domingo, 20 de junio de 2010

CORAZÓN SALVAJE: EL APLAUSO ES PARA USTEDES


Lima, 20 Junio 2010, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Hasta hace una década, los productores filmaban y filmaban remakes y adaptaciones a montones. Unas buenas, otras malas, algunas regulares. Solamente la crítica periodística estaba siempre presente con sus comentarios elogiosos o negativos ante determinada producción. El sentir del público, muchas veces no compatible con la crítica, se expresaba a través de los niveles de audiencia y por la venta que esta tenía en el extranjero. Ni que decir de los años sesenta y setenta donde la expresión del "Gran Jurado" casi ni se sentía. Solamente se reflejaba cuando escuchábamos a través de diarios y revistas que la versión peruana de "Simplemente María" era un éxito en toda América, que "Los Ricos también lloran" lo veían hasta en la China ó que "El derecho de Nacer" era un boom a nivel mundial.

Todo eso cambio a inicios del nuevo siglo y es que gracias al Internet y a los foros en todo el mundo, la opinión popular ahora es conocida y de ninguna manera pasa desapercibida.

Culminó en el Perú, al igual que en México, "Corazón Salvaje", la cuarta producción realizada en el país azteca basada en la idea de Caridad Bravo Adams, que tuvo la particularidad de ofrecer una fusión con la también adaptación de "Yo compro esa mujer" de Olga Ruilópez (cuya original fue protagonizada por Leticia Calderón, Eduardo Yáñez y Alma Muriel).

LA HISTORIA

En el puerto de Veracruz, durante la segunda mitad del siglo XIX (La historia se desarrolla entre 1862 y 1885), viven los Montes de Oca, una familia muy rica y respetable. María del Rosario Montes de Oca (muy bien Laura Flores) y su hermana Leonarda (Helena Rojo), viven bajo la protección de su primo Rodrigo Montes de Oca (repitiendo el mismo papel e incluso con el mismo nombre, que en la versión original de "Yo compro esa mujer", Enrique Rocha). Leonarda vive enamorada de Rodrigo, pero él solo tiene ojos para María del Rosario quien inicia una relación con un humilde pescador del lugar, Juan de Dios San Román (Oswaldo Ríos). De ese amor nace un bebé que, con el correr de los años, será apodado como "Juan del Diablo". Cuando Rodrigo se entera acusa a Juan de Dios por robo para que vaya a la cárcel, y al descubrir que María del Rosario ya estaba embarazada de él, espera que el niño nazca para hacerlo desaparecer. Leonarda quien odia a su hermana debido al amor que le tiene Rodrigo, la encierra en un sótano y les dice a todos que murió. Toda la gente piensa eso, hasta su amado que está en la cárcel. Mientras el pequeño es criado por un grupo de pescadores. Pasan los años y Rodrigo se casa con Constanza Ribera (Laisha Wilkins) con quien tendrá dos hijas. Pero Constanza muere envenenada por Leonarda. Por lo que Rodrigo destrozado emprende viaje con sus dos hijas Regina y Aimeé (Aracely Arámbula en doble papel). De regreso en el barco que las trae a México, ambas conocen a Juan. Aimeé se enamora de Juan, mientras Regina vive ilusionada por llegar a puerto y ver a Renato (muy bien Cristian de la Fuente), su amor de juventud. Con el tiempo, Regina Montes de Oca, se convierte en monja por despecho, ya que su ambiciosa hermana Aimeé le ha robado al hombre que ama, su primo Renato. Pero un día va a visitarla y la encuentra teniendo amores con el pirata y contrabandista apodado Juan del Diablo (Eduardo Yáñez). De inmediato los reprende y la actitud de la monjita hace que Juan la apode "Santa Regina".

Los tres se trasladan a una hacienda, propiedad de Renato. Él sabe que Juan es hijo ilegítimo de su tía Leonarda y busca protegerlo, sin saber que su esposa Aimeé lo engaña con Juan y que éste lo odia. Renato empieza a sospechar de Aimeé y la sigue cuando ella se junta en secreto con Juan, pero Regina se le adelanta dispuesta a evitar una tragedia. Cuando Renato intercepta una carta que Aimeé escribió para Juan, esta lo engaña y le dice que la carta era para evitar que Regina continuara viéndose con Juan, por lo que Renato los obliga a casarse.

Después de la boda, Regina le suplica a su marido que la regrese al convento, pero él se la rapta y la lleva en su barco en un viaje de aventuras por el Caribe, donde poco a poco Regina empezará a dejar atrás el miedo que le causaba Juan y empezará a descubrir la bondad que lleva el pirata, llevándola finalmente a descubrir el verdadero amor.

