta de respeto al público. En pleno siglo 21 y con cucufaterias. Seguramente son gente envíada por nuestro inefable cardenal. El final de la historia es maravilloso. Debe estar entre las mejores del Gómez...

Adicto TV dijo...

Creo que el título ideal para esta telenovela sería: "DESASTROSO INICIO PARA UN MARAVILLOSO FINAL", la verdad que la telenovela es mala, redunda muchas veces, carece de sentido lógico y sus protagonistas son malos (con el perdón de Isola). Melania no tiene la belleza del perfil de Miquita. Para colmo en varias partes le dicen "Canela fina"...(por donde).. Pero su final es fabuloso, creo qe es uno de los mejores finales de telenovelas peruanas. En cuanto a la censura, es cierto así sea mala o buena nadie tiene derecho a cortar producciones de este tipo. En tu comentario resalto el parrafo para "Doña Jordana", pero Adrianzén la coloco para que cierre el final de la historia dando a entender que es una reencarnación. "Jordana" merecía una mejor historia, solamente la colocaron para cerrar la historia.

Anónimo dijo...

No me gustó en general, pero debo ser sincero que el final me impactó. Ver pasar a varios actores reemplazando a otros fue muy interesante y le dio un mejor interes a la historia. La Miquita ya moribunda le dio un sentido de leyenda que el personaje lo merecia. le pongo un 15 por ese final...

Anónimo dijo...

De qué hablan. La telenovela fue mala. Faltó mayor intriga y los personajes centrales nunca resultaron apasionados..

Anónimo dijo...

Luego de protestar Gómez, el productor se quedó callado. No pensó que mutilarian su producto. La censura no es buena, pero si el horario es de protección al menor entonces debieron cuidar esos detalles. Nada más simple.

Anónimo dijo...

no entiendo ------------cuantos hijos tuvo mikaela------------que es de la segumda--------¿los datos son falsos?------------de quien fueros los hijos del virrey o del conde--------------- la verda no me gusto. fue muy vergonsoso-----------¿que hay de los menores?--------piencen para la proxima------------------a lo mejor escojan la hora -12 de la noche ..................

nataly muñoz dijo...

Clro que di es lo. Justo ok