INSATISFACCIÓN Y EXAGERACIÓN

"Corazón Salvaje" dista mucho de sus anteriores adaptaciones. La fusión con "Yo compro esa mujer" pretende aportar una mayor intriga a un relato conocido. La idea era darle otro enfoque a una historia venerada por miles de fans. El problema radica en el exagerado dramatismo de un guión que llega a una farsa exagerada dentro de una recreación que tendría que ser histórica pues refleja los avatares de personas que vivieron en la segunda mitad del siglo XIX, pero que no pasa de una tibia historia de amor con demasiado aspaviento y muy mal enfocada.

Pero, comencemos por el inicio. Para nadie es un secreto que Televisa cuenta con una gran selección de primeras figuras a las que hacen rotar en cada una de sus producciones. Son figuras con un gran nombre dentro del firmamento artístico mexicano. No necesitan presentación, aportan experiencia y calidad y son el soporte para que muchas de sus producciones puedan ser vistas en el mundo entero.

Por ello, Televisa y sus productores cuando existe una producción que así lo amerite, sacan a relucir a un sinnúmero de primera figuras que a veces levantan un guión (En nombre el amor- Televisa-2009), otras veces agrandan la historia (Mañana es para siempre - Televisa-2009), pero también sufren sinsabores y derrotas (Fuego en la sangre-Televisa-2009).

Aquí sucede esto último, pero no por culpa de los actores sino del mal casting y del poco intelecto profesional de sus directores y productores que presentan un guión demasiado ambiguo. En principio, ¿A alguien se le puede ocurrir, colocar a Helena Rojo, Enrique Rocha y hasta Laura Flores, realizando papeles juveniles? Es que, en Televisa, ya sabían que la crítica estaba en contra, desde el inicio, y tenían que atraer televidentes trabajando con los primeros actores desde el arranque, poco importando si estos no están, por su años, para personificar a los personajes cuando eran jovencitos, por más maquillaje y desastrosos peinados que les coloquen. Lástima que con ese tipo de "ideas", un viejo truco que se realizaba en los sesenta y setenta, lo único que lograron es dejar en ridículo a estos grandes talentos de la actuación. Especialmente con Helena Rojo, donde era más que obvio que la señora ni con peluca ni maquillaje iba lograr convencernos que era una niña de 18 años. Ni que decir de Enrique Rocha que parecía iba a una fiesta de disfraces, al presentarlo de jovenzuelo de 20 añitos. Desde allí, la cosa comenzaba mal.

Liliana Abud quien realizó la fusión planteó de arranque una combinación de dos guiones paralelos. La historia de los Montes de Oca dentro de la vida de Juan del Diablo. Con ello, la historia de Caridad Bravo Adams volvía a sufrir variaciones en su estructura narrativa. Recordemos que la versión realizada en 1977 con Angélica María y Fernando Allende es la que más se parece al libro original.

Aquí se experimenta creando dos historias en una que pudo haber augurado una aceptación mayoritaria, pero ello no fue así, producto más que nada de un mal casting además de una pésima imagen de los protagonistas principales.

Porque si colocamos a "Yo compro esa mujer" y "Corazón Salvaje" en una encuesta preferencial. Lejos la historia de Caridad Bravo Adams es la más popular y cuyo guión es la que más recuerda el público en general.

Si nos basamos en ello, Abud no debió haber enredado la trama porque si la idea era buena y la similitud de historias también, lo que se esperaba es una mejor estructura del guión acorde con un buen complemento actoral.

Lamentablemente Mejía quería estelares que desaten polémica y debate para obtener sintonía y por eso convence a Aracely Arámbula, tan criticada hoy en día por este papel, olvidando el público que la actriz tuvo un estelar de éxito (Abrázame bien fuerte- Televisa-2001), pero en fin, así es este negocio.

Lo cierto es que "Yo compro esa mujer" de Olga Ruilópez era una adaptación para telenovelas del clásico literario de Alejandro Dumas "El Conde de Montecristo" donde el grito de Yáñez (que también fue el protagonista de esta telenovela), y que da título a la historia se convirtió en parte esencial dentro de su trama. Como el grito, por ejemplo, de Angélica Rivera en "La Dueña" (Televisa-1983).

Aquí solamente se esboza la idea central de la historia y se quita lo fundamental para adaptarlo con facilidad a la vida de Juan del Diablo porque Mejía quería darle su lugar a "Corazón Salvaje" porque en definitiva ese era el "plato fuerte" con que obtendría sintonía.

Sin embargo, fue todo lo contrario por el mal enfoque de los personajes. Primero, Aimeé es mala en potencia y Regina derrocha bondad excesiva. La maldad de Aimeé pretende guardar similitud con el desastroso vestuario que ostenta. Ese rojo profundo, simbolizando la sangre y tragedia que envuelve al personaje, dentro de sus vestidos, contrasta con la débil caracterización de la actriz. No hay fuerza interpretativa para un personaje que debería ser el eje principal con el que la historia levante en interés. Regina es una villana muy pasiva, quiere ser mala en potencia pero se queda en el intento. Liliana Abud le quita la sensualidad al personaje. Sus encuentros amorosos con Juan no constituyen una referencia para que conozcamos que el personaje verdaderamente sentía amor, pero podía más su ambición y egoísmo. Abud desperdicia las “virtudes” de Regina para poder adaptarla al guión de “Yo compro esa mujer” y con ello el personaje comienza a desdibujarse y permite que los villanos (que tampoco lucen como deberían), Leonarda y su primo Rodrigo Montes de Oca, pasen a ser los centrales de la historia opacando a la pobre Aracely, por eso es que el deceso de Aimeé era más que obvio porque nunca constituyó un personaje importante dentro de la trama. Sin tanto aspaviento, más memorables resultaban Jacqueline Andere y Ana Colchero que sin tantos vestidos fogosos rompían el molde de la historia con sus impecables caracterizaciones.

Pero si por ese lado, la historia flojeaba. Por el lado masculino el personaje central no provocaba interés, toda vez que Eduardo Yáñez nunca fue el Juan del Diablo ideal. Es que, la historia ya estaba delineada bajo el prototipo de Eduardo Palomo y eso, por el momento, nadie lo podrá cambiar. Se notaba que faltaba un buen grupo humano dentro de la producción que entendiera que Juan del Diablo, por miles de motivos que sería largo enumerar, es ya un mito dentro de la historia de las telenovelas. Y no basta con intentar producir una nueva adaptación sino ofrecerle a su público adicto mejores propuestas que respeten la historia sin intentar guardarle pleitesía.

Yáñez salió muy molesto con las fans y con la prensa porque sabía que el personaje era "inmortal" y como tal, la historia estaba mal enfocada. Quizás no tenga la culpa, porque si evaluamos su participación, tampoco podemos decir que fue desastrosa. Lo que pasa es que simplemente no encajaba dentro del perfil del personaje.

La historia levanta en interés a partir del romance entre Regina y Juan, pero ya era demasiado tarde. El ver irregulares caracterizaciones, actrices adultas haciendo de jovencitas, pocos efectos técnicos (las recreaciones de los barcos en peligro de hundirse y las flojas peleas de espada eran muy triviales), el pésimo vestuario y las horrorosas pelucas, es decir, todo eso contribuía a que el desgano por ver esta producción aumentara.

Es que la telenovela flojea por el lado de la dirección y del guión, además de un mal casting. Una pena que la producción hiciera perder la oportunidad de demostrarle al público que "Corazón Salvaje" no solamente le puede pertenecer a Eduardo Palomo.

Si debemos nombrar nombres en nuestra crítica. Esta va para Salvador Mejía y todo su grupo por haber nuevamente producido un clásico que no está a la altura de las circunstancias y que, al igual que su anterior desastrosa versión "Fuego en la sangre" (Televisa-2008), tenía todo para triunfar. Una historia de éxito, unos personajes memorables, un romance de antología, es decir todo "en bandeja de plata". Pero lamentablemente Mejía y su grupo volvieron a echarlo todo a perder.

La poca inspiración de fusionar dos historias en uno sólo contribuyó a que la historia de Caridad Bravo Adams perdiera ese impacto emocional que tanto tuvo en sus anteriores versiones.

Es que de ambas historias quien salió ganando fue "Yo compro esa mujer" (una telenovela tan poco conocida en el extranjero), porque nos ofreció una buena adaptación de la historia de "Jimena" en la que sobresale Angelique Boyer quien junto a Sebastián Zurita que se consolida como galán (por cierto, ya merece un protagónico), se llevan los aplausos por la acertada historia de amor que protagonizan. Noten a Boyer como gitana y notarán la simpatía que derrocha en cada escena que le ayuda a que su personaje crezca en interés. Qué lejos de otras gitanas desastrosas que nos ha brindado últimamente la televisión mexicana como ese bodrio llamado "Peregrina" (Televisa-2008) que sucumbió por la irregular interpretación de África Zavala que destruyó todo lo hecho por la gran Rebeca Gonzáles quién interpretó la versión original en la televisión venezolana.

La historia de Jimena crecía en interés y para mí gusto sobrepasaba en muchos capítulos a la historia de los protagonistas, sobretodo cuando se juntaban con “Branko, el gitano” (Carlos Gascón). Por momentos, parecía que nos encontrábamos con una miniserie basada en "Peregrina", pero ojo, no la desastrosa versión mexicana sino la gran historia original que realizó la televisión venezolana en los setenta. Branko y Jimena parecían ser una copia de "Peregrina" y “Randú” y Zurita parecía tener el perfil del gran José Bardina. Sin duda, la historia se prestaba para una telenovela aparte.


EL APLAUSO ES PARA USTEDES

Con ello, tal como muchos esperaban, (los fans, obviamente), "Corazón Salvaje" resultó una decepción total. No le damos el concepto de fracaso porque no fue así. Tuvo momento de interés, merced a las buenas actuaciones, de Laura Flores, gran actriz que vuelve a demostrar su talento en la buena adaptación de "Llena de amor" (Televisa-2010), que vemos por el cable, y del chileno Cristian de la Fuente que incluso luce mejor que Ariel López Padilla y llega a estar a la altura de Fernando Allende y Enrique Álvarez Félix, (los anteriores protagonistas). También destacables son las participaciones de René Casados, Elizabeth Gutiérrez, Osvaldo Ríos, Manuel Ojeda y Lola Merino, que crece en cada telenovela en la que participa.

Además tuvo sus adeptos dentro del público (minoritario, pero las tuvo). En el Perú su sintonía fue más que aceptable en un horario en que otras producciones fracasaron (las dos de la tarde). Con ello resultó rentable para América Televisión, el canal que la emitió. También es justo decir, que en Venezuela no tuvo el éxito deseado y en Chile sucedió lo mismo.

En suma, "Corazón Salvaje" por la ineficiente producción, terminó dando la razón a sus miles de fans que idolatran y veneran la versión de 1,993 protagonizada por Eduardo Palomo.

Tenemos que reconocer que los adeptos a dicha versión se cuentan por miles en el mundo entero. Hemos leído muchos comentarios de fans que idolatran esa historia y eso nos parece más que respetable, aunque no compartamos esos conceptos. Es más, mucho tiene que ver la repentina muerte de Palomo para que el apego al actor y a su último trabajo interpretativo aumentara en todo el mundo.

En parte, nos alegra que esto haya sucedido, porque ahora se pensará dos veces, el querer repetir un éxito en forma continúa. Es que Televisa debe saber que sus versiones de “Corazón Salvaje”, “La Madrastra” y “La Mentira” (cuya nueva versión está a punto de emitirse en México), ya las conocemos hasta la saciedad. Nadie dice que los remakes son malos. Pero el emitir una historia hasta el hartazgo, termina por saturar al público, ávido de mejores propuestas. Allí tienen por ejemplo "Teresa" y "Mi rival", que tendrán su respectivo remake. Por lo menos son producciones que no han tenido tantas adaptaciones como las antes nombradas. Si quieren remakes vean su catálogo y produzcan versiones que merecen nuevas adaptaciones, pero no otras que ya conocemos de memoria. Es que, ahora con la llegada del Internet, como decíamos líneas arriba, “El Gran Jurado”, vale decir el respetable público ya puede emitir sus opiniones y protestar por lo que considera una afrenta o criticar la emisión de historias que se conocen hasta la saciedad.

Por ello el aplauso es para ustedes porque gracias al Internet conocemos la veneración y el apego que tienen muchos por la versión protagonizada por Eduardo Palomo y porque estamos seguros que Televisa tendrá que trabajar mucho si quiere volver a endilgarnos otra versión de "Corazón Salvaje".

Ya los productores y actores poseen facebook y twitter para conocer la opinión del público y ello debe ser escuchado. Por tanto, este debate ha finalizado, más eso no quiere decir que por ahí muy pronto vuelva nuevamente Juan del Diablo zarpando de la Martinica y protagonizado por otro actor que tendrá que esforzarse mucho para demostrar que el lugar dejado por Palomo ya tiene sustituto.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Como siempre completo informe...Lo que discrepo es que no fue un mediano éxto, como argumenta, sino un completo fracaso.

Brenda dijo...

Lamentablemente quedó demostrado que Eduardo Palomo es único. Aunque lo idolatren. Esa telenovela fue un millón de veces mejor que la que usted comenta. En mi país salió de la programación por bajo rating.

Anónimo dijo...

De esta telenovela lo único que me gustó fue la pareja Zurita-Boyer. Fue lo único que me hacía cambiar el canal para ver la historia de ambos. Cuando aparecía Juan del Diablo con Aimée o Regina o algún otro personaje prefería ver otra cosa.Se me hacían muy exagerados y teatralizados. Reconozco que cuando comenzó la relación Juan-Regina, luego de la boda, la novela mejoró un poco pero aún así ya era insoportable verla.

Anónimo dijo...

La novela fue una farsa total, el punto débil fue el doble papel de Aracely, esto limita mucho la producción. Nada que ver, lo único que hace a las personas haberse fijado en esta telenovela era el hecho de ser la nueva versión de Corazón Salvaje, pero cuando uno la ve se desilusiona tanto, que ya comienza a cambiar de canal. El productor Salvador Mejía es un señor que va de fracaso en fracaso. Creo que Carla Estrada o el mismo Emilio Larrosa lo hubieran convertido en éxito.

Lorena dijo...

Aquí en Lima Perú, fue una telenovela muy seguida por muchos. A mí me agrado mucho, sobretodo por Laura Flores.

Anónimo dijo...

en lo personal me encanto la novela el tema la cancion todo era realmente lindo la calidad de los actores era realmente perfectatodos llenaron mis espectativas gracias.

Anónimo dijo...

me encanto la novela fue un exito en bolivia la calida de los actores deveras llenaron mis espectativas

Vanessa M. dijo...

Yo adoro la version de 1993 y pero honestamente desde que anunciaban que Yañez tendria el papel principal senti total desilusion por ver este nuevo remake, pero aun asi un dije veamosla quizas puedo estar equivocada, lo cierto es que no pude aguantar mas de 5 minutos con esa cosa en la pantalla de la tele. Lo siento para algunos no habra sido fracaso para fue eso y hasta mas.
Discrepo cuando manifiestas que endiosamos a Palomo porque esta muerto yo me entere que estaba muerto cinco años despues de su deceso cuando el 2008 buscaba los capitulos de la novela para descargarlos, lo que si puedo manifestar es que amamos esa interpretacion de Palomo pero no solo la de Palomo fue magistral creo que todo ese elenco fue impecable al igual que su produccion que a casi veinte años de su creacion aun sigue teniendo exito y ahora gracias al internet, particularmente gracias youtube y a los que postearon los capitulos alli y sigue ganando adeptos.

Por cierto despues de su interpretacion en corazon salvaje Eduardo Palomo realizo otras novelas e incluso peliculas que quizas no tuvieron tanto exito como la de Corazon Salvaje.

Y somos tantos los seguidores de esa version que en el 2010 estuvieron bloqueando las cuentas de los que subieron los videos de la version del 93 y solo encontrabas la mas reciente.

No se porque cuando la emitieron en Peru no tuvo tanto exito, para mi es mi novela favorita es mas no soy asidua a las novelas, ni siquiera se que estaran en este momento en los canales de tv.

Igual estuvo buena tu critica,

Anónimo dijo...

ps ami si me gusto para mi me parecio muy romantica estubo bn y si por ratos era un poco exagerado pero era muy bonito y yo si felicito a los actores me encanto

Anónimo dijo...

Yo vi las dos versiones y la verdad al inisio si estuvo bien pero despuez parami fue un fracozzzo enorme me gusto mas la del 1993 y para el colmo ponen a la chule con ese vestuario tan atrevido fue una mala aimee. Fue Mejor ana colchero sera siempre y para siempre nuestra unika e inolbidable aimee y es mucho mas bonita que aracely

Anónimo dijo...

Excelente articulo pero yo no creo que el éxito ni la veneración de la versión de 1993 sea por la muerte de Eduardo Palomo; es de esas telenovelas que realmente estaba bien interpretada desde los protagonistas hasta el ultimo criado con un guion perfectamente hilvanado y en eso radica su exito pese a que a dia de hoy ya pueden verse sus carencias de ambientación, etc..
Como anécdota os cuento que cuando empezó a emitirse en España, hacía muchisimo que no emitian telenovelas mexicanas no conocia a ningun actor..mi primera reacción al ver a Palomo fue decir..qué feo!! lo admito..al segundo capitulo me tenia hechizada..eso es interpretar bien...
es de estas telenovelas que pasan a la historia asi hagan mil remakes